0
Publicado el 24 Junio, 2019 por ACN en Salud
 
 

De la Helms Burton, María del Carmen defiende la casa

Fredy Fagundo Montesino, director de la institución, reconoce la necesidad de recordar los orígenes así como también el valor de las funciones que se realizan en el centro, para comprender la irracionalidad de la Ley Helms Burton que pone en tela de juicio el proceso de nacionalización en la Mayor de Las Antillas
De la Helms Burton, María del Carmen defiende la casa.
Ella, como cada trabajador, se siente útil y contribuye a que las personas que necesiten el servicio lo reciban con la mayor calidad posible.

Texto y fotos: YENLI LEMUS DOMÍNGUEZ

María del Carmen Rodríguez conoce que el Banco Provincial de Sangre de Matanzas Minerva Duarte, donde labora desde 1998, se ubica en el inmueble de una otrora clínica privada, y le resulta totalmente ilógica la Ley Helms Burton que cuestiona el proceso de nacionalización en Cuba.

Hace más de dos décadas trabajo en la misma institución porque me siento útil, y contribuyo a que las personas que necesiten del servicio lo reciban con la mayor calidad posible, el centro es también mi casa, aseveró la jefa del laboratorio del Sistema Ultramicroanalítico (SUMA), encargado de evaluar en las donaciones la presencia de enfermedades como hepatitis y virus de la inmunodeficiencia humana (VIH).  

Se explica en http://www.mtz.jovenclub.cu que entre los años 1961 y 1970 acaeció la eliminación gradual del ejercicio privado de la medicina para socializar los servicios galenos en la urbe de ríos y puentes, entre los centros privados se encontraba la Clínica Moderna, convertida en Banco de Sangre hasta la contemporaneidad.

Fredy Fagundo Montesino, director de la institución, reconoce la necesidad de recordar los orígenes así como también el valor de las funciones que se realizan en el centro, para comprender la irracionalidad de la Ley Helms Burton que pone en tela de juicio el proceso de nacionalización en la Mayor de Las Antillas.

Se explica en  http://misiones.minrex.gob.cu que el Título III de la Helms-Burton permite a los ciudadanos estadounidenses que fueron objeto de nacionalizaciones o expropiaciones por las leyes cubanas a partir de enero de 1959, presentar reclamación ante las cortes de Estados Unidos, contra aquellas personas que «trafiquen» con sus antiguas propiedades, sin tener en cuenta razones y fundamentos básicos en materia de nacionalizaciones.

En esa casa azul se ubicaba una clínica privada. Hoy es un banco de sangre que ayuda a salvar vidas. Resulta ilógico que la Ley Helms Burton cuestione el proceso de nacionalización en Cuba.

La convicción de repudio a la Ley garrote y la activación de su Título III se manifestó en mitin relámpago realizado recientemente, donde varios trabajadores se refirieron al contenido de la Ley para comprender a qué nos enfrentamos, aseveró Olga Lidia Soto Pereira, secretaria general del Sindicato y jefa del departamento de Plasmaféresis en el Banco Provincial de Sangre de Matanzas.

El “Minerva Duarte”, dirige metodológicamente a los bancos de sangre municipales en la provincia y su existencia es esencial como respaldo a los servicios médicos en una nación con alta esperanza de vida y población envejecida, explicó el subdirector Jorge Fraga.

Isary Echeverría, estadística de la institución, explicó que el plan mensual de donaciones de sangre de la provincia es de mil 875, y hasta mayo reciente se logró un real acumulado en el año actual de 11 mil 327.

La sangre es fundamental en los servicios de salud, y una sola donación puede salvar cuatro vidas, insistió Fraga, consciente de la superlativa importancia de una institución que expresa los nobles principios de humanismo y solidaridad que distinguen a la Revolución Cubana.

Desde una imagen, un rostro muy conocido da la bienvenida a quienes llegan al recinto 30 mil 809 de la calle de Milanés, en la ciudad de Matanzas, donde una valiosa institución del Sistema de Salud Pública radica desde la nacionalización de la otrora Clínica Moderna.

Debajo de la fotografía de Fidel con brazo extendido reza su frase: “No se puede medir en dinero lo que significa una donación de sangre”; verdad indiscutible que inspira a Fredy, a Olga Lidia, a Jorge…Cómo entonces no defender la otra casa de María del Carmen. (ACN).


ACN

 
ACN