0
Publicado el 15 Marzo, 2019 por Marieta Cabrera en Salud
 
 

La adicción a las drogas incrementa las enfermedades mentales

Asegura el doctor Nibaldo Hernández Mesa, presidente de la Sociedad Cubana de Neurociencias.

El doctor Nibaldo Hernández –segundo de izquierda a derecha- es de las personalidades que ha dedicado más de 50 años al Instituto Victoria de Girón. (Foto: médium.com).

Por MARIETA CABRERA

“La mayoría de las enfermedades mentales que existían en 2001 se han incrementado a nivel mundial, a pesar de que hay mejores tratamientos, por la propagación del fenómeno de la adicción a las drogas, la cual ya por sí misma es una enfermedad porque trastorna y destruye el cerebro”, dice a BOHEMIA el Doctor en Ciencias Nibaldo Hernández Mesa, presidente de la Sociedad Cubana de Neurociencias.

A propósito de su conferencia “La salud mental en la era de las Neurociencias”, impartida en el IX Congreso Cubano de Psiquiatría que tiene lugar en La Habana, el profesor de Neurofisiología explica que hay elementos importantes que catalizan el surgimiento de enfermedades mentales, y destaca entre estos  las adicciones.

La Neurociencia, un nuevo saber que cumple apenas 40 años, tiene la tarea de entender cómo funciona el cerebro para protegernos de las enfermedades mentales y neurológicas. Estas últimas están mejor colimadas que las primeras, “porque la mente es mucho más compleja que el propio cerebro”, apunta el experto.

Refiere que entre los múltiples descubrimientos ocurridos en el campo de las Neurociencias, el más significativo es el de la neuroplasticidad (posibilidad del sistema nervioso de establecer conexiones nuevas, de hacer otras más eficientes, o de dejar de conducir por las que no se utilicen).

“Si se estimula la neuroplasticidad, ilustra, es posible prevenir en ciertas personas, por ejemplo, el Alzheimer. Y aun en quienes tienen ese padecimiento, la música y la actividad física sistemática (caminar, nadar, practicar tai chi, yoga) contribuyen a que puedan recuperar algunas capacidades. La alegría también favorece la neuroplasticidad, pues la risa hace que se estimule el cerebro”.

Otro de los avances importantes es la estimulación magnética transcraneal, “un método no invasivo, que estimula la neuroplasticidad”, señala el profesor Hernández Mesa, y agrega que especialistas cubanos del Centro Internacional de Restauración Neurológica lo emplean en niños autistas.

En 2019, Cuba se suma a la celebración de las cuatro décadas del surgimiento de las Neurociencias con diversas actividades previstas para mediados de año, cuando se conmemorará también la creación, el 24 de julio de 1987, de la sociedad cubana de esa disciplina.


Marieta Cabrera

 
Marieta Cabrera