0
Publicado el 28 Diciembre, 2020 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

Abejas grandes aprenden a encontrar mejores flores

En el estudio, las abejas cautivas visitaron flores artificiales que contenían una solución de sacarosa (azúcar) en concentraciones variables. Cuanto mayor es la abeja, más varía su comportamiento de aprendizaje dependiendo de la riqueza de la solución de sacarosa.
abeja

El tamaño de una abeja determina la toma de decisiones y el comportamiento de aprendizaje.

MADRID, 28 Dic. 2020 (Europa Press) -Los abejorros grandes se toman su tiempo para aprender la ubicación de las mejores flores, según muestra una nueva investigación en la revista en la revista Current Biology.

Mientras tanto, los abejorros más pequeños, que tienen un rango de vuelo más corto y menor capacidad de carga, no prestan especial atención a las flores con el néctar más rico.

Científicos de la Universidad de Exeter, en Reino Unido, examinaron los “vuelos de aprendizaje” que realizan la mayoría de las abejas después de dejar flores. Se sabe que las abejas realizan tales vuelos, y el estudio muestra que los abejorros hacen lo mismo, mirando hacia atrás repetidamente para memorizar la ubicación de una flor.

“Puede que no se sepa ampliamente que los insectos polinizadores aprenden y desarrollan preferencias florales individuales, pero de hecho los abejorros son selectivos –explica Natalie Hempel de Ibarra, profesora asociada en el Centro de Investigación en Comportamiento Animal de Exeter–. Al dejar una flor, pueden decidir activamente cuánto esfuerzo dedicar a recordar su ubicación”.

diferencias en cuanto a tamaño

“El hallazgo sorprendente de nuestro estudio es que el tamaño de una abeja determina esta toma de decisiones y el comportamiento de aprendizaje”, resalta.

En el estudio, las abejas cautivas visitaron flores artificiales que contenían una solución de sacarosa (azúcar) en concentraciones variables. Cuanto mayor es la abeja, más varía su comportamiento de aprendizaje dependiendo de la riqueza de la solución de sacarosa.

Las abejas más pequeñas invirtieron la misma cantidad de esfuerzo en aprender la ubicación de las flores artificiales, independientemente de si la concentración de sacarosa era alta o baja.

“Las diferencias que encontramos reflejan los diferentes roles de las abejas en sus colonias –añade la profesora Hempel de Ibarra–. Los abejorros grandes pueden transportar cargas más grandes y explorar más lejos del nido que los más pequeños. Los pequeños con un rango de vuelo y una capacidad de carga más pequeños no pueden permitirse ser tan selectivos, por lo que aceptan una gama más amplia de flores·.

Según señala, “estas pequeñas abejas tienden a involucrarse más en las tareas dentro del nido, solo salen a buscar alimento si los suministros de alimentos en la colonia se están agotando”.


Redacción Digital

 
Redacción Digital