0
Publicado el 31 Agosto, 2017 por Prensa Latina en Salud
 
 

La hipertensión mata en silencio

Según Miguel Mayo, ministro de Salud, se trata de una enfermedad, al igual que la diabetes, que afecta todos los órganos del cuerpo, y al ser silenciosa muchas veces es diagnosticada cuando el paciente tiene un infarto del corazón, un infarto cerebral, una enfermedad renal o muerto
La hipertensión mata en silencio.

Uno de los factores de riesgo de hipertensión está en el consumo excesivo de sal.

Cerca del 36 por ciento de la población panameña mayor de 40 años padece hoy de hipertensión, de ellos la mitad desconoce su condición de salud, afirmó el ministro del ramo, Miguel Mayo.

“Se trata de una enfermedad, al igual que la diabetes, que afecta todos los órganos del cuerpo, y al ser silenciosa muchas veces es diagnosticada cuando el paciente tiene un infarto del corazón, un infarto cerebral, una enfermedad renal o muerto”, acotó.

Al referirse a los factores de riesgo, el titular de Salud señaló el consumo excesivo de sal, por ello, en conversaciones con la Asociación de Restaurantes y Afines de Panamá se acordó retirar los saleros de las mesas ya que “son tentaciones que uno usa muchas veces porque las tiene en frente y no porque las necesita”.

Baste señalar que la medida responde a las estrategias de prevención que desarrollan las autoridades de salud en las comunidades, donde estos hallazgos fueron posibles gracias a los censos que desde hace tres años realizan.

Datos oficiales de la Caja de Seguro Social revelan que el Estado destina anualmente tres mil millones de dólares a la atención de personas con enfermedades crónicas no transmisibles, monto que ronda el tres por ciento del producto interno bruto del país.

Sobre el tema, el subdirector de la institución, Julio García, precisó que solo para las hemodiálisis se requiere una partida presupuestaria de 33,6 millones de dólares al año, sin contar los medicamentos, personal médico, enfermeras, exámenes de laboratorio y otros gastos.

Recordó que la mayoría de las enfermedades renales son producto de la hipertensión, la cual emerge como resultado de un estilo de vida sedentario y una mala alimentación, afectando además al corazón y otros órganos.

Estadísticas de la Contraloría señalan que de 2011 al 2015 fallecieron 21 mil 829 panameños a causa de alguna enfermedad generada por la obesidad y las afecciones cardíacas, entre otras; en tanto, los padecimientos cerebrovasculares se ubican en la tercera posición de muertes, solo superado por los tumores malignos y los accidentes. (PL).


Prensa Latina

 
Prensa Latina