0
Publicado el 5 Marzo, 2021 por Redacción Digital en Salud
 
 

Estreñimiento: ¿un malestar pasajero?

El sedentarismo, el estresante ritmo de vida y los malos hábitos son algunas de las causas que traen consigo esta problemática.
estreñimiento

Cerca del 20 por ciento de la población padece estreñimiento crónico, una molestia muy frecuente. Foto: noticyti

Durante esta etapa de aislamiento al que nos ha obligado la situación generada por la Covid-19, muchas personas permanecen en casa cuidando de los suyos y practicando la modalidad de teletrabajo para mantenerse al día con sus proyectos personales.

Sin embargo, en estas condiciones de encierro e incertidumbre, nos exponemos a malos hábitos alimenticios y a una rutina sedentaria, factores que pueden ser aliados de uno de los malestares más dolorosos e incómodos: el estreñimiento.

La mayoría de las personas hemos padecido algún episodio de estreñimiento. Este es un trastorno digestivo cada vez más habitual, provocado por prácticas desacertadas y una dieta inadecuada. Además, está asociado a muchas otras patologías como la diverticulitis, las hemorroides y el cáncer de colon.

Entonces, ¿qué causas lo originan? ¿Cómo podemos evitarlo? Aquí le proponemos algunas respuestas y recomendaciones para mejorar la calidad de vida y hacer más llevadera su rutina diaria durante este periodo.

¿Cómo saber si padezco de estreñimiento?

Es necesario poner atención a los siguientes factores: menos de tres deposiciones a la semana; esfuerzo excesivo en evacuar; heces duras; sensación de haber evacuado de manera incompleta; bloqueo u obstrucción; necesidad de ayuda, como supositorios o lavativa para hacer una deposición.

Hay que tomar en cuenta que ir a menudo al baño, pero que sea un proceso agotador, también se considera estreñimiento.

La mala alimentación, el sedentarismo, el estresante ritmo de vida y los malos hábitos son algunas de las causas que traen consigo esta problemática. Pasar muchas horas acostada o sentada favorece el estreñimiento, ya que la falta de ejercicio hace que se enlentezca el tránsito intestinal.

También hay una serie de alimentos cuyo consumo puede sumarse a la lista de factores negativos.

Qué alimentos evitar

En períodos de estreñimiento es recomendable evitar el arroz blanco, pues los carbohidratos complejos, al contrario que los simples, requieren un esfuerzo digestivo que ralentiza la digestión.

Se deben moderar temporalmente alimentos astringentes como el plátano verde, la manzana sin piel y la zanahoria cocida, al igual que las carnes procesadas como salchichas, tocino, chorizos y jamón.

Es útil no consumir alimentos procesados como pan tipo baguette o de molde, galletas, productos de charcutería, y reducir el exceso de sal, ya que esta afecta al equilibrio de solutos en el organismo, de manera que es necesario derivar más agua hacia las células en lugar de hacia las heces, aumentando su dureza. El consumo excesivo de azúcares, grasas y alimentos industrializados son muy dañinos también.

SOLUCIONES

Para tener un buen tránsito intestinal que nos permita evacuar de manera regular debemos adoptar hábitos como la ingestión de alimentos ricos en fibra; frutas, verduras, hortalizas, cereales integrales y legumbres. También es muy importante ingerir abundante agua y líquidos.

La práctica de ejercicio físico regular, establecer horarios y acostumbrar al cuerpo a ir al baño a la misma hora y, sobre todo, no ignorar el reflejo natural del intestino cuando nos avisa para ir al baño, son algunas de las alternativas propicias para frenar este trastorno.

Se ha demostrado que resulta de gran utilidad tomar un vaso de agua templada o bebida caliente en ayunas. Por otro lado es importante vigilar no hacer un consumo excesivo de alimentos con un efecto irritativo del intestino que producen un efecto laxante no deseado: café, tabaco.

A pesar de que muchos consideran al estreñimiento como un  mal pasajero, descuidar estos síntomas puede provocar desgarramientos, especialmente en los niños, así como sangrado y fisura anal. También los esfuerzos continuados pueden provocar hemorroides, hernias y deshidratación.

Mantener la atención sobre los síntomas de este trastorno ayudará a evitar y reducir las afectaciones de esta peligrosa condición.

 


Redacción Digital

 
Redacción Digital