0
Publicado el 26 Julio, 2019 por ANSA en Salud
 
 

Muestran eficaz acción moléculas ‘espía’ en diagnóstico de Parkinson

El desafío de los investigadores es comprender cuán precoz es el cambio en la concentración de las moléculas Nape en sangre, antes de que aparezcan los síntomas de la enfermedad y hallar moléculas que sean eficaces para el diagnóstico también en hombres
Muestran eficaz acción moléculas 'espía' en diagnóstico de Parkinson.
En una prueba de sangre las moléculas ‘espía’ pueden detectar el Parkinson. (Foto: ansalatina.com).

Siete moléculas ‘espía’ presentes en la sangre y producidas por la flora bacteriana intestinal pueden ayudar a diagnosticar la enfermedad de Parkinson, con una eficacia que alcanza el 90% en las mujeres.

Lo afirma una investigación de científicos del Instituto Italiano de Tecnología (IIT) de Génova, realizada en colaboración con la Fundación Edmund Mach de San Michele all’Adige (Trento) y la Fundación Santa Lucía de Roma.

El estudio, liderado por Andrea Armirotti y Angelo Reggiani del IIT, se basó en el análisis de sangre de 587 personas, 268 de ellas con la enfermedad de Parkinson y 319 sanas.

Surgió que en las primeras la concentración en la sangre de moléculas (lípidos) llamadas Nape era más baja -de alrededor de 15%- respecto de la hallada en las personas sanas.

“Por razones actualmente desconocidas, este descenso es más marcado en las mujeres, donde puede alcanzar hasta un 25%”, dijo Armirotti.

Las moléculas ‘espía’ de la enfermedad de Parkinson son, como todos los lípidos, una especie de centinelas de las células, encargadas de proteger su estructura.

Si las neuronas resultan dañadas, como sucede en el caso del Parkinson, ‘retiran’ las Nape de la sangre disminuyendo la cantidad en circulación en el organismo.

“Estos lípidos, fáciles de medir con una simple extracción de sangre, podrían convertirse en el futuro en un indicador para la diagnosis temprana del Parkinson”, sostuvo Armirotti.

El desafío es comprender cuán precoz es el cambio en la concentración de estos lípidos antes de que aparezcan los síntomas de la enfermedad y hallar moléculas que sean eficaces para el diagnóstico también en hombres.

Uno de los posibles caminos para el futuro, según Armirotti, podría ser “la programación de las bacterias intestinales para inducirlas a producir estos lípidos, que están relacionados con los alimentos”.

En tanto, los resultados obtenidos hasta el momento por el IIT y la Fundación Santa Lucía, llevaron a patentar el uso de las moléculas Nape como indicadores de daños en el sistema nervioso, con la convicción de que en pocos años más la técnica podrá convertirse en una práctica clínica habitual y de bajo costo.

La investigación subraya, por último, el importante rol de la alimentación, del estilo de vida, del estrés emotivo y de los factores ambientales en el surgimiento de enfermedades relacionadas con el sistema nervioso. (ANSA).


ANSA

 
ANSA