0
Publicado el 20 Mayo, 2020 por EFE en Salud
 
 

Plasmodium vivax con síntomas graves

Al descubierto dañino escondite del parásito de la malaria: el bazo

El parásito Plasmodium vivax provoca unos 7,5 millones de casos de malaria cada año aunque se le considera menos letal que el Plasmodiu falciparum.
Laboratorio España

Foto: EFE

Investigadores del Instituto de Salud Global de Barcelona (ISGlobal) han descubierto que el parásito de la malaria Plasmodium vivax es capaz de adherirse a las células del bazo humano y “esconderse” en dicho órgano, lo que podría explicar por qué en algunos casos la infección provoca síntomas graves.

Esta es la conclusión de un estudio liderado por el ISGlobal, centro impulsado por la Fundación ‘la Caixa’ y el Instituto Germans Trias i Pujol (IGTP) y que publica este lunes la revista Proceedings of the National Academy of Sciences (PNAS).

Según el estudio, el parásito de la malaria Plasmodium vivax, la más común fuera del continente africano, se une al bazo mediante la expresión de proteínas llamadas variantes, de forma que queda oculto en el órgano.

Este descubrimiento podría dar respuesta a por qué la infección puede llegar a causar síntomas graves e incluso la muerte pese al bajo número de parásitos circulando en sangre y pone en cuestión que la única función del bazo en la malaria sea la de eliminar glóbulos rojos infectados.

El parásito Plasmodium vivax provoca unos 7,5 millones de casos de malaria cada año aunque se le considera menos letal que el Plasmodiu falciparum, la especie más frecuente y considerada como la más letal.

Para llegar a sus conclusiones, el equipo, liderado por Carmen Fernández-Becerra y Hernando A. del Portillo, se propuso estudiar el rol del bazo en la infección por Plasmodium vivax, para lo cual infectaron a monos -algunos de los cuales carecían de bazo- y compararon la expresión de más de 5.000 genes por parásitos recuperados de dichos animales.

Los análisis identificaron 67 genes cuya expresión depende de la presencia del bazo y permitieron demostrar que uno de ellos, perteneciente a la denominada familia variante VIR, promueve la adherencia del parásito a células del bazo humano, pero en cambio no a células del pulmón.

Los autores también probaron que estas proteínas son reconocidas por el sistema inmune humano e incluso encontraron anticuerpos contra estas proteínas en muestras de suero de 383 niñas y niños de Papúa Nueva Guinea diagnosticados con la enfermedad.

“Estos resultados indican que el bazo juega un rol doble en la patología de la malaria. Por un lado es el órgano donde se destruyen glóbulos rojos infectados y, por el otro, es un nicho donde los glóbulos rojos infectados pueden adherirse”, ha asegurado el investigador de ISGobal A. del Portillo […]“Esto también significa que, junto con la médula ósea, el bazo puede ser otro órgano donde el parásito anida, dificultando la eliminación de estas infecciones crípticas”, ha añadido, por su parte, Fernández-Becerra.

El hallazgo explica así el bajo número de parásitos circulantes en la malaria causada por “Plasmodium vivax” y permitirá ayudar a descubrir nuevas dianas de vacunas, así como nuevos marcadores de exposición. (EFE)


EFE

 
EFE