0
Publicado el 16 Febrero, 2019 por Irene Izquierdo en Tecnología
 
 

SEGURMÁTICA: detectar y aniquilar a los malos inquilinos

Justo hoy esa entidad cumple 24 años. Avalada con la Norma de Calidad ISO 9001: 2015, desarrolla y comercializa soluciones antivirus para computadoras personales y de entidades nacionales radicadas en Cuba. Su producto líder es Segurmática Antivirus, en sus variantes personal y corporativa, que cuenta con motores para la detección de programas malignos en sistemas operativos Windows, Linux y Android, con una factura que se equipara al estado del arte a nivel mundial

SEGURMÁTICA: detectar y aniquilar a los malos inquilinosPor IRENE IZQUIERDO

Fotos: YASSET LLERENA

“¿Qué son los virus informáticos?”

La pregunta llega al centro del campamento de pioneros exploradores improvisado en el pabellón Tesoro de Papel de la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña, donde se desarrolla la edición 28 de la Feria Internacional del Libro CUB A 2019, como una grulla de papel origami, que invita a los niños a jugar a los conocimientos.

Inicialmente, todos se miran. Ninguno se atreve a tomar la iniciativa. Y el imaginario origami espera respuestas: comienza el explorador Raudel, quien resueltamente dice  que “Son programas malignos causantes de grandes estragos en las computadoras”; le sigue Roselí, para añadir, que “muchas veces cuando copiamos películas, dibujos animados y otras cosas en computadoras que tienen virus los llevamos para nuestras casas”.

SEGURMÁTICA: detectar y aniquilar a los malos inquilinos.

Estos niños, nativos digitales, podrán ser, en el futuro, quienes combatan los programas malignos. (Foto: IIR).

Ya ha desaparecido el miedo escénico, y entonces hablan Mariam, Dayli, Jorge, Kevin, Ocdaniel, y otros niños que, procedentes de las escuelas Carlos Gutiérrez Menoyo, Oscar Lucero y Cesáreo Fernández, representan al campamento Volodia, del municipio de Arroyo Naranjo. También conocen que para eliminarlos es preciso disponer de antivirus, capaces de detectarlos y actuar sobre ellos, de modo que las máquinas queden protegidas.

Pero ante la pregunta de cómo se obtienen los antivirus, solo uno dice: “¡pirateándolos!”, pero una de las profesoras le aclara que, si bien esa es una práctica frecuente, para usar los antivirus hay que tener licencia, y pagar por ella, porque son productos informáticos. También les menciona que una de las entidades encargadas de esa labor en Cuba es la Empresa de Consultoría y Seguridad Informática –SEGURMÁTICA-, del Grupo Empresarial de Informática y Comunicaciones (GEIC).

Justo hoy esa entidad cumple 24 años. Avalada con la Norma de Calidad ISO 9001: 2015, desarrolla y comercializa soluciones antivirus para computadoras personales, y de entidades nacionales radicadas en Cuba. Su producto líder es Segurmática Antivirus, en sus variantes personal y corporativa, que cuenta con motores para la detección de programas malignos  en sistemas operativos Windows, Linux y Android, con una factura que se equipara al estado del arte a nivel mundial.

SEGURMÁTICA: detectar y aniquilar a los malos inquilinos.

El colectivo está integrado por 56 trabajadores.

La  labor que allí realizan permite detectar cada año cientos de miles de familias de programas malignos, capaces de agrupar miles de malware en cada una de ellas.

Vigilia permanente

El licenciado Juan Miguel Alonso Torres, actualmente director de Desarrollo en Segurmática, hace  más de cinco años que labora en esa entidad, con gran sentido de pertenencia; explica que tienen el objetivo de  crear, todos los años, una nueva versión del antivirus. Y agrega:

“La principal función del Grupo de Desarrollo es la generalización del antivirus a nivel nacional,  la detección de los programas malignos que están circulando en el país;  la generación de las actualizaciones que salen cuatro veces al día. Es como si diariamente estuviéramos creando cuatro productos. Resulta arduo el trabajo, pues hay que garantizar la calidad de ese producto.  Contamos con unos 20 especialistas”.

SEGURMÁTICA: detectar y aniquilar a los malos inquilinos.

Juan Miguel Alonso, aconseja a los usuarios estar muy al tanto de los riesgos que puedan ocasionar los dispositivos contaminados.

-¿Laboran las 24 horas?

-No, 24 horas se mantienen los procesos automáticos.

-¿Cómo desarrollan el trabajo?

-Tenemos el laboratorio antivirus -único de su tipo en el país,  donde entran las muestras que envían los usuarios y las captadas en red. Las procesamos y determinamos si tiene comportamiento maligno o no, y los incorporamos en el antivirus. Al otro día, con la generalización de la actualización, se ve disponible la detección de ese programa maligno y su desinfección, si es posible.

-Hábleme de la preparación del personal en una entidad de tanta responsabilidad para la salud de la informatización

-En el laboratorio disponemos de un colectivo integrado por los compañeros de más experiencia, pero también contamos con una buena parte de jóvenes, cuya graduación en la universidad data de entre tres y cinco años, pero que han desarrollado mucha pericia en la actividad.

“Programamos fundamentalmente en C ++, que es un lenguaje que más cerca está de la máquina –bajo nivel- para poder lograr un procesamiento más rápido y eficiente. Nuestro antivirus no consume muchos recursos y se distingue por detectar la mayor cantidad de programas malignos de los que circulan en el país”.

-¿Hay momentos de tranquilidad?

-¡Nunca!  Si estamos generando cuatro actualizaciones diarias es porque hay fuentes para introducir en el antivirus. Lo que ocurre es que hay etapas en que se dan campañas de malware que se destacan más que otras. Están los programas denominados ransomware, que te secuestran la máquina –te piden un rescate-, y a veces las campañas son muy intensas, porque los usuarios no tienen percepción de los riesgos, por lo que es preciso educarlos en el sentido de que no ejecuten programas, como los correos, cuya procedencia se desconoce. A veces llegan simulando que son personas conocidas. Hay que tener cuidado. Algo que nos parezca sospechoso, por su origen, no abrirlo, para evitar la fuente del contagio.

-¿No considera que este trabajo constante por evitar la entrada y proliferación de los sistemas malignos es como otro virus que penetra en ustedes, los especialistas?

-Al final, uno siempre piensa los virus están latentes.

SEGURMÁTICA: detectar y aniquilar a los malos inquilinos.

Alexis Osmar Hernández López, quien realiza prácticas de familiarización aquí, aprovecha la posibilidad que brinda Segurmática de limpiar los dispositivos.

-¿Es difícil mantener la máquina completamente limpia?

-Eso depende de la educación del usuario. En Cuba se usan mucho los crackers de programas, que en el 90 por ciento una fuente de entrada de malware. Y aunque el antivirus los detecte, infestan.

-¿Hay idea de cómo surgió el primer virus?

-Alguien que quiso mostrar sus habilidades en materia de programación, y teniendo como cómplices a determinadas vulnerabilidades. Pero en la actualidad es un gran negocio: la gente no produce tantos virus como otro tipo de programas malignos -troyanos y los ransomware-que ya resultan una gran industria, en torno a la cual se generan millones de dólares. Ahora está  la minería de la criptomoneda.

-¿En qué consistiría el aporte de los usuarios?

-En tener buenas prácticas de seguridad, porque los virus han pasado a infestar a otros sistemas y dispositivos, incluidos los celulares. Tenemos una aplicación de antivirus para PC y otra para Android.

También escuela

SEGURMÁTICA: detectar y aniquilar a los malos inquilinos.

Estudiantes del primer año de Ingeniería Electrónica y Telecomunicaciones, en la Cujae, luego de un día de taller en Segurmática.

La visita a la entidad coincidió con el horario en que los estudiantes de la Cujae finalizaban su día de práctica, correspondiente al cierre del primer semestre. Los reporteros de BOHEMIA conversaron con Alexis Osmar Hernández López, de primer año de la carrera de Ingeniería en Telecomunicaciones y Electrónica, en la CUJAE, quien afirma que esta es una de las carreras que más campo tiene.

“Estudiamos Redes, Electrónica, Sistemas de antenas, y venimos a la sede de Segurmática, como parte de las prácticas de familiarización del primer año; por lo tanto ya comenzamos a aproximarnos profesionalmente a la seguridad informática. Primeramente estamos recibiendo una explicación general de cómo funciona el centro”.

Aún no puedes dar una valoración porque has pasado muy poco tiempo en la universidad y es muy temprano aún; mas, ¿cuáles son tus aspiraciones?

-Lo primero es graduarme con buenos resultados. Y luego, donde me ubiquen, tratar de dar lo mejor de mí, igual que el resto de los compañeros, para poder contribuir al desarrollo. Lo bueno que tenemos es que nos gusta todo lo que hemos en el primer semestre, que  son las asignaturas de carácter general, pero ahí está la base de nuestra preparación; además, disponemos de las condiciones materiales para lograr un ben aprendizaje. En mi caso particular. Esta era mi primera opción y me otorgaron la carrera, lo cual me regocija, porque me gusta mucho.

¿Alguna influencia familiar?

-Mi papá.  Crecí viéndolo en estos trajines. Creo que, por eso, me gusta tanto cacharrear en las máquinas.

Servicios que ofrece SEGURMÁTICA

SEGURMÁTICA: detectar y aniquilar a los malos inquilinos.

Mientras esperan ser atendidos, los usuarios acceden a revistas y documentos informativos, sobre los cuales pueden intercambiar.

-Elaboración y revisión de planes de Seguridad Informática

-Dictamen que avala la Seguridad Informática de sistemas contables y financieros y conexión a Internet.

-Adiestramientos temáticos de Seguridad Informática

-Consultoría remota a sitios web, red interna y de cara a Internet

-Escaneo de Puertos

-Custodia  de material informático

-Actualización de parches al sistema operativo y aplicaciones de Microsoft Windows

-Servicios de soporte técnico

-Descontaminación de programas malignos

-Recuperación de información borrada

-Configuración segura de servicios de red

Nota: La compra de licencias para instalar el Segurmática antivirus  y el antivirus Segurmática para móviles se pueden adquirir en la propia empresa o los joven club del país, al precio de 50.00 CUP y 25.00 CUP, respectivamente, y garantiza la protección, con la permanente actualización por un año.

Tal vez, cuando pasen algunos años, los que hablen de estos temas –y no desde un campamento pioneril en la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña- sean los jóvenes Raudel, Roselí, Mariam, Dayli, Jorge, Kevin, Ocdaniel, a quienes ya un origami imaginario no tendrá que instarlos a jugar a los conocimientos, sino que ellos estarán en condiciones de exponer cuánto han aprendido para detectar y aniquilar a los malos inquilinos que hoy llamamos virus.


Irene Izquierdo

 
Irene Izquierdo