0
Publicado el 24 Agosto, 2021 por Orlando Romero en ¿Sabías?
 
 

Por ahora en ratones viejos

¿Se puede revertir la pérdida de memoria?

Por ahora en ratones viejos un tratamiento genético podría hacer posible que conservemos la habilidad de recordar y seguir aprendiendo
Compartir
pérdida de memoria

(Foto: BBC)

La perdida de la memoria no solo nos incapacita para recordar algo, sino también la disminución de la capacidad de aprender cosas nuevas.

Perder la memoria es un proceso común cuando vamos envejeciendo, y es que con la edad nuestro cerebro se vuelve “menos flexible” perdiendo capacidad de adaptación, su neuroplasticidad disminuye.

Entonces, ¿qué pasa si logramos mantener la neuroplasticidad?

Precisamente es es lo que buscaron neurocientíficos de las universidades británicas de Leeds y Cambridge, y  usaron ratones como modelos para estudiar si era posible revertir la pérdida de memoria.

La investigación, publicada en la revista científica Molecular Psychiatry, muestra los cambios químicos que suceden en la matriz extracelular del cerebro, estrechamente relacionada con la pérdida de memoria.

¿Matriz extracelular?

Con más de 300 compuestos diferentes, entre ellos muchas proteínas que se organizan en redes tridimensionales, en la matriz extracelular se forman estructuras de moléculas que rodean a las neuronas, llamadas redes perineuronales.

Desde hace algún tiempo, se ha identificado que ciertas proteínas de esas redes perineuronales tienen que ver con las funciones de la memoria. Específicamente las redes que están alrededor de las neuronas regulan esa plasticidad del cerebro.

Esos cambios que sufre el cerebro se deben a cambios en las concentraciones de algunos compuestos en la matriz extracelular, entre ellos el sulfato de condroitina-4.

Es ahí que los investigadores de Leeds y Cambridge buscaron manipular la concentración de los sulfatos de condroitina en el cerebro de ratones adultos.

Para lograrlo usaron vectores virales manipulados genéticamente y lograron que esos ratones mejoraran al reconocer objetos que se les mostraban en forma repetida: comportándose de manera similar a ratones jóvenes.

Aunque por ahora, solo los ratones podrían mejorar la memoria, sin duda esto abre la posibilidad de futuros tratamientos que puedan ayudarnos a llegar a la vejez con un cerebro que no olvide y siga aprendiendo.

(Con información de Cambridge y The Verge)

Compartir

Orlando Romero