Tomada de https://www.flickr.com/photos/stgonostalgico/with/41521680800/
Tomada de https://www.flickr.com/photos/stgonostalgico/with/41521680800/

Te recuerdo Víctor Jara

Para componer Te recuerdo Amanda Víctor Jara se inspiró en una pareja de amigos obreros que conoció en Londres. En esta canción se funden connotaciones de índole familiar e íntima y otras políticas. De estas últimas resaltan la denuncia de la vida gris del proletariado en las fábricas y sus injustas muertes por revindicar sus derechos.

Te recuerdo Amanda / La calle mojada / Corriendo a la fábrica / Donde trabajaba Manuel / La sonrisa ancha / La lluvia en el pelo / No importaba nada / Ibas a encontrarte con él / Con él, con él, con él, con él, con él /

Te recuerdo Amanda

Víctor Jara Martínez fue director teatral, investigador del folclore y de los instrumentos musicales indígenas, actor, dramaturgo y libretista, pero alcanzó la mayor trascendencia como compositor y cantante popular. Llegaría a convertirse en uno de los principales referentes de la música chilena y en un testimonio vivo de la creación artística popular.

Se incorporó en 1953 al coro de la Universidad de Chile, momento en que inició formalmente su incursión en la música que ya provenía del hogar por la labor de interpretación y recopilación folclórica de su madre, Amanda Martínez. Sin embargo, su primera opción académica fue el teatro. Estudió, entre 1959 y 1961, actuación y dirección en la Escuela de Teatro de la Universidad de Chile. Durante toda la década de 1960 se consolidó como uno de los mejores directores de la escena nacional.

Paralelamente, su labor en la música popular la construyó desde su participación en el grupo Cuncumén, con el que trabajó entre 1957 y 1962. Fue director artístico del conjunto Quilapayún (entre 1966 y 1969), participante asiduo de la reconocida “Peña de los Parra” y colaboró con el conjunto Inti Illimani. Sus inquietudes en este ámbito tendieron al rescate de la tradición popular y a la reivindicación social de las clases desposeídas.

Tomada de https://www.ladiscusion.cl/fundacion-victor-jara/

Todo esto bajo un contexto histórico en ebullición por disímiles acontecimientos mundiales que en la década del 60 y hasta los 70 evidenciaron la Guerra Fría. La imposición del Muro de Berlín, la Crisis de los Misiles en Cuba, la Guerra de Vietnam y la Primavera de Praga demostraron la beligerancia que podían alcanzar las contiendes por el dominio hegemónico mundial.

Mientras, se asesinaba a líderes sociales como Martín Luther King. Y se desplegaba el Movimiento Hippie muy relacionado a la música, sobre todo, en el Festival de Woodstock en los Estados Unidos.

Chile no estuvo exento. Imposible dejar de mencionar la Masacre de Puerto Montt (1969) por parte de la policía estatal chilena donde murieron ocho personas y fueron heridas sesenta. Víctor Jara tradujo la indignación del pueblo en ese momento en una canción: Preguntas por Puerto Montt del disco “Pongo en tus manos abiertas” (1969); además del Festival de Piedra Roja, una oportunidad donde participaron bandas como Aguaturbia, Los Blops y Los Jaivas en apoyo a la creciente ideología hippie.

Preguntas por Puerto Montt

La Nueva Canción Chilena contó con artistas nacionales tales como Violeta Parra (quien observó en Jara el gran talento para cantar la música de corte propositivo), Los Jaivas, Héctor Paves, Los perlas y Víctor Jara. Todos se basaron en la recuperación de la música folclórica e incorporaron instrumentos y ritmos poco conocidos del área hispanoamericana en los ámbitos urbanos.

En 1970 subió al poder Salvador Allende y comenzó a aplicar reformas de carácter socialista como el control estatal de la economía, la nacionalización de los recursos mineros y aceleró la reforma agraria. Es decir, pretendía una renovación total del país. Víctor Jara colaboró muy de cerca en la campaña electoral de Allende y así aparecen canciones como Canto libre contenida en el disco del mismo nombre. No puede haber una revolución sin canciones.

La proyección estética de Jara se basaba en una toma de conciencia por parte de los cantautores exponentes de la Nueva Canción hacia la sabiduría popular. La presencia del folklore, el compromiso con las teorías políticas del socialismo, la dignificación de la clase obrera, la continua alusión a la naturaleza, la visión humanista, y la extracción de temas o pasajes de la Biblia son algunos puntos que trazan el estilo y las temáticas de sus canciones.

Líbranos de aquel que nos domina / En la miseria / Tráenos tu reino de justicia / E igualdad / Sopla como el viento la flor de la quebrada / Limpia como el fuego el cañón de mi fusil /

Plegaria a un labrador
Tomada de https://www.pinterest.com/pamlolisoto/v%C3%ADctor-jara/

El 11 de septiembre de 1973 el general Pinochet se alzó contra el gobierno e instauró una dictadura militar. Allende fue asesinado mientras defendía la Casa de la Moneda. A esta acción le siguieron órdenes de encarcelar a todos los vinculados con su movimiento. Víctor Jara estaba entre ellos. Lo arrestaron en la Universidad de Santiago de Chile cuando iba a dar un recital.

Él y miles de personas contrarias a Pinochet fueron conducidas al estadio nacional de Santiago de Chile. Al cantautor le cortaron las manos para que no tocara la guitarra y le cortaron la lengua para que no cantara.

Ese fue el precio a pagar por sus años de compromiso social vinculado al arte. El 16 de septiembre de 1973, poco antes de cumplir 41 años, Jara cayó en una especie de cenit creativo; y quienes troncharon su vida no saben que lo hicieron más universal.

Muchas de las composiciones de Jara se han convertido en himnos que la gente recuerda todavía, sobre todo en América Latina. Canciones que han sido versionadas una y otra vez por cantautores de todo el mundo. Pero, sin dudas, la que más me evoca a Jara es Te recuerdo Amanda, donde la reivindicación política se mezcla con una dulce historia de amor entre dos obreros.

Contenido relacionado para bohemios melómanos en el canal de Telegram de Horas Cantadas aquí: https://t.me/horascantadas/3

4 respuestas

  1. Es emocionante en estos tiempos dificiles escuchar a Victor Jara, pues representa el valor del sentimiento y a la vez la esperanza que no podran destruir a pesar de las mentiras, la confusion y el consumo sumados al fascismo que dia a dia nos quieren imponer! Gracias por esta publicacion.

  2. Salvador Allende, quien salió elegido sólo con el 36% de los sufragios (con una oposición férrea del 64%) no pudo llevar a cabo nunca su programa «socialista» de gobierno ya que el Gran Empresariado, la Iglesia Católica y las FFAA y de Orden, prusianizadas hasta el día de hoy, fueron los murallones infranqueables. Fue inocente en el sentido de no visualizar que su «programa» desde su inicio estaba destinado al fracaso. Fue inocente porque escuchó y se dejó llevar por sus correligionarios de partido en el sentido de no negociar con las fuerzas opositoras cambios estructurales. Fue inocente en el sentido de no entender ni aceptar que las FFAA y de Orden no estarían con él para acompañarlo. Fue impaciente y poco inteligente porque tuvo 6 años para realizar cambios y los quiso hacer de inmediato, presionado por los socialistas y comunistas. En fin, sus 1000 días de gobierno al no transar con sus oponentes, forzaron a las FFAA y de Orden a llevar a cabo un Golpe de Estado INEVITABLE, ya que en las FFAA y de Orden existia el serio riego de dividirse y desembocar en una cruenta guerra civil. Así, se optó por lo menos malo. Otra cosa fueron las violaciones a los DDHH. Se actuó con saña contra los dirigentes de gobierno, cómo en todas las tomas de poder por las FFAA y de Orden y nuestro país NO fue la excepción. 2200 personas oficialmente, entre fallecidos y desaparecidos, según el Informe Rettig, aceptado por todos los sectores políticos. Hasta el día de hoy el Estado ha indemnizado y sigue indemnizando con cientos de millones de dólares tanto a las víctimas de los DDHH y a sus familiares directos. Así ha ocurrido con Víctor Jara. Todos somos culpables, cual más y cual menos de lo que ocurrió y está acurriendo en nuestro país, ya sea por acción u omisión. Creo que, nuestro país entrará en una espiral de violencia de todo tipo, con avances y retrocesos en avances sociales por lo menos durante los próximos 50 años. Lo veremos.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Te Recomendamos