Sinuosos caminos de la innovación
La innovación no es privativa ni del sector estatal ni de las universidades ni de los trabajadores por cuenta propia: el talento para solucionar problemas puede provenir de cualquier parte de la sociedad. / Jorge Luis Sánchez Rivera.
Sinuosos caminos de la innovación
La innovación no es privativa ni del sector estatal ni de las universidades ni de los trabajadores por cuenta propia: el talento para solucionar problemas puede provenir de cualquier parte de la sociedad. / Jorge Luis Sánchez Rivera.

Sinuosos caminos de la innovación

Hay gente que no quiere volver a oír la palabra innovación. Demasiado manoseada para el gusto de quien investigó por años y todo su esfuerzo quedó en un papel. Tanta cartulina gastada en reconocimientos a estudios que nunca se generalizaron le parece vana a quien pensó que su propuesta le ahorraría divisas al país.

Nada de esto es nuevo, ni inédito. Por mucho tiempo se ha criticado la práctica de “engavetar” los resultados de estudios valiosos, desde lo académico y lo práctico. Quizá por eso también quede, aún, tanta otra gente que insista en mirar con una perspectiva diferente la capacidad del ser humano de modificar su realidad con el conocimiento creador.

Es posible que sean precisamente los errores cometidos tiempo atrás, en relación con lo que aporta soluciones pero no se aprovecha, lo que mueva a algunos a desbrozar caminos o, al menos, a señalar las trabas y orientar el rumbo en pos de la transformación de un país que no cuenta ni con grandes reservas de recursos naturales ni con presupuestos altísimos para invertir siempre en lo nuevo, desde cero.

Entre esa gente convencida de lo que significa el conocimiento puesto en función del desarrollo encontramos a tres doctores en ciencias cuyas conferencias magistrales, en el evento sobre gestión empresarial e intercambio de experiencias, Intergest 2022, desarrollado en Holguín, tuvieron varios puntos en común.

La decana de la Facultad de Ingeniería Industrial, de la Universidad de Holguín, Marisol Pérez Campaña; el profesor titular del Centro de Estudios de la Economía Cubana, de la Universidad de La Habana, Juan Triana Cordoví; y el delegado territorial del Ministerio de Ciencia, Tecnología y Medio Ambiente (Citma), Alejandro Torres Gómez de Cádiz; coincidieron en que la innovación no es exclusiva de la empresa estatal socialista ni de los nuevos actores económicos o de los emprendedores privados, sino que puede nacer de la inventiva y la inteligencia de cualquiera, sin distinción de espacios.

Fue este, posiblemente, uno de los primeros consensos del evento, que reunió a empresarios, investigadores, profesores universitarios, trabajadores por cuenta propia e integrantes de tres mipymes de la nororiental provincia, para propiciar espacios de encuentro y compartir experiencias en torno a diversos asuntos relacionados con la ciencia y la técnica, según explicó Irnes Labrada Pino, directora del Centro de Información y Gestión Tecnológica, Ciget Holguín, organizador del evento.

De la ciencia y del empirismo

Sinuosos caminos de la innovación
De un obrero conocedor de los procesos de su fábrica puede salir una gran solución en pos de mayor eficiencia productiva. / Jorge Luis Sánchez Rivera.

Lo más interesante es que cada uno de los especialistas, desde la experiencia de sus áreas de investigación (ciencias técnicas, económicas y filosóficas) y sus entornos de trabajo, insisten en que una idea que solucione grandes problemas de un sector u otro no es privativa de las entidades de ciencia, sino que puede nacer de la inteligencia y del empirismo, del intento diario por mejorar prácticas, procesos, maquinarias…

Torres Gómez de Cádiz explicó que, en torno a la innovación, existe un plano asociado a las estructuras de producción de mercado y de servicios, que responden a objetivos estratégicos, líneas de desarrollo, e intereses del sector industrial, comercial, empresarial o de los servicios. En ese plano, dijo, la innovación es inducida, pues las políticas y los decretos regulan el ciclo completo, desde cómo se genera la innovación, con qué objetivos, cómo se financia, cómo se le da seguimiento, se introduce y se registra.

Sin embargo, precisó, existe otro plano que surge a partir de las prácticas cotidianas en un sector determinado:

“Hay que equilibrar ese tipo de innovación, que responde a las grandes estructuras, con los movimientos de innovación de base, sobre todo en los entornos como los nuestros, que no son altamente industrializados, donde no tenemos tecnologías de punta, ni financiamiento suficiente para introducir grandes procesos de este tipo —explicó el delegado del Citma en Holguín—. A veces estos movimientos de base tienen respuestas incluso a problemas de la gran industria”.

En esa dirección, puso como ejemplo una práctica agrícola tomada de la tradición campesina holguinera de la zona nororiental de Holguín:

“Esta se caracteriza por ser una zona de secano, poblada tradicionalmente por canarios, que procedían de islas volcánicas. Por eso sabían cómo cultivar en tierras más agrestes. Ellos crearon una tradición de la siembra del plátano en tierras rocosas, donde hay diente de perro, en la zona de Gibara. Todavía los mejores plátanos salen de ahí, porque tenían un tipo de cultivo específico y lo adecuaron. Eso no está en la lógica científica de ninguna institución; pero muchos productores que han obtenido tierras en usufructo han asimilado ese tipo de sembrado, donde no se ara la tierra. Eso hoy no constituye una innovación, como lo fue en su tiempo; pero demuestra cómo se produce la generalización de las buenas prácticas”.

Sinuosos caminos de la innovación
La Doctora Marisol Pérez Campaña apuntó hacia la estimulación de las personas para lograr incentivar la innovación. / Liudmila Peña Herrera.

Por otro lado, la Doctora Marisol Pérez Campaña dirigió su mirada a la importancia de utilizar el conocimiento individual en función del desarrollo. “Es preciso identificar, en el entorno de lo local, dónde están los expertos —expresó la profesora—. A veces se cree que estos son solo los científicos, los universitarios, pero también pueden serlo los obreros. ¿Quién sabe mejor que un obrero bien capacitado cómo se puede provocar una transformación en las operaciones que realiza y con eso disminuir el tiempo de duración del proceso que está realizando? Esa experiencia del conocimiento acumulado y del saber hacer de las personas es importante a la hora de provocar un cambio”.

Impacto en el desarrollo territorial

“La innovación aún sigue estando pensada para y desde la empresa estatal socialista”, dijo con total claridad el Doctor Juan Triana Cordoví y con esa sentencia reafirmó las ideas expresadas por Torres Gómez de Cádiz cuando se refería a la innovación inducida (con presupuesto incluido) y sus ventajas con respecto a la que nace de la inventiva de una persona.

El profesor de la Universidad de La Habana señaló que dos de los pilares fundamentales de la misma son la competencia y la capacidad de conducción de los gobiernos, ya sean nacionales o territoriales.

Triana Cordoví explicó que, desde los territorios, “la conducción de la innovación pasa por que las estrategias de desarrollo territorial estén bien formuladas. De lo contrario, se conduciría hacia objetivos equivocados. Y algo imprescindible es que los Gobiernos crean que la innovación es importante, porque a ellos les toca incentivar, crear el ambiente innovador. Su función no es constituir una empresa de deshidratados, por ejemplo, es buscar quién la pueda hacer, es sacar la idea a concurso con un financiamiento, y que participe todo el mundo, las estatales y las privadas”.

Hay que atender lo que opinan los investigadores del tema y cómo, desde diferentes perspectivas, señalan hacia la misma dirección. La decana de la Facultad de Ingeniería Industrial, de la Universidad de Holguín, aseguró que en materia de innovación podríamos estar unos cuantos pasos adelante, pero hay factores heredados de décadas atrás que frenan ese desarrollo tan necesario.

Sinuosos caminos de la innovación
Dos de los pilares de la innovación son la competencia y la capacidad de conducción de los gobiernos, dijo el Doctor Juan Triana Cordoví. / Liudmila Peña Herrera.

“A los empresarios y los gobiernos territoriales muchas veces se les va el tiempo en lo urgente, y pierden la visión de lo estratégico —dijo—. En las estructuras hay que tener claro que hay gente que va a seguir ‘apagando el fuego’, pero otras deben concentrarse en lo estratégico. Además, persiste la parcialización de las personas que trabajan en un mismo proceso, con un fin común, pero pertenecen a estructuras diferentes, con otras culturas organizacionales. Pienso, por ejemplo, en el sector de la construcción de viviendas, donde intervienen una cantidad de organismos con intereses organizacionales que entran en contradicción los unos con los otros. Entonces todo el mundo vela por su pedacito y se pierde el enfoque de sistema y el pensar en el interés del cliente”.

En tanto, el Doctor Torres Gómez de Cádiz expresó: “A veces hay dos sectores en un mismo espacio geográfico, que lograrían un encadenamiento productivo maravilloso y ni siquiera están conectados, ni se conocen, y el encadenamiento productivo de ellos está con otras provincias, tan lejanas como La Habana o Pinar del Río”.

La necesidad de un nuevo despertar

Por la cantidad de puntos en común de los tres investigadores, pareciera como si las declaraciones exclusivas que brindaron a BOHEMIA hubiesen ocurrido en el mismo espacio, y con la posibilidad del debate. No hubo oportunidad de reunirlos para estas entrevistas, tras los encuentros en el evento, pero queda claro que los estudiosos coincidieron, también, en que la desconexión entre empresas o entidades y la falta de comunicación lacera y entorpece las posibilidades que podría abrir la innovación, si se juntaran tantos cabos sueltos y se eliminaran burocratismos y otros elementos que frenan el intento de quienes quieren desarrollar una idea o proyecto. 

De hecho, el delegado del Citma en Holguín consideró que es fundamental rescatar los movimientos de innovación de base, aunque no es tarea sencilla.

“Habría que buscarse un mecanismo mucho más orgánico, pues hoy las instituciones u organizaciones encargadas de esos procesos están demasiado fraccionadas —expresó el holguinero—. Por ejemplo, las Brigadas Técnico-Juveniles (BTJ) pertenecen a la Unión de Jóvenes Comunistas, la Asociación Nacional de Innovadores y Racionalizadores (Anir) responde a la Central de Trabajadores de Cuba (CTC), y el Forum pertenece al Gobierno. Entonces el CITMA tiene la responsabilidad del control de esas políticas, pero ese fraccionamiento no contribuye a generar un movimiento de innovación de base coherente, sistemático y que pueda aprovechar todas esas potencialidades, que cierre los ciclos”.

Sinuosos caminos de la innovación
El Doctor Alejandro Torres Gómez de Cádiz aseguró que uno de los problemas en torno a la innovación es que no se cierran los ciclos. / Liudmila Peña Herrera.

En esa dirección, Torres Gómez de Cádiz advirtió que, en su provincia, lo más complicado es cerrar los ciclos, que es lo que permitiría obtener resultados de las innovaciones:

“Muchísimas investigaciones comienzan, tienen resultados, proponen, pero no hay forma de implementarlas, porque debemos mejorar mucho los procesos de interfaz, de hacer sinergia entre las instituciones. Eso permitiría aprovechar las capacidades instaladas, no tener que buscar la materia prima en otra provincia cuando la tenemos aquí mismo. A veces, los mecanismos burocráticos son horribles, frenan la capacidad y la posibilidad de introducir resultados. Por eso el CITMA en Holguín hace tantos esfuerzos por buscar espacios de intercambio para comunicar un sector con otro”. Por su parte, Pérez Campaña apuntó que en esta provincia “estamos tratando de prender la chispa otra vez, porque todo lo que en un momento determinado tuvo un auge (Anir, BTJ, Forum) fue cayendo en una rutina y casi desapareció. También se ha limitado mucho la forma de estimular a las personas que hacían esos aportes. La estimulación de la innovación, tanto desde el punto de vista organizacional como individual, es importante para lograr que eso prenda. Se están buscando vías: los comités técnico-asesores; la gestión de gobierno basado en ciencia y la innovación, en programas y proyectos; la búsqueda de indicadores para medir el avance en función de las características de cada uno de los municipios, pueden estimular a eso. Creo que estamos en un nuevo despertar”.

3 respuestas

  1. Muy atinado y pertinente este reportaje, para el Ciget Holguín ha sido un honor poder organizar la 2da edición de Intergest Holguín 2022, espacio en el que tuvimos el privilegio de disfrutar las conferencias magistrales de prestigiosos doctores de la Universidad de la Habana, Universidad de Holguín y Delegación Territorial del Citma, además fueron presentados trabajos investigativos de varias instituciones de nuestro país. Intergest es un evento creado precisamente para compartir experiencias, conocimientos y nuevas formas de hacer ciencia e innovación en los sectores empresarial, presupuesto y privado de nuestra economía, haciendo honor del lema que nos acompañó en este 2da edición «Creamos el espacio ideal para el intercambio, la innovación y el éxito». Gracias mil de parte de nuestro colectivo a la revista Bohemia.

  2. Acerca de INNOVACIÓN, se puede decir mucho pero no es sólo los Gobiernos integrando para que desde la EDT, se transforme la realidad. Hacen falta:
    1. Sector educativo y formador que incentive a través de diferentes vías estas habilidades y capacidades.
    2. Universidades que preparen según contexto y momento histórico, para que se gane en objetividad en el proceso innovador.
    3. Empresarios, cuentapropistas, ciudadana con voluntad innovadora, aún con la escasez de recursos y materias primas con la que atraviesa el país.
    4. Gobiernos que integren y guíen desde las Estrategias de Desarrollo la solución creativa a los problemas.
    5. Control estatal de las políticas relacionadas con el tema para garantizar la utilización adecuada de presupuestos y potencial científico racionalmente.
    El camino está trazado establecer como concepción de trabajo de Estado el Sistema de Gestión de Gobierno basada en Ciencia e Innovación, es la solución.

    1. Muchas gracias, profesor, por su comentario. De acuerdo con sus consideraciones. La integración entre conocimiento, recursos y voluntad es imprescindible. Abrazos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos