0
Publicado el 30 Junio, 2017 por Prensa Latina en Salud
 
 

Parásito mortal se expande por Estados Unidos

Conocido por el nombre angiostrongylus cantonensis, la lombriz es causante de la meningoencefalitis, enfermedad que afecta al sistema nervioso central, el cerebro y produce una rara infección parasitaria que puede provocar el coma e incluso la muerte
Parásito mortal que afecta el cerebro, se expande en EEUU

(prensa-latina.cu)

Washington, 30 jun (PL) Un parásito letal, propio de climas subtropicales, afecta varios poblados sureños de Estados Unidos a causa del cambio climático, según un estudio publicado hoy por la revista científica PLOS One.

Conocido por el nombre angiostrongylus cantonensis, la lombriz es causante de la meningoencefalitis, enfermedad que afecta al sistema nervioso central, el cerebro y produce una rara infección parasitaria que puede provocar el coma e incluso la muerte.

El gusano proviene de Hawái -recientemente afectada por una erupción de infecciones causadas por estos parásitos-, pero existen casos también en California, Alabama, Luisiana y Florida, donde mayor esparcimiento tiene.

Esperaba que el alcance del gusano estuviera restringido a solo una parte del estado, dada su preferencia por los ambientes tropicales. Sin embargo, el estar en otro organismo podría significar que empieza a afectarle menos el impacto del clima frío, declaró el coautor del estudio John Slapcinsky.

El autor de la investigación, Stockdale Walden, habló de la probabilidad de que el angiostrongylus esté en más condados aún sin hallar y que se haya extendido mucho más en el sureste de los Estados Unidos.

El Angiostrongylus cantonensis afecta al sistema nervioso central y puede provocar el coma e incluso la muerte

La capacidad de este nematodo de ambiente históricamente subtropical para su desarrollo en un clima más templado es alarmante, agregó el especialista.

El ciclo de vida del gusano depende de dos especies animales pues los caracoles ingieren heces de ratas infectadas y a su vez, los roedores comen los caracoles infectados.

Slapcinsky comentó que estos gusanos de las arterias pulmonares de las ratas están encontrando una nueva piscina llena de animales a los que infectar. Mientras más especies infecte, mayor será su población, y más fácil su transmisión.

Científicos del Colegio de Medicina Veterinaria de la Universidad de Florida y del Museo de Historia Natural del mismo estado creen que la expansión del hábitat de este pequeño animal la produce el calentamiento global y pronostican, en un futuro, más personas infectadas por el mismo.

Entre los síntomas de la infección están los dolores de cabeza, fiebre, náuseas, vómitos y parálisis de músculos faciales o de extremidades. Según las autoridades sanitarias de Estados Unidos, es imposible eliminar a esta especie una vez en el cuerpo humano.

Los científicos de Florida afirman que más de dos mil 800 casos de infecciones humanas están documentados a nivel mundial, pero esta cifra probablemente sea mayor porque la enfermedad muchas veces no es diagnosticada o incluso detectada.

Para reducir el riesgo de infección los científicos recomiendan el lavado de las manos antes de comer y los alimentos a ingerir, ya que, por ejemplo, los caracoles pueden ocultarse en las hojas de la lechuga y otras hortalizas.


Prensa Latina

 
Prensa Latina