0
Publicado el 8 Junio, 2016 por ACN en Salud
 
 

Intensifican vigilancia epidemiológica en Camagüey

Ante llegada de las lluvias aumenta el empeño por llevar adelante de higienización conocida como Operación Salud, con el fin de reducir los reservorios de vectores y evitar la propagación de virus como dengue, zika y chikunguya
Campaña antivectorial Operación Salud.

En estos meses de lluvia se reproducen los mosquitos, y es necesario extremar las medidas y la calidad del trabajo antivectorial. (Foto: granma.cu).

Ante la llegada de la primavera, que se comporta bastante lluviosa, la vigilancia epidemiológica y antivectorial se intensifica en la provincia de Camagüey.

En 0,11 se encuentra la cifra que establece la cantidad de focos detectados por cada 100 locales inspeccionados, por debajo de lo reportado en febrero de este año, cuando comenzó la campaña de higienización conocida como Operación Salud, pero todavía por encima del límite para evitar la propagación de virus como dengue, zika y chikunguya.

La doctora Yaisel Bonet Manso, vicedirectora del Centro Provincial de Higiene, Epidemiología y Microbiología, explicó a la ACN que se mantienen acciones puntuales en las áreas de salud más comprometidas, como la fumigación cada siete días y la revisión focal cada quincena.

Ese tratamiento se le da a manzanas que reiteran la presencia de focos donde, además, se sostiene la realización de audiencias sanitarias cuando se encuentra algún repositorio de larvas o vecinos con síntomas febriles, para recabar el apoyo de la comunidad en este sensible tema.

Precisamente, es en las viviendas donde se reporta la mayor cantidad de focos detectados, en depósitos de agua para el uso doméstico como tanques bajos, un elemento recurrente en los más de cinco años que lleva Camagüey entre los territorios más aquejados por la presencia de Aedes.

Margarita Santos, activista de salud de una comunidad señalada como de riesgo, comentó que eso es una realidad, pero que lamentablemente los vecinos se ven obligados a almacenar el líquido en recipientes por los continuos problemas con el abasto que presenta la urbe cabecera.

A veces no tienen tapas para los tanques o cubetas, y les insisto entonces para que los cubran con un nylon bien amarrado con una tira de tela, u otras opciones, pero lo cierto es que también falta percepción de riesgo ante los peligros del mosquito, abundó.

Al respecto de la labor preventiva con la población, la doctora Bonet reconoció que todavía se necesita un accionar mayor por los operarios de vectores asignados a cada consultorio del médico de la familia desde finales de 2015, decisión adoptada para vincular esa figura al equipo básico de salud.

Los meses de lluvia son más propicios para la reproducción de los mosquitos, pues se acrecienta la acumulación de agua también en depósitos artificiales como los residuos sólidos, aunque en estos momentos la provincia presenta una buena higiene ambiental tras los intensivos de la Operación Salud.


ACN

 
ACN