0
Publicado el 15 Agosto, 2018 por Prensa Latina en Salud
 
 

EE.UU.: muertes por sobredosis de drogas marcaron récord en 2017

Del total de decesos, más de 40 mil estuvieron relacionados con el consumo de opiáceos y casi 30 mil de estos casos correspondieron a opioides sintéticos como el fentanilo
EE.UU.: muertes por sobredosis de drogas registraron récord en 2017.

Una afluencia de sustancias ilícitas se ha trasladado al mercado para satisfacer la demanda, han indicado reportes sobre el tema. (Foto: bbc.com).

Estados Unidos registró la cifra récord de 72 mil 300 muertes por sobredosis de drogas en 2017, según datos preliminares difundidos hoy por los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC).

Esas instituciones registraron un aumento del 6,6 por ciento en las sobredosis fatales en comparación con 2016, pero señalaron que los números dados a conocer este miércoles probablemente subestiman el dato final de fallecimientos.

Del total de decesos, más de 40 mil estuvieron relacionados con el consumo de opiáceos y casi 30 mil de estos casos correspondieron a opioides sintéticos como el fentanilo.

Según los CDC, las muertes por sobredosis de opiáceos sintéticos aumentaron bruscamente a partir de 2016, mientras que las provocadas por heroína, píldoras opiáceas recetadas y metadona disminuyeron.

Los controles de los opiáceos recetados han logrado aplacar el crecimiento una vez exponencial del consumo de sustancias legales, pero una afluencia de sustancias ilícitas se ha trasladado al mercado para satisfacer la demanda, indicaron reportes sobre el tema.

El presidente estadounidense, Donald Trump, calificó en 2017 la crisis de los opioides como una emergencia nacional de salud, y los estados comenzaron a recurrir a un programa de subsidios de mil millones de dólares para ayudar a combatir el problema, pero medios locales advierten que la epidemia parece más mortal que nunca.

A pesar de los esfuerzos de los políticos y profesionales médicos, algunos de los factores que contribuyen a la creciente tasa de sobredosis han resultado difíciles de contener, indicó el diario The New York Times. “Debido a que es una epidemia de drogas en oposición a una epidemia de enfermedades infecciosas como el Zika, la respuesta es más lenta”, explicó al medio Dan Ciccarone, profesor de medicina familiar y comunitaria en la Universidad de California, San Francisco.

El experto, que estudia los mercados de la heroína, agregó que como consecuencia de los estigmas sociales la población es reacia a buscar atención, por lo que no espera un descenso rápido del número de casos, sino una desaceleración lenta y suave.

Para especialistas en esta cuestión, el número de fallecimientos de 2017 refleja dos factores principales: un número creciente de estadounidenses usa opioides, y esas drogas son cada vez más mortales.

Una gran encuesta telefónica realizada por el Gobierno en 2016 arrojó que alrededor de 2,1 millones de norteamericanos sufrieron trastornos por opioides ese año, pero el número puede ser un recuento insuficiente porque no todas las personas que consumen poseen teléfono o puede haber quien no reconozca ese problema. (PL).


Prensa Latina

 
Prensa Latina