0
Publicado el 28 Febrero, 2019 por Prensa Latina en Salud
 
 

Logran cuantificar el dolor a través de biomarcadores en sangre

Los investigadores utilizaron una base de datos de recetas para hacer coincidir los biomarcadores del dolor con los perfiles de medicamentos y compuestos naturales catalogados en la base de datos

Imagen ilusrativa: quo.es/

Investigadores estadounidenses desarrollaron una prueba revolucionaria para medir el nivel de dolor en los pacientes a través de la observación de biomarcadores en análisis de sangre, publican hoy medios especializados.

Durante el estudio, los científicos de la Universidad de Indiana realizaron un seguimiento a cientos de participantes, en los que observaron biomarcadores en sangre que reflejan la gravedad del dolor experimentando por el paciente.

El análisis sanguíneo también permite comparar los biomarcadores con las posibles opciones de tratamiento para cada paciente de manera objetiva y cuantificable, con el propósito de solucionar el abuso de los analgésicos opiáceos.

Los investigadores utilizaron una base de datos de recetas para hacer coincidir los biomarcadores del dolor con los perfiles de medicamentos y compuestos naturales catalogados en la base de datos.

El profesor de psiquiatría Alexander Niculescu señala que a menudo el mejor tratamiento identificado es un compuesto o fármaco no opiáceo.

En ese sentido, enfatiza en que algunos compuestos utilizados durante décadas para tratar dolencias combinan mejor con los biomarcadores.

Niculescu considera que en un contexto de epidemia de opiáceos como el actual, nunca ha habido un momento más importante para administrar medicamentos a los pacientes de manera responsable.

La epidemia de opiáceos se produjo porque los medicamentos adictivos se recetaron en exceso, debido a que no había una medida objetiva de si alguien tenía dolor, o su gravedad, explica Niculescu.

Los expertos del estudio descubrieron biomarcadores que no solo coinciden con los medicamentos no adictivos para tratar el dolor, sino que también pueden ayudar a predecir cuándo alguien podría sentir dolor en el futuro. (PL).


Prensa Latina

 
Prensa Latina