0
Publicado el 22 Abril, 2019 por Prensa Latina en Salud
 
 

Usan neuroestimulación para tratar convulsiones epilépticas

El uso de esta técnica puede remodelar el cerebro para que sea menos susceptible a las convulsiones.

prensa-latina.cu

Washington,  abr (Prensa Latina) Científicos comprobaron que el uso de la neuroestimulación sensible (RNS) en el tratamiento de la epilepsia ayuda a detectar convulsiones e intervenir con una sacudida de corriente eléctrica, destacan en la revista JAMA Neurology.

Los investigadores, de la estadounidense Universidad de Pittsburg, sugieren que el uso de esta técnica puede remodelar el cerebro para que sea menos susceptible a las convulsiones.

De ahí que los 11 pacientes participantes en el estudio comentaran de la disminución en la frecuencia de esos eventos al transcurrir el tiempo luego de utilizar la RNS.

La investigación incluyó el registro de la actividad cerebral de referencia durante un mes para caracterizar los patrones de crisis individuales de una persona, luego se empleó la información recopilada en el entrenamiento del estimulador para garantizar su respuesta automática ante una convulsión a medida que ocurre.

La teoría de los científicos es que la estimulación cambia las redes cerebrales -esas que vinculan a las neuronas- de modo que no se pueden propagar los ruidos eléctricos en el epicentro neuronal en un ataque completo.

Descubrieron que al experimentar menos convulsiones, los pacientes mostraron reducciones progresivas en la actividad cerebral espontánea hiper-sincrónica, comenzando tan pronto como dos meses después de que el estimulador se encendiera por primera vez.

Los expertos esperan que este tipo de análisis de la actividad cerebral proporcione una retroalimentación más rápida durante el proceso de prueba y error del ajuste de parámetros, de modo que los pacientes puedan ver antes los beneficios a largo plazo de la neuroestimulación sensible.

‘Nuestro siguiente paso es incorporar lo que hemos aprendido en una línea formal de análisis que podría permitirnos en el futuro predecir qué pacientes están respondiendo antes de que puedan informárnoslo clínicamente’, dijo Mark Richardson, líder de la investigación.

 


Prensa Latina

 
Prensa Latina