0
Publicado el 31 Marzo, 2021 por ACN en ¿Sabías?
 
 

Nuevas evidencia sobre la transmisión de la COVID-19

Conocer las vías y formas de contagio siempre resulta esencial para romper la cadena de transmisión y para prevenir con medidas epidemiológicas como la desinfección de manos y superficies, la pesquisa, el aislamiento y las cuarentenas
transmision covid

Imagen ilustrativa: tlatoani.info

Por contacto, goticas, el aire, fómites (objetos contaminados), fecal-oral, por sangre, de madre a hijo y de animal a humano, cómo se transmite la COVID-19 sigue bajo la lupa de los más grandes expertos.

Infomed, web académica del Ministerio de Salud Pública de Cuba, publica hoy una actualización del informe del 29 de marzo de 2020, “Modos de transmisión del virus que causa la COVID-19: implicaciones para las recomendaciones de precaución para la prevención y el control de infecciones”, e incluye nuevas evidencias, sobre la base del informe de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Si bien mediante pruebas de reacción en cadena de la polimerasa en tiempo real (RT-PCR) se han encontrado fragmentos del virus en leche materna de infectadas, los estudios dirigidos al cultivo y al aislamiento no han detectado el virus viable. La OMS recomienda que se aliente a las madres, sospechosas o confirmadas con la COVID-19, a que inicien o continúen amamantando.

Sigue sin estar clara la función de un hospedero intermedio para facilitar la transmisión en los primeros casos humanos conocidos. La evidencia sugiere que los humanos infectados pueden contagiar a otros mamíferos, incluidos perros, gatos y visones de granja. Sin embargo, no está claro si estos mamíferos infectados presentan un riesgo significativo de transmisión a los humanos.

De persona a persona

El virus que causa la COVID-19 se transmite predominantemente de persona a persona. Puede ocurrir a través del contacto directo, indirecto o cercano con contagiados, a través de las secreciones, como saliva y goticas respiratorias, que se expulsan cuando se tose, estornuda, habla o canta.

Junto con la comunidad científica, la OMS, discute y evalúa activamente la propagación por el aire, particularmente en ambientes interiores con mala ventilación.

Estudios en entornos de atención médica a los pacientes sintomáticos de la COVID-19, donde no se realizaron procedimientos de generación de aerosoles, informaron la presencia del ácido ribonucleico (ARN) del SARS-CoV-2 en muestras de aire, mientras que, en otras investigaciones similares tanto en entornos sanitarios como no sanitarios, no se encontró.

Las secreciones respiratorias o las goticas expulsadas por infectados pueden contaminar superficies y objetos (fómites). El virus detectado por RT-PCR puede encontrarse en esas superficies durante períodos que van desde horas hasta días, según el entorno (incluida la temperatura y la humedad) y el tipo de superficie, en particular en altas concentraciones en centros de salud con pacientes con la COVID-19.

Orina y heces

También se ha detectado el ARN del SARS-CoV-2 en otras muestras biológicas, incluidas la orina y las heces.

Aunque el virus puede replicarse en las células sanguíneas, el papel de la transmisión sanguínea sigue siendo incierto; y los exiguos títulos virales detectados en el plasma y en el suero sugieren que el riesgo de transmisión por esta vía puede ser bajo.

Al momento de confeccionar el informe, no hay evidencia de transmisión intrauterina de mujeres embarazadas infectadas a sus fetos, aunque los datos continúan limitados

El SARS-CoV-2 puede detectarse en las personas entre el primer y el tercer día antes de la aparición de los síntomas, con las cargas virales más altas alrededor del día de la aparición de los síntomas, seguidas de una disminución gradual en el tiempo.

Duración de la positividad

La duración de la positividad de la RT-PCR parece ser, generalmente, de una a dos semanas para personas asintomáticas, y de tres semanas o más para individuos con la enfermedad leve o moderada. En pacientes graves, este período puede ser mucho más prolongado.

Se necesita una investigación urgente de alta calidad para dilucidar la importancia relativa de las diferentes rutas de transmisión; el papel de la transmisión aérea; la dosis de virus necesaria para que se produzca la transmisión; la configuración y los factores de riesgo para eventos de superpropagación; y el grado de transmisión en asintomáticos y presintomáticos.

La transmisión ocurre principalmente a partir de personas con síntomas, y también puede ocurrir justo antes de que desarrollen los síntomas (presintomáticos), cuando están muy cerca de otras personas durante prolongados períodos de tiempo. Si bien alguien que nunca desarrolla síntomas puede infectar otras personas, todavía no está claro en qué medida esto ocurre.

Conocer las vías y formas de contagio siempre resulta esencial para romper la cadena de transmisión y para prevenir con medidas epidemiológicas como la desinfección de manos y superficies, la pesquisa, el aislamiento y las cuarentenas. (ACN)


ACN

 
ACN