0
Publicado el 13 Junio, 2018 por Prensa Latina en Salud
 
 

Crean dispositivo para administrar directamente fármacos a un corazón dañado

El dispositivo, el cual se implanta en el corazón mediante un procedimiento quirúrgico, está confeccionado a partir de un polímero a base de gelatina con forma semiesférica de fondo plano
Crean dispositivo para administrar directamente fármacos al corazón.

Esa membrana semipermeable se puede ajustar para permitir que más medicamentos o materiales mayores pasen directamente al tejido del corazón, aseguraron los expertos de varias instituciones científicas de Estados Unidos e Irlanda. (Foto: infosalus.com).

Un equipo internacional de científicos creó un pequeño dispositivo con el cual administrar fármacos directamente al corazón para detener la progresión de una insuficiencia cardiaca y evitar un ataque, informa hoy la revista Nature Biomedical Engineering.

Llamado Therepi, el mecanismo está compuesto por un depósito que se adhiere directamente al tejido cardiaco dañado y se conecta mediante una línea de recarga en la piel o debajo de ella.

El dispositivo, el cual se implanta en el corazón mediante un procedimiento quirúrgico, está confeccionado a partir de un polímero a base de gelatina con forma semiesférica de fondo plano.

La base plana es una membrana semipermeable que se puede ajustar para permitir que más medicamentos o materiales mayores pasen directamente al tejido del corazón, aseguraron los expertos de varias instituciones científicas de Estados Unidos e Irlanda.

Según William Whyte, uno de los autores, el material utilizado fue crucial porque necesitaban que actuara como esponja para poder retener la terapia exactamente donde se necesita en cada caso. “Lo cual es difícil ya que el corazón se aprieta y mueve constantemente”, dijo.

Explicó que el depósito brinda una oportunidad única para administrar terapias con células madre y actúa como una fábrica de ellas ya que en lugar de pasar a través de la membrana hacia el corazón estas permanecen dentro del reservorio donde producen factores paracrinos que promueven la curación en el tejido cardiaco dañado.

Para demostrar la eficacia de Therepi, los investigadores administraron en modelos de rata dosis múltiples de células durante un periodo de cuatro semanas.

Posteriormente analizaron los cambios hemodinámicos en el tejido utilizando un catéter de volumen de presión y ecocardiografía para comparar los cambios funcionales a lo largo del tiempo.

Whyte aseguró que las capacidades del dispositivo van más allá de tratar la enfermedad cardiaca porque, al posibilitar la entrega de dosis múltiples y localizadas, podría usarse como una herramienta para identificar las cantidades exactas apropiadas para una serie de afecciones. (PL).


Prensa Latina

 
Prensa Latina