0
Publicado el 5 Enero, 2021 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

Vida, fama y final de “el niño más gordo del mundo”

Se trata Dzhambulat Khatokhov, el muchacho ruso que llegó a pesar 230 kilos y entró al Libro Guinness de los Récords. Aquí te contamos todos los detalles
El niño más gordo del mundo, ruso, entrenado para sumo y lucha

Por su peso, el nió fue entrenado pars sumo y lucha

Llegó a su fin la triste y breve historia de Dzhambulat Khatokhov, el infante ruso que se hizo famoso por ser considerado  “el niño más pesado del mundo”. Lamentablemente falleció a los 21 años como consecuencia de una falla renal. Pesaba 230 kilos.

La fama mundial le llegó a Khatokhov en 2003, cuando entró al Libro Guinness de los Récords por ser “el niño más pesado del mundo”. La distinción estuvo bien otorgada, ya que a los dos años pesaba 34 kilos y a los 13 la balanza marcaba 180.

La fama era también el problema

No obstante, para su familia el motivo de la fama era también la raíz del problema. La mamá del pibe, Nelya Kabardarkova, expresó que nunca tuvo información sobre el sobrepeso que sufría su hijo y se quejó de que nadie la ayudó a combatir la enfermedad. “Cuando tenía cinco años lo llevé a las clínicas de Moscú donde le hicimos todas las pruebas disponibles, escáneres de órganos y pruebas de hormonas. Pero demostraron que era absolutamente sano y que su corazón, hígado y todo lo demás era proporcional a su tamaño. Así que no me preocupé”, contó.

“¿La gente piensa que soy una asesina? ¿Pueden realmente sugerir que una madre puede hacerle esto a su hijo? Miren su historial médico. ¿Creen que comencé a alimentarlo con esteroides cuando tenía dos meses? Es absurdo. Amo a mi hijo y no haré nada que perjudique su salud”, respondió en un momento en el que le llovían las críticas por el peso del niño, que no dejaba de aumentar.

Años después, en 2009, fue evaluado por un médico británico, que dijo que el estado de salud de Khatokhov era “terrible”. “Su peso significa que tiene un riesgo mucho mayor de diabetes, cáncer y enfermedades cardíacas”, detalló.

Con el paso de los años y una popularidad inagotable, al joven le pusieron el apodo de Sosruko, debido a su parecido con un héroe mitológico de Rusia. Hasta fue entrenado en lucha y en sumo, pero no se conocen detalles de sus resultados en estos deportes.

Llegó a pesar 230 kilos y fue entonces que decidió iniciar una dieta. No obstante, ningún esfuerzo fue suficiente para mejorar su estado. Su temprano sobrepeso ya había marcado el destino de su corta vida que se apagó debido a una serie de problemas renales que no logró superar.

Fuente: Crónica

Ver también en Bohemia otra historia:

Vuelve a la escuela el niño más gordo del mundo

Arya Permana, un niño de 10 años que pesa alrededor de 192 kilos, ha podido volver a la escuela en el oeste de Java, Indonesia, después de someterse durante dos meses a un plan alimenticio para disminuir de peso, mejorar su salud y volver a caminar

Redacción Digital

 
Redacción Digital