0
Publicado el 9 Diciembre, 2019 por Redacción Digital en Salud
 
 

Historia japonesa

El bambú nos enseña a superar la adversidad de la vida

¿Sabías que el bambú tiene muchas virtudes que podemos usar como enseñanzas para nuestras vidas? ¿Y estas virtudes nos enseñan sobre la importancia de permanecer firmes ante la adversidad?
Sembrado de bambú

foto: greenme.com.br

En la vida todos tenemos nuestros altibajos, nuestras alegrías y tristezas. En estas alternancias hay momentos difíciles en se sienten como estar dentro de un túnel oscuro e interminable, viene el desánimo, la sensación de que todo está perdido y, por mucho que lo intentemos, las cosas no salen, lo que nos lleva a creer que todo está en orden.

Estos tiempos nos exigen tenacidad, resistencia y paciencia: virtudes necesarias para hacer frente y superar las etapas complicadas de nuestras vidas. Y eso va en contra de las lecciones que podemos aprender de la historia del bambú.

¿Sabías que el bambú tiene muchas virtudes que podemos usar como enseñanzas para nuestras vidas? ¿Y estas virtudes nos enseñan sobre la importancia de permanecer firmes ante la adversidad?

La historia japonesa del bambú

Érase una vez dos agricultores que, caminando por el mercado, vieron algunas semillas que no conocían. Luego se le preguntó al vendedor qué semillas eran y él solo respondió que venían del Este y que eran muy especiales.

El vendedor no reveló qué semillas eran, los dos agricultores se quedaron sin esa respuesta. Mientras tanto, el comerciante les dijo que si las compraban y las plantaban, dándoles solo agua y fertilizantes, lo descubrirían por sí mismos.

Los dos agricultores compraron las semillas y las plantaron, siguiendo la sugerencia del vendedor.

Pasó un tiempo y no pasó nada mientras otras plantas ya estaban floreciendo y dando frutos.

Uno de los agricultores se quejó de que las semillas eran una estafa y desde ese momento dejó de sembrar esas semillas y descuidó su siembra.

El otro granjero se mantuvo firme e insistió en cuidar las semillas y fertilizarlas, aunque sin brotar.

Así fue por un tiempo, hasta el punto de que incluso el agricultor más tenaz y persistente comenzó a desanimarse y querer renunciar a las semillas. Pero un buen día, finalmente vio aparecer un bambú.

A partir de entonces, en 6 semanas, las plantas alcanzaron una altura de 30 metros y esto se debió a que durante el período de inactividad el bambú estaba generando, internamente en el suelo, un sistema de raíces fuertes, consolidadas, unidas y articuladas, gracias a a lo cual esta planta se vuelve fuerte y resistente, teniendo una existencia productiva, útil, duradera y larga.

 

bambú acercamiento

foto: 5deseptiembre.cu

¿Qué más nos enseña el bambú?

En los momentos más difíciles, que no entendemos por qué los estamos experimentando, necesitamos desarrollar las virtudes del bambú y las lecciones que nos enseña al practicar la paciencia, la perseverancia, la resistencia y la fe en la vida.

Aquí hay algunas lecciones de vida que el bambú nos enseña:

Firmeza y flexibilidad

El bambú nos enseña que sin establecer raíces nos sentimos perdidos y, aunque requiere mucho esfuerzo, es esencial dedicarnos y trabajar para ser íntegros, firmes, prósperos y duraderos, tener una base sólida y sólida, y, por lo tanto, -como el bambú- nos mantendremos erguidos, pero al mismo tiempo flexibles para lidiar con las ráfagas de la vida, de lo contrario, diciendo metafóricamente, ¡seremos hojas que soplan o se rompen!

Humildad y Adaptabilidad

Esta planta nos da un ejemplo de humildad porque, ante los vientos y tormentas, se dobla pero no se rompe, porque sus fuertes raíces son su origen y base, lo que le ayuda a adaptarse con humildad a las tormentas y los cambios de la vida.

Uno con el todo

Aunque el bambú es delgado y liviano, permanece en posición vertical, cohesivo, firme y fuerte ante los cambios y el clima adverso.

Los bambúes comparten la misma fuente de vida que sus raíces, por lo que contribuyen a la preservación del otro.

Preservar la esencia con vacío interno

Internamente, el bambú está vacío y eso le da la ligereza de balancearse y no romperse, así que sigamos el ejemplo del bambú, manteniéndonos ligeros en la vida y dejando de llenar nuestro interior con pesos innecesarios.

Busca levantarte

El bambú siempre se dirige hacia arriba. Aprovechemos su enseñanza alzando la cabeza y recordando levantar nuestros pensamientos.

bambú en terreno

foto: shutterstock

Sé simple y despojado

Sin tener grandes ramas frondosas y enormes troncos, el bambú es muy simple y despojado, enseñándonos que no necesitamos mucho para ser felices, lo que importa es ser nosotros mismos con nuestra autenticidad.

Otra enseñanza del bambú es la alternancia inevitable de opuestos en nuestras vidas, y al igual que el bambú, debemos enfrentarlos con sencillez, resignación y lucidez.

La experiencia de las lecciones de bambú

Al igual que el bambú, podemos desarrollar y mejorar frente a los “opuestos” a través de las alternancias entre oscuridad y luz, actividad y pasividad, nacimiento y muerte, agitación y quietud, éxito y fracaso, “¡después de todo, vivimos en un mundo dual!

¡Que estas lecciones sean útiles para usted y lo ayuden a manejar las experiencias de la vida con la misma sabiduría que nuestro maestro y amigo de plantas, el Bamboo!

(Con información  de fuente en portugués:  greenme)


Redacción Digital

 
Redacción Digital