0
Publicado el 26 Febrero, 2019 por ACN en Salud
 
 

Develando los misterios del cerebro

Ciren, tres décadas restaurando esperanzas

Durante las tres décadas, el Ciren ha consolidado programas de Restauración Neurológica, que lo hacen único en el mundo e interdisciplinario, dirigido por neurólogos e incluye la terapia física, la modulación con medicamentos y el estímulo de la plasticidad neuronal, abundó el directivo
Compartir

El funcionamiento del cerebro era un total misterio hasta hace unos años, y a partir de la década de los 80 del siglo pasado se dio un impulso sustancial a la exploración de los mecanismos que rigen el funcionamiento del sistema nervioso y, por ende, el de esa especie de “caja fuerte sellada”, motora del comportamiento fisiológico, biológico y social del ser humano.

En Cuba, el Centro Internacional de Restauración Neurológica (Ciren),  fundado por el Comandante en Jefe Fidel Castro el 26 de febrero de 1989, se sumó al grupo de instituciones científicas que utilizan como herramienta los conocimientos universales en esta materia, para adentrarse en objetivos más específicos como el envejecimiento cerebral y la enfermedad de Alzheimer.

Líder en Latinoamérica y con repercusión mundial en el estudio de los trastornos del movimiento y el tratamiento del Parkinson, en la Epilepsia y las Distonías, entre otros padecimientos, ese colectivo, de referencia nacional e internacional, llega a su aniversario 30 con notables logros en beneficio de la salud de Cuba y otros pueblos.

Con un área y programas de investigaciones básicas que aportan nuevos conocimientos e introducen y desarrollan tecnologías en el ámbito de las neurociencias; y otra asistencial, sus especialistas han atendido con enfoques novedosos y reconocido éxito a unos 150 mil pacientes de casi un centenar de países de todos los continentes.

México, Panamá, Brasil, Argentina, Chile, Portugal, España, Italia, Angola y Sudáfrica  han sido las naciones más emisoras de casos al Ciren, dijo su director general, el Doctor Héctor Vera Cuesta,  a la Agencia Cubana de Noticias

Dos programas terapéuticos  se desarrollan allí con fuerza: el de Restauración Neurológica y el de Restauración Biológica General (Rebioger).

El primero cuenta con clínicas especializadas que han ido aumentando su competencia en el restablecimiento de funciones neurológicas como la de trastornos del movimiento; y ha adquirido  tecnología y experiencia en el manejo de padecimientos como el  Alzheimer, el Parkinson, las Distonías, los temblores y otras neurodegeneraciones.

En el caso de la enfermedad de Parkinson- recalcó el científico- hoy el Ciren hace todo lo que se realiza en el mundo en relación con esta dolencia y también ha traspasado esa tecnología al resto del Sistema Nacional de Salud.

Ya suman unos mil cubanos y foráneos operados con muy buena evolución mediante esta cirugía de mínimo acceso, que se realiza con el paciente despierto, aclaró el Doctor Vera Cuesta.

De conjunto con el Centro de Inmunoensayo, desarrollaron el marco extereotáctico cubano, que permite localizar estructuras cerebrales con una precisión por debajo del milímetro, enfatizó.

Asimismo, la clínica de Neurología Infantil enfrenta las secuelas neurológicas en la infancia, con algunos proyectos de investigación, entre ellos, el Autismo y la Dislepsia, precisó.

También poseen la clínica de Lesiones Estáticas del adulto, otra de Raquimedular y una de Neurocirugía que conforma el Programa de Restauración Neurológica.

En la clínica Rebioger a los pacientes sanos, o supuestamente saludables, se les realiza una evaluación de los factores de riesgo, además de ofrecerles un tratamiento para mejorar su calidad de vida.

Durante las tres décadas, el Ciren ha consolidado programas de Restauración Neurológica, que lo hacen único en el mundo e interdisciplinario, dirigido por neurólogos e incluye la terapia física, la modulación con medicamentos y el estímulo de la plasticidad neuronal, abundó el directivo.

Vera Cuesta explicó que el centro encabezado por él ha logrado desarrollar con modelos animales indagaciones sobre la plasticidad neuronal y otros proyectos, que también se vinculan directamente con la asistencia médica.

Casi mil publicaciones científicas acumulan en estos 30 años, lo cual es un reflejo del avance, de la madurez que ha alcanzado la institución con respecto a los procesos de investigación, recalcó.

Actualmente se lleva a cabo un proceso inversionista que ha contribuido al mejoramiento de las instalaciones y adquirido algunas tecnologías que permiten modernizar la rehabilitación a los pacientes.

Entre ellas cuentan con la robótica médica, novedoso sistema que se aplica sobre todo cuando hay defecto motor de los miembros superiores, adelantó el experto.

Recientemente el Ciren desarrolló programas para el tratamiento de la rehabilitación cognitiva, y posee un laboratorio para ese fin.

Entre sus líneas de investigaciones ha incorporado tecnologías de avanzada para intentar el diagnóstico precoz de las enfermedades neurológicas que más afectan al adulto mayor, como la demencia y el Parkinson.

Otra consiste en buscar fármacos que retarden el desarrollo, la continuidad y la evolución natural de estas, puntualizó el directivo.

Actualmente allí existen proyectos de investigación con la molécula cubana denominada NeuroEpo, que busca la mejoría sintomática de los pacientes y se han ido desarrollando tecnologías para etapas más avanzadas de la dolencia.

Desde su fundación, Fidel le dio la tarea a este colectivo de desarrollar las neurociencias y llegar a la frontera del conocimiento en algunas enfermedades, y esa tecnología, todo lo que pudiéramos desarrollar, aportarlo al Sistema Nacional de Salud.

En estos tres decenios se han ido cumpliendo y a la vez multiplicado los sueños del Comandante en Jefe y su legado, concluyó el director, quien desde hace 15 años labora en esa institución, perteneciente al Ministerio de Salud Pública.  (Por Iris Armas Padrino, ACN)

Compartir

ACN

 
ACN