0
Publicado el 5 Abril, 2017 por ACN en Salud
 
 

En Cuba proyecto para vigilancia de enfermedad de las vacas locas

Es una colaboración entre el Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria y el Laboratorio de Lembrich, en Alberta, de referencia este último para la Organización Mundial de Sanidad Animal en cuanto a ese padecimiento
En Cuba proyecto para vigilancia de enfermedad de las vacas locas.

Los primeros casos de la Encefalopatía Espongiforme Bovina aparecen por primera vez en Reino Unido en 1996, ocasionada por un prion, o sea, una proteína, por lo que no es de carácter infectocontagiosa. (Foto: gob.mx).

Por JUAN MENDOZA MEDINA

Cuba emprende un proyecto conjunto con Canadá para la vigilancia y el diagnóstico de la Encefalopatía Espongiforme Bovina, conocida como la enfermedad de las vacas locas, sin casos detectados hasta el momento en la nación caribeña.

El Doctor Ernesto Noel Salellas, especialista en patología del Laboratorio Territorial de Sanidad Animal en Camagüey, dijo a la ACN que se trata de una colaboración entre el Centro Nacional de Sanidad Agropecuaria (CENSA) y el Laboratorio de Lembrich, en Alberta, de referencia este último para la Organización Mundial de Sanidad Animal (OIE) en cuanto a ese padecimiento.

Salellas, uno de los que recibió preparación en la nación norteña, previo a los exámenes, explicó que el proyecto data de hace dos años, y concluirá en el actual 2017.

Precisó que el objetivo es ratificar la ausencia de la enfermedad en el territorio nacional, para lo cual se prevé que arriben en los próximos meses los especialistas canadienses y se comenzarán las verificaciones.  Para ello se investigará el 30 por ciento de la masa en riesgo.

El doctor Guillermo Hernández Valido, especialista del departamento de sanidad animal de la delegación del Ministerio de la Agricultura en Camagüey, declaró que en la provincia se instalarán técnicas diagnósticas de vigilancia, y se recibirán muestras de la región oriental del país.

Esa no es una prueba confirmativa, sino de vigilancia, aclaró, y cualquier sospecha se envía al CENSA y luego a Canadá, para su confirmación.

El Laboratorio Territorial de Sanidad Animal de Camagüey se seleccionó para este proyecto, explicó Hernández Valido, por sus condiciones técnicas, las competencias profesionales de sus especialistas y la importancia que representa la ganadería para el territorio.

Se aplicará un diagnóstico histopatológico, que resulta más costoso, ya que el test Idexx Herd Check Elisa, más barato y rápido en su realización y obtención de resultados, es imposible adquirirlo por parte de Cuba como consecuencia del bloqueo económico, comercial y financiero que impone Estados Unidos durante más de 50 años.

El kit que se emplea para ese examen es comercializado por Estados Unidos, país que impide su venta a Cuba.

Los primeros casos de la Encefalopatía Espongiforme Bovina aparecen por primera vez en Reino Unido en 1996, ocasionada por un prion, o sea, una proteína, por lo que no es de carácter infectocontagiosa.

Por su largo período de incubación, la enfermedad de las vacas locas afecta a los animales adultos, en edad de sacrificio, y constituye una zoonosis letal.

En las vacas se manifiesta con una sintomatología nerviosa, pues de manera progresiva las áreas del cerebro mueren, con forma de queso a la vista microscópica, hasta causar la muerte del animal, abundó Hernández Valido.

Si los seres humanos consumen carnes y vísceras de un ejemplar que haya padecido la enfermedad, puede causarle desórdenes neurológicos que desgastan el sistema nervioso, llegando incluso a la muerte luego de un proceso lento y progresivo que puede provocar también otras afecciones.

Hasta el momento en Cuba no se han reportado casos, debido a las medidas que se aplican, como el control en la importación de piensos, la eliminación de huesos en la elaboración de alimentos para el ganado, la vigilancia en la frontera con énfasis en los bovinos y las sistemáticas muestras de encéfalo que se toman en los mataderos.


ACN

 
ACN