0
Publicado el 13 Diciembre, 2017 por ACN en Salud
 
 

CIM: Una promesa de salud para el pueblo

CIM: Una promesa de salud para el pueblo.

Fito: 5septiembre.cu

Por IRIS ARMAS PADRINO

Un inmenso orgullo constituye para el Doctor en Ciencias Médicas Agustín Lage Dávila, director del Centro de Inmunología Molecular (CIM), trabajar en esta institución habanera desde su fundación por el Comandante en Jefe Fidel Castro, hace 23 años.

Los productos desarrollados allí, además de beneficiar a cientos de miles de pacientes, se han convertido en importantes renglones de exportación.

Al principio fue un enorme reto porque realmente Cuba empezó en el campo de la biotecnología muy temprano, cuando esta rama estaba siendo inventada en los países más desarrollados, expresó el connotado científico a la Agencia Cubana de Noticias.

La apuesta estratégica de la Revolución por la biotecnología es muy precoz, y en aquel momento era una expectativa pero no sabíamos cuánto podía dar, tanto desde el punto de vista de impacto económico, como en salud, comentó el Miembro de Mérito de la Academia de Ciencias de Cuba.

En la inauguración del CIM, Fidel sentenció con un énfasis muy evidente: “Es un orgullo en pleno periodo especial inaugurar este centro que no es un lujo, es una promesa de salud para nuestro pueblo y es una promesa de ingresos para nuestra economía”.

Expresó que en sus más de dos décadas, la institución devino una de las emblemáticas del sistema nacional de ciencia, tecnología e innovación que asume la investigación, producción y comercialización de sus resultados.

Hoy lo vemos claro, al paso del tiempo, pero la visión de verlo desde los años 80 del siglo pasado: esa es de Fidel, sentenció el catedrático.

En la entidad laboran mil 100 trabajadores, unos 900 en La Habana, otro grupo en una unidad en Santiago de Cuba, además de poseer tres empresas mixtas en China, Singapur y Tailandia, donde hay científicos de esa institución.

 Perteneciente al Grupo de la Industria Biotecnológica y Farmacéutica BioCubaFarma, la edad promedio de su colectivo laboral es de 35 años, y el 60 por ciento son mujeres, significó el Profesor e Investigador Titular.

Fundamentalmente se dedica a la obtención de nuevos fármacos dirigidos a tratar el cáncer y enfermedades autoinmunes, a partir del cultivo de células superiores de mamíferos, y bajo el estricto cumplimiento de las buenas prácticas de producción, acorde con los estándares internacionales exigidos.

La biotecnología cubana es una de las ramas que más aporta al Producto Interno Bruto en Cuba, y el CIM forma parte de BioCubaFarma, cuyas empresas exportan a 50 países, recalcó el entrevistado.

Hay que mantener la integración entre la investigación y la producción que es el diseño estratégico que hizo Fidel, donde se hace buena ciencia y al mismo tiempo que esta no se quede en un artículo científico, sino la ciencia transita a desarrollar un producto, probarlo, montar un proceso productivo, llevarlo al sistema de salud y exportarlo, remarcó.

Para mantener el legado del Comandante en Jefe hay que transmitirles y darles a los jóvenes participación, explicándoles que en la ciencia no hay camino fácil, todos los caminos son complicados y pedregosos y hace falta sembrar en ellos esa perseverancia y ese compromiso con el futuro, que es propio de la ética del científico, dijo Lage Dávila.

Precisó que el CIM tiene una línea de 25 productos, de ellos ocho registrados y el resto en ensayo clínico o en investigación en animales de laboratorio.

Entre los registrados citó la eritropoyetina humana recombinante, para el tratamiento de la anemia de la insuficiencia renal crónica; y el factor estimulador de colonia que se emplea en los pacientes con cáncer bajo quimioterapia, incluso en las neoplasias de los niños porque recupera rápido la defensa contra las infecciones.

Asimismo, sobresalen el anticuerpo monoclonal Nimotuzumab que se utiliza en tumores de cabeza y cuello, de esófago y cerebrales; así como también la vacuna terapéutica EGF, cuyo nombre comercial es CIMAvax, para el cáncer de pulmón.

Esa entidad elabora igualmente productos biosimilares, que son la versión cubana lograda por los científicos nacionales, lo cual ha permitido hacer frente a las limitaciones en la adquisición de medicamentos que impone el bloqueo de Estados Unidos a Cuba.

Más allá de haber consolidado su condición de paradigma de la ciencia cubana, el CIM tiene el desafío inmediato de incrementar su carpeta de productos innovadores de alto valor agregado, diversificar mercados y aumentar las exportaciones, como lo demandan la salud de la población y la sostenibilidad de la economía.  (ACN).


ACN

 
ACN