2
Publicado el 4 Mayo, 2021 por Redacción Digital en ¿Sabías?
 
 

HISTORIA HORRIBLE ¿HAPPY END?

Criminal preso y compensación a discapacitado esclavizado

Este sonriente Bobby Edwards, condenado a diez años de prisión, golpeó al trabajador discapacitado mental con un cinturón, puños, ollas y sartenes en múltiples ocasiones, hasta llegar a sumergir unas pinzas metálicas en grasa caliente para quemarle el cuello a la víctima
Compartir

John ‘Jack’ Christopher Smith, quien trabajó esclavizado en el restaurante J&J Cafetería de la ciudad de Conway, en Carolina del Sur, entre los años 2009 y 2014, debería recibir más de 500.000 dólares en compensación, según falló la Corte de Apelaciones local.

Smith tiene una discapacidad intelectual. Se empleó en este restaurante desde 1990 como lavaplatos, pero fue obligado a trabajar más de 100 horas por semana sin paga.

El criminal esclavista y torturador es Bobby Edwards, quien asumió la administración de J&J Cafeteria en el 2009.

En el 2014 las autoridades se enteraron de los hechos, y Edwards fue arrestado. Posteriormente se declaró culpable de trabajo forzoso, y fue sentenciado a 10 años de prisión.

Sentenciado a 10 años de prisión en noviembre de 2019 exgerente de un restaurante en EE.UU. por torturar a un empleado afroamericano con discapacidad mental

El exgerente de un restaurante de la ciudad de Conway, en Carolina del Sur (EE.UU.), fue sentenciado a 10 años de prisión y una multa de 272.953 dólares, por maltratar físicamente y obligar a trabajar gratuitamente más de 100 horas semanales a un trabajador afroamericano con discapacidad mental.

El Departamento de la Justicia de los EE.UU. comunicó en noviembre de 2019 que Bobby Paul Edwards, de 54 años, estuvo empleando la violencia, amenazas e intimidación contra Christopher Smith, mientras ejercía de administrador en el restaurante J&J, entre los años 2009 y 2014. Según el comunicado, Edwards se declaró culpable del cargo de trabajo forzado el 4 de junio de 2018.

“Por robar la libertad y los salarios de su víctima, el Sr. Edwards se ha ganado todos los días de su condena”, dijo la fiscal federal, Sherri Lydon, del Distrito de Carolina del Sur.

A lo largo de varios años, Smith fue sometido a abuso físico y emocional si cometía un error o no podía trabajar lo suficientemente rápido. En más de una ocasión fue golpeado con un cinturón, puños, ollas y sartenes, además de recibir gritos e insultos raciales por parte de Edwards. El acusado, incluso, llegó a sumergir unas pinzas metálicas en grasa caliente y quemar el cuello de la víctima.

Las autoridades estatales fueron alertadas del caso por un residente preocupado, y el empleado fue rescatado en octubre del 2014. Smith llevaba en el restaurante desde los 12 años, desempeñándose primero como lavaplatos y después pasó a ejercer todo tipo de tareas.

Recompensa en dinero al discapacitado mental esclavizado y torturado

En el 2019 la víctima recibió 272.952,96 dólares en restitución, lo que representa el salario mínimo y las horas extras que no le pagaron legítimamente entre 2009 y 2014.

Aún más, el fiscal solicitó 272.952,96 dólares adicionales en forma de daños y perjuicios. Sin embargo, el Tribunal de Distrito rechazó esa petición.

Ahora, la Corte de Apelaciones de Carolina del Sur estipuló que la restitución anterior no tuvo en cuenta las leyes laborales federales que le dan derecho a Smith a una compensación total de 546.000 dólares.

Justificando su decisión, la Corte explicó que cuando un empleador no paga, el empleado sufre pérdidas adicionales, incluida “la pérdida del uso de ese dinero durante el período de demora de pago”.

Entonces, para compensar completamente a Smith, el monto de su restitución debería duplicarse, resolvió la Corte.

Una historia horrible, pese a la condena al criminal y la compensación monetaria a la víctima. Ahora que la conoces, ¿consideras que tuvo un final feliz? ¿qué opinión te merece?

  • Con información de RT y la razon.es

 

 

 

 

Compartir

Redacción Digital

 
Redacción Digital