2
Publicado el 18 Marzo, 2020 por Pastor Batista en Salud
 
 

CULTURA Y SALUD

Donación desde el Fondo

Creadores artísticos posponen proyectos para sumar aporte al combate que libra toda Cuba a favor de la salud y la vida frente a los riesgos del Covid-19

Donación desde el Fondo.Texto y foto PASTOR BATISTA VALDÉS

Vuelven los creadores artísticos cubanos a exteriorizar, mediante actitudes y acciones, lo que atesoran desde el fondo.

Y aunque parezca un intencionado empleo o juego de palabras, son precisamente del Fondo Cubano de Bienes Culturales (FCBC) quienes acaban de demostrarlo, por medio de una sensible donación de nasobucos, confeccionados por grupos de creadores en el centro del país.

Conocidos como Textura en Rojo, Texpiel y Los Tigres, los tres grupos entregaron hace apenas unas horas 5 000 unidades, para su uso, en caso necesario, dentro de la enseñanza artística, instituciones del sector de la Cultura y en otros lugares que decidan los grupos temporales de trabajo, creados para darle seguimiento integral dentro del país a la pandemia que continúa extendiéndose por el mundo.

A diferencia de otras producciones que habitualmente comercializan por medio del Fondo, las 5 000 unidades fueron donadas por dichos artistas, luego de su confección, en virtud de requerimientos establecidos para el empleo eficaz de esa alternativa de protección respiratoria.

Según explica Luis Alberto Venegas Carmenate, director del FCBC en Ciego de Ávila, en la elaboración intervinieron tela, hilo y otros recursos concebidos por los creadores para proyectos que ellos mismos decidieron posponer, con el propósito de darle respuesta a la convocatoria hecha por la empresa nacional, perteneciente al Ministerio de Cultura.

“Hemos tenido, incluso, el cuidado de hacerlos más prácticos, para que personas de avanzada edad no tengan que pasar trabajo amarrándoselos”, comenta Josefa Gascón González, del Grupo Textura al rojo, integrado por cinco miembros más, con un carácter familiar.

Autoridades políticas, gubernamentales y sanitarias han agradecido la rapidez y el sentido solidario con que los creadores artísticos hicieron esos primeros nasobucos, así como la disposición de continuar produciendo más, por si acaso la situación tornara necesaria su utilización en el territorio.


Pastor Batista

 
Pastor Batista