1
Publicado el 14 Marzo, 2018 por ANSA en Tecnología
 
 

‘Despiden’ a un robot-chef y ¿sabes por qué?

Tras pocas horas de trabajo fue despedido Flippy, un autómata 'empleado' de una cadena de comida rápida en Pasadena: cocinaba hasta 2.000 hamburguesas por día, pero el resto de los empleados no podía seguirle el paso ya que no alcanzaban a hornear tantos panes

eleconomista.es

ROMA, 13 MAR – Los robots y la inteligencia artificial están dando pasos gigantes, pero tal vez todavía no están listos para reemplazar el trabajo de los hombres, como dejan entrever muchos pronósticos.

En California, tras pocas horas de trabajo, fue apartado Flippy, un autómata ’empleado’ de una cadena de comida rápida en Pasadena: cocinaba hasta 2.000 hamburguesas por día, pero el resto de los empleados no podía seguirle el paso ya que no alcanzaban a hornear tantos panes.

‘Cuando estás en la cocina y trabajas con otras personas estás habituado a hablar para coordinar las actividades. Con Flippy esto no es posible, debes organizarte siguiendo su ritmo’, explicó a USA Today Anthony Lomelino de Cali Group, firma propietaria de los ‘fast food’ en el que el robot había sido empleado.

En la práctica hace falta más tiempo y formación para coordinar el trabajo desarrollado por los robots y por los humanos. Por eso Flippy, a pesar de ser de uso exclusivo de la cadena Caliburger fue momentáneamente cesanteado.

Hace algunas semanas, otro robot, Fabio, fue despedido en Gran Bretaña.

Había sido empleado en un supermercado de Edimburgo para recibir a los clientes y responder a sus requerimientos pero no soportó la comparación con sus colegas humanos. Mientras estos últimos lograban atraer alrededor de 12 clientes en 15 minutos, el autómata atraía solo a dos.

Las experiencias poco afortunadas de Flippy y Fabio hacen reflexionar acerca de cómo está cambiando el trabajo.

Según un reporte reciente de McKinsey, 375 millones de personas deberán buscar un nuevo trabajo hacia 2030 porque lo que hacen hoy estará en manos de robots.

Sin ir más lejos, hace algunas semanas, Amazon abrió un supermercado en Seattle, Estados Unidos, sin empleados ni cajeros, que funciona con cámaras y una aplicación


ANSA

 
ANSA