5
Publicado el 17 Mayo, 2021 por ACN en Salud
 
 

CIEGO DE ÁVILA

Con evolución favorable puérpera operada de infarto maligno de la arteria cerebral

El doctor Ángel Jesús Lacerda Gallardo, neurocirujano del hospital Roberto Rodríguez, del municipio avileño de Morón, y al frente del equipo médico, explicó que la operada, Irina Cantero Brown, de 42 años de edad y enfermera en la sala de cirugía general del centro de asistencia moronense, está entubada, respirando espontáneamente por una cánula de traqueotomía, con control de las cifras de presión arterial
Con evolución favorable puérpera operada de infarto maligno de la arteria cerebral.

Foto: radiosurco.icrt.cu

Por LUBIA ULLOA TRUJILLO

Una puérpera operada del cráneo, por un infarto maligno de la arteria cerebral media izquierda, evoluciona de manera favorable en la unidad de cuidados intensivos del Hospital Provincial Antonio Luaces Iraola, de Ciego de Ávila.

Ángel Jesús Lacerda Gallardo, neurocirujano del hospital Roberto Rodríguez, del municipio avileño de Morón, y al frente del equipo médico, precisó a la Agencia Cubana de Noticias que la paciente se despierta y obedece órdenes simples, pero presenta un defecto motor y del lenguaje, propios de los padecimientos cerebrovasculares, de ahí que su recuperación sea lenta.

Lacerda Gallardo, doctor en Ciencias y Miembro de Honor de la Academia de Ciencias de Cuba, explicó que la operada, Irina Cantero Brown, de 42 años de edad y enfermera en la sala de cirugía general del centro de asistencia moronense, está entubada, respirando espontáneamente por una cánula de traqueotomía, con control de las cifras de presión arterial.

La técnica que se empleó fue la craniectomía descompresiva, procedimiento adecuado para el infarto cerebral, que actúa sobre la presión intracraneal asociada a este padecimiento, dijo el galeno, profesor titular de la Universidad avileña de Ciencias Médicas José Assef Yara.

Llevaba Irina 17 días de cesárea cuando presentó crisis convulsiva, acompañada de cifras elevadas de presión arterial y una degradación del nivel de conciencia de forma progresiva, por lo que la trasladan inmediatamente a la unidad de terapia intensiva del Luaces Iraola, donde se constata un defecto motor del hemicuerpo derecho, recordó el médico.

Allí es evaluada por neurología y se indica una Tomografía Axial computarizada (TAC) de cráneo simple en la que se aprecian signos incipientes, indirectos de una enfermedad cerebrovascular isquémica, por lo que un colectivo multidisciplinario constituido por intensivistas, neurocirujanos, obstetras y neurólogos decide repetir la TAC a las 24 horas, que confirmaría el infarto cerebral, pero sin criterios de una intervención quirúrgica.

En seguimiento continuo, el 28 de abril último las imágenes de estudio evidenciaron la estabilización de un infarto maligno del territorio de la arteria cerebral media izquierda, con volúmenes que sobrepasaban los 82 centímetros cúbicos de edema asociado y efecto de masa que desplazaban las estructuras intracraneales de la línea media dos centímetros.

Por lo que decidimos cirugía para realizar craniectomía descrompresiva fronto-temporo-parieto-occipital izquierda, concluyó el neurocirujano, cuya tesis doctoral fue precisamente de ese tema.

Es la primera vez que una puérpera es intervenida quirúrgicamente de un procedimiento de este tipo en el Antonio Luaces Iraola, porque donde se realiza es en el “Roberto Rodríguez”, el cual funciona, desde hace un par de meses, como institución de Salud que atiende los casos de COVID-19.

El servicio de neurocirugía del hospital de Morón es líder nacional en este tipo de operaciones, utilizado, también, en el traumatismo craneoencefálico grave, las enfermedades cerebrovasculares hemorrágicas y otras del sistema nervioso central. (ACN).


ACN

 
ACN