Solidez, futbol y goles
Foto. / REUTERS
Solidez, futbol y goles
Foto. / REUTERS

Solidez, fútbol y goles

Argentina se transformó en su mejor versión, derrotó a Polonia y es favorita en octavos de final ante Australia.


Jugaron su mejor partido del mundial hasta la fecha en Qatar 2022. Aunque no hubo goles ni asistencias de Lionel Messi, se mostraron feroces a la ofensiva y maniataron a una Polonia que solo pudo apostar por el contraataque durante los 90 minutos.

Después de soltar el peso de la derrota en el debut ante Arabia Saudita y vencer a México, los discípulos de Lionel Scaloni salieron a la cancha del Estadio 974 a comerse al rival, con el objetivo de pasar a la siguiente instancia como líderes del Grupo C y, además, evitar al vigente campeón, Francia, en el cuarto partido.

Con cambios importantes en el once inicial que a la postre influyeron en el resultado, el penal que erró Messi ante la manopla de Szczęsny -figura de los derrotados- quedó un tanto en el olvido, sobre todo porque el 10 nunca bajó su nivel y continuó sirviendo balones con cara de gol hasta el pitazo final.

Para los que gustan de los numeritos, basta resumir, antes de rememorar las dos dianas albicelestes, que los campeones de América remataron 24 veces a puerta, 13 de ellas entre los tres palos, por solo tres tiros desviados de sus oponentes.

Toda Polonia bailaba un tango argentino, con Lewandowski más solo que Robinson Crusoe intentando encontrarse con la esférica, cuando Mac Allister concretó la ventaja que merecía su escuadra. El mediocampista del Brighton & Hove Albion remató rasante para convertir su primer gol vistiendo la elástica de Argentina, tras un centro preciso desde la derecha de Nahuel Molina.

La ventaja hizo más dominante aún a la escuadra sudamericana y la película siguió su curso sin que cambiase el guión. Los polacos cedían la esférica y también los espacios. Cuando todo el equipo pasaba la bola apareció Julián Álvarez en el minuto 67, después de un gran control y mejor remate (potente y esquinado) tras el pase certero de Enzo Fernández, en una combinación riverplatense, aunque ambos ya no militan en el club de la franja roja. Eran dos jugadores que a priori se ganaron el puesto de titulares, pues cuando ingresaron de suplentes marcaron la diferencia.

Polonia miraba otro partido

Como se podía presagiar, las jornadas de dobles duelos al unísono han convertido la última fecha de la fase de grupos en una auténtica locura.

Los aztecas ganaban a la selección de Arabia Saudita y Polonia, que no avanza a los cruces desde México 1986, perdía. No le alcanzaba con eso a los mexicanos, pero estuvieron más cerca de lo imaginado. Un gol de la nación árabe cuando agonizaba el encuentro provocó también el grito de la tranquilidad de los europeos, quienes habían terminado su encuentro minutos antes y esperaban sobre el terreno por la definición del otro.

México llegaba a Qatar con la ilusión de romper la maldición del quinto partido, una epidemia que acecha al Tri, pero en esta ocasión ni siquiera llegaron al cuarto choque, algo que no ocurría desde Argentina 1978.

De esta manera la escena de los octavos pone en un puesto favorable a Argentina, que se verá con Australia, segundo clasificado del Grupo D. Los de la isla continente disputarán por segunda ocasión esta fase, desde que lo hicieran en Alemania 2006, mientras que del otro lado Polonia deberá verse ante el rival que nadie quiere, Francia, que, a pesar de caer con un once lleno de suplentes ante Túnez por la mínima, acabó como líder de la llave.

Comparte en redes sociales:

Share on facebook
Share on twitter
Share on telegram
Share on whatsapp

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos