0
Publicado el 24 Diciembre, 2020 por DPA en ¿Sabías?
 
 

Antes de lo que se pensaba

El Mediterráneo consumía plátano hace 3.700 años

ha demostrado que incluso en la Edad del Broce, el comercio de alimentos a larga distancia ya estaba conectando sociedades distantes
Compartir
Escena del mercado de la Edad de Bronce en el Levante. - NIKOLA NEVENOV

Escena del mercado de la Edad de Bronce en el Levante. – NIKOLA NEVENOV / En notimerica.com

MADRID, 23 Dic. 2020 (DPA/Europa Press) – Frutas como el plátano y especias asiáticas de hierbas aromáticas como la cúrcuma  ya habían llegado al Mediterráneo hace más de 3000 años, mucho antes de lo que se pensaba.

Un equipo de investigadores que trabaja junto al arqueólogo Philipp Stockhammer en la Ludwig-Maximilians-Universit¤t en Munich (LMU) ha demostrado que incluso en la Edad del Bronce, el comercio de alimentos a larga distancia ya estaba conectando sociedades distantes.

Trabajando con un equipo internacional para analizar los residuos de alimentos en el sarro de los dientes, el arqueólogo de LMU ha encontrado evidencia de que la gente en el Levante (Mediterráneo Orienrtal) ya estaba comiendo cúrcuma, plátanos e incluso soja en la Edad del Bronce y del Hierro Temprano, hace unos 3.700 años. El estudio se publica en PNAS.

Antes de lo que se pensaba

“Las especias, frutas y aceites exóticos de Asia habían llegado al Mediterráneo varios siglos, en algunos casos incluso milenios, antes de lo que se pensaba”, dice Stockhammer en un comunicado. “Esta es la evidencia directa más temprana hasta la fecha de cúrcuma, plátano y soja fuera del sur y este de Asia”.

También es evidencia directa de que ya en el segundo milenio a. C. ya existía un floreciente comercio a larga distancia de frutas exóticas, especias y aceites, que se cree que conectó el sur de Asia y el Levante a través de Mesopotamia o Egipto. Si bien el comercio sustancial en estas regiones está ampliamente documentado más adelante, rastrear las raíces de esta globalización naciente ha demostrado ser un problema persistente. Los hallazgos de este estudio confirman que el comercio de productos culinarios a larga distancia ha conectado estas sociedades distantes desde al menos la Edad del Bronce. La gente, obviamente, tuvo un gran interés en las comidas exóticas desde muy temprano.

Para sus análisis, el equipo internacional de Stockhammer examinó a 16 personas de las excavaciones de Megiddo y Tel Erani, que se encuentran en el Israel actual. La región del sur de Levante sirvió como un puente importante entre el Mediterráneo, Asia y Egipto en el segundo milenio a. C. El objetivo de la investigación fue investigar las cocinas de las poblaciones levantinas de la Edad del Bronce mediante el análisis de rastros de restos de alimentos, incluidas proteínas antiguas y microfósiles de plantas, que se han conservado en el cálculo dental humano durante miles de años.

Pequeñas partículas de comida

La boca humana está llena de bacterias, que continuamente se petrifican y forman cálculos. Pequeñas partículas de comida quedan atrapadas y conservadas en el cálculo creciente, y son estos diminutos restos a los que ahora se puede acceder para la investigación científica gracias a métodos de vanguardia.

Para los fines de su análisis, los investigadores tomaron muestras de una variedad de individuos en el sitio de la Edad del Bronce de Megiddo y el sitio de la Edad del Hierro Temprana de Tel Erani. Analizaron qué proteínas alimentarias y residuos vegetales se conservaban en el cálculo de sus dientes. “Esto nos permite encontrar rastros de lo que comió una persona”, dice Stockhammer. “¡Cualquiera que no practique una buena higiene dental todavía nos estará diciendo a los arqueólogos lo que han estado comiendo miles de años a partir de ahora!”

Compartir

DPA

 
DPA