0
Publicado el 20 Agosto, 2021 por Marieta Cabrera en Salud
 
 

COVID-19

Días de mayor urgencia

A mediados de agosto aumentó la tensión en el sistema de salud, no solo por la baja disponibilidad de camas para el ingreso de los pacientes, sino además de medicamentos y, en particular, de oxígeno medicinal
Compartir
Días de mayor urgencia

Las FAR apoyan la transportación de oxígeno medicinal a distintos territorios del país por vía aérea. (Foto: Nelson Alejandro Rodríguez Roque/JUVENTUD REBELDE).

Por MARIETA CABRERA

Cuba vive desde mediados de 2021 el peor rebrote de covid-19 que ha encarado el país, con elevadas cifras diarias de personas diagnosticadas con la enfermedad y fallecidas. En el mes de julio y, sobre todo, a mediados de agosto, se incrementó la tensión en el sistema de salud, ya no solo por la menguada disponibilidad de camas para el ingreso de los pacientes en hospitales, sino además de medicamentos y, en particular, de oxígeno medicinal.

Ante el déficit de este último, debido a una rotura en la planta principal encargada de abastecer a la nación de tan vital recurso, se pusieron en práctica varias alternativas, según declaró a la prensa el ministro de Salud Pública, José Ángel Portal Miranda. Entre estas, mencionó la importación del producto, demandado también a nivel mundial, y de concentradores de oxígeno que logran producirlo a bajo volumen las 24 horas del día, los que pueden ser utilizados hasta en tres pacientes a la vez.

Agregó que se ha puesto a producir ese vital recurso equipamiento de otros organismos como las Fuerzas Armadas Revolucionarias y se han recibido donaciones de pequeñas plantas provenientes de países amigos. Asimismo, se han adoptado medidas organizativas, asistenciales, de control y de ahorro para poder optimizar el oxígeno y garantizarlo a los pacientes que les resulta imprescindible.

Días de mayor urgencia.

En el país se han adoptado medidas organizativas, asistenciales, de control y de ahorro, para optimizar el oxígeno medicinal. (Foto: Endrys Correa Vaillant/GRANMA).

Este rebrote de covid-19 que ocurre en Cuba se aprecia también en otras naciones a partir de la entrada de la variante genética Delta (reportada hoy en más de 140 países), la cual se transmite dos y tres veces más rápido que las anteriores.

No obstante, afirman los expertos, aun cuando estén en circulación variantes más agresivas de la pandemia, si el individuo se protege adecuadamente, disminuye en gran medida la probabilidad de adquirir la enfermedad. De ahí el llamado constante de las autoridades competentes y gubernamentales para que la población ponga en práctica las medidas higiénico-sanitarias de rigor y disminuya la movilidad al mínimo posible, a fin de cortar la transmisión.

También insisten en que el personal sanitario cumpla con calidad

los protocolos. A pesar del cansancio, luego de más de 16 meses de pelea contra el virus, sigue siendo esencial la presencia del médico y la enfermera de la familia en la comunidad. A ellos, apoyados por otros profesionales de la atención primaria, corresponde detectar precozmente los sospechosos y positivos a la covid-19, definir quienes permanecen ingresados en el hogar (pacientes con los que deben mantener una comunicación diaria y garantizarles los fármacos indicados) y aquellos que deben ser ingresados en un hospital porque tienen un nivel de riesgo mayor.

En las circunstancias impuestas por el nuevo coronavirus, más aún ante un pico pandémico, está demostrado que cualquier violación de los protocolos o la falta de previsión, pueden tejer una extensa cadena de contagios que termina por cobrar no pocas vidas humanas.

Compartir

Marieta Cabrera

 
Marieta Cabrera