3
Publicado el 23 Junio, 2017 por Prensa Latina en Salud
 
 

¡Confirmado! El aceite de coco eleva el colesterol

Se recomienda sustituir las saturadas por aceite vegetal poliinsaturado porque disminuye un 30 por ciento el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular

sipse.com

Washington, 22 jun (PL) La Academia Estadounidense del Corazón (AHA) alertó en un artículo que el aceite de coco eleva el colesterol ”malo” al igual que otros alimentos ricos en grasas saturadas, incluida la manteca y la carne.

Ante esa realidad, la AHA publicó sus guías en Circulation, en las que aconseja cocinar con grasas poliinsaturadas, como el aceite de maíz, soja o maní.

Reemplazar las grasas saturadas con versiones poliinsaturadas (saludables) tiene un efecto doble: reducir el consumo de un lípido que causa enfermedad cardíaca y aumentar la ingestión de la que previene las cardiopatías, dijo el autor de las recomendaciones, Frank Sacks.

El aceite de coco contiene el 82 por ciento de grasa saturada, comparado con el 63 en la manteca y el 50 en la carne.

Por eso, en su lugar la AHA recomienda sustituir las saturadas por aceite vegetal poliinsaturado porque disminuye un 30 por ciento el riesgo de desarrollar enfermedad cardiovascular.

Asimismo, sugiere la dieta Enfoques Alimentarios para Frenar la Hipertensión (DASH en inglés) o la mediterránea, porque ambas hacen hincapié en comer aceites vegetales insaturados, frutos secos y frutas, verduras.

También, de lácteos descremados, granos integrales, pescado y pollo, además de estar implícito la reducción de carnes rojas, productos con azúcar agregada y sal.

Comer así -aunque sea alguna vez- también ofrece beneficios, consideró John Potter, del Centro de Investigación Oncológica Fred Hutchinson, Seattle, que no participó en la elaboración de las guías.

La lipoproteína de baja densidad (LDL) o colesterol ‘malo’ viaja desde el hígado al resto del cuerpo.

Cuando su concentración en nuestra sangre es demasiado elevada, el exceso se va acumulando lentamente en las paredes de las arterias, estrechándolas y volviéndolas más rígidas, y con el tiempo esto nos hace más propensos a sufrir un ataque cardíaco.

Por su parte, el colesterol ‘bueno’ o la lipoproteína de alta densidad (HLD) realiza funciones importantes para proteger el corazón.


Prensa Latina

 
Prensa Latina