0
Publicado el 2 Junio, 2020 por Sputnik en ¿Sabías?
 
 

Si ya lo hiciste, viste lo que ocurrió

Que ni se te ocurra guardar en tu refrigerador estos alimentos

Hoy en día, es difícil imaginar cómo sería nuestra vida cotidiana sin el frigorífico. Pero a veces, usarlo puede ser perjudicial. Aquí te presentamos algunos de los alimentos no se deben guardar en la nevera.
Refrigerador

Desarrollan un sistema que puede enfriar hasta 13 grados sin energía/ Foto: confidencial

Hoy en día, es difícil imaginar cómo sería nuestra vida cotidiana sin el frigorífico. Pero a veces, usarlo puede ser perjudicial. Aquí te presentamos algunos de los alimentos no se deben guardar en la nevera.

Los plátanos

Los expertos aconsejan conservar esta fruta tropical a temperatura ambiente. Los plátanos, en algunas partes conocidos como bananos, están acostumbrados a las altas temperaturas y necesitan luz para madurar de manera natural. Y si quieres que no se pongan negros, lo único que tienes que hacer es envolver su punta en papel de aluminio.

Ajos y cebollas

Al someterse a bajas temperaturas y a humedad, el ajo y la cebolla pierden sus propiedades. Se recomienda que los mantengas en un sitio oscuro, seco y bien ventilado.

No obstante, si ya están pelados y cortados, deben guardarse en un contenedor colocado en la nevera.

Los tomates

Pese a que las bajas temperaturas impiden que los tomates se estropeen, afectan a su sabor, olor y textura: se ponen demasiado blandos en la nevera, ya que el frío rompe sus membranas interiores. Solamente se deben refrigerar los tomates que ya estén maduros.

La miel

El fluido dulce producido por las abejas contiene altas cantidades de azúcares naturales y tiene propiedades antibacteriales, así que puede conservarse perfectamente durante decenas de años.

Sin embargo, la refrigeración puede hacer que se cristalice.

El pan

Este alimento se pone demasiado duro si se guarda en el interior de la nevera, así que es preferible guardarlo en un lugar fresco y seco, envuelto en una bolsa de tela. Pero si necesitas conservarlo a largo plazo, también es posible cortarlo en rebanadas y congelarlo.

Aceite de oliva

Los aceites deben conservarse en un lugar oscuro y a temperatura ambiente. Si metes el aceite de oliva en la nevera, se va a endurecer y de hecho se convertirá en una mantequilla.

Lo mismo ocurre con el aceite de aguacate.

Café en granos

Si te gusta el café, no te recomendamos guardarlo en la nevera. Las bajas temperaturas afectan al sabor de los granos: es capaz de absorber los olores a su alrededor. En lugar de esto, ponlo en un recipiente hermético, en un lugar fresco y seco.

El chocolate

Pese a que muchas personas guardan el chocolate en la nevera para que no se derrita, en realidad no es necesario. Al igual que el café, este alimento puede actuar como esponja para los olores. Además, la manteca de cacao suele cristalizarse a bajar temperaturas, así que el chocolate cambia de color y pierde su deliciosa textura cremosa.

Las papas

Este alimento debe guardarse en un lugar seco y oscuro, en una caja de cartón o bolsa de papel bien ventilada, pero nunca al lado de las cebollas.

Guardar estos tubérculos en la nevera convierte el almidón en azúcar, lo que los hace demasiado dulces.

Algunos quesos

Claro que la mayoría de los quesos necesitan bajas temperaturas para conservarse. Sin embargo, si hablamos de quesos maduros, pierden sus propiedades y sabor si se guardan en el refrigerador.​

La mejor opción para quesos curados sería conservarlos a temperatura ambiente, dentro de un recipiente hermético.

Ah, y un consejo  que puede serte útil para usar mejor el espacio y temperaturas de tu refrigerador:

 


Sputnik

 
Sputnik