0
Publicado el 20 Noviembre, 2016 por ACN en Salud
 
 

Propicia la cooperación estabilidad higiénico-sanitaria en Baracoa

Solidarios colectivos laboran arduamente en el techado de consultorios del Médico de la Familia y en en el quehacer preventivo para evitar la irrupción de brotes epidémicos, tarea que realizan en medio de ocasionales aguaceros y una pertinaz llovizna

estabilidad-higiénoco-sanitariaPor PABLO SOROA FERNÁNDEZ

Brigadas de mantenimiento y epidemiólogos de los municipios guantanameros de Yateras y El Salvador intervienen decisivamente en la estable situación higiénico-sanitaria de Baracoa, a pesar de las intensas lluvias luego del paso del huracán Matthew y que dificultan la recuperación.

Carmen Rosa López Guerra, jefa del Departamento Municipal de Atención Médica, en la Primogénita de Cuba, precisó hoy que los solidarios colectivos laboran arduamente en el techado de consultorios del Médico de la Familia y en la labor preventiva para evitar la irrupción de brotes epidémicos, tarea que realizan en medio de ocasionales aguaceros y una pertinaz llovizna.

Desde que hace mes y medio el temible meteoro sacudió  a cinco municipios guantanameros, y se ensañó con Baracoa y Maisí­, otros fenómenos atmosféricos como vaguadas, frentes fríos y hondonadas -todas estacionarias al igual que Matthew- irrumpieron en las cercanías de estas dos localidades, las más orientales de Cuba.

El énfasis de la rehabilitación en la esfera de la salud se centra en aquellas instalaciones dañadas por los vientos superiores a los 220 kilómetros por hora, las penetraciones del mar y las lluvias que acompañaron al meteoro.

En consecuencia, junto a las fuerzas locales, yateranos y “salvadoreños” vuelcan su esfuerzo en poner las cubiertas del hogar materno, la clínica estomatológica, el almacén central del organismo, y los consultorios de Guamá, Mandinga, Las Cuchillas y Pino de Duaba, sitios intrincados en los cuales la población censada se atiende ahora en locales alternativos.

Asimismo recibe atención médica el personal asistido en cinco locales del Médico de la Familia, el policlínico Fermín Valdés Domínguez y otros centros de evacuación.

Las principales instalaciones hospitalarias ubicadas más allá del viaducto La Farola, que salvó de su secular incomunicación a La Primada, son el hospital general docente Octavio de la Concepción y de la Pedraja, el  cual también beneficia a Maisí­ e Imías.

Se añaden  un hogar materno y tres policlínicos, uno de ellos que lleva  el nombre de Fermín Valdés Domínguez, amigo entrañable de José© Martí, el Héroe Nacional de Cuba­.

Durante los primeros años de la última década del siglo XIX, en que ejerció su profesión en Baracoa, el doctor Valdés Domínguez la  honró con creces, al conjugarla con las actividades conspirativas contra la Metrópoli, alternarla con la Arqueología y la Espeleología,  y renunciar innumerables veces a sus honorarios, gesto que le valió ser denominado el Médico de los Pobres.


ACN

 
ACN