0
Publicado el 31 Octubre, 2016 por Prensa Latina en Ciencia
 
 

La tierra sigue temblando en la región central de Italia

El panorama de las localidades próximas al epicentro del terremoto más fuerte sufrido por Italia en los últimos 36 años, semeja el de territorios en guerra arrasados por los bombardeos

Roma, 31 oct.- Temor, angustia e incertidumbre son los sentimientos predominantes hoy en las localidades de la región central de Italia, devastada por un terremoto de 6,5 grados de magnitud y donde las temperaturas son cada vez más frías.

Para los habitantes de Norcia, Arquata del Tronto, Ussita, Visso, Castelsantangelo sul Nera y otros centros urbanos ubicados en el área afectada por el sismo, fue la primera noche fuera de casa, refugiados en centros provisionales de acogida, en tiendas de campaña en los exteriores de sus viviendas o simplemente en vehículos de transporte estacionados en lugares abiertos.

La tierra sigue temblando con una sucesión de réplicas de diferente magnitud, entre ellas algunas superiores a los cuatro grados, como la de 4,2 ocurrida a las 04.27, hora local. Cada nueva sacudida, de apenas segundos, deviene momento de interminable zozobra, sin otra opción que esperar el desenlace.

El panorama de las localidades próximas al epicentro del terremoto más fuerte sufrido por Italia en los últimos 36 años, semeja el de territorios en guerra arrasados por los bombardeos.

La más golpeada, según la información disponible hasta el momento, parece ser Norcia, pequeña ciudad de unos cinco mil habitantes, enclavada en el segmento central de la cadena montañosa de los Apeninos y cuyos orígenes se remontan al siglo V antes de nuestra era.

Como sucede con otras comunidades de la zona, Norcia fue afectada e incluso devastada con anterioridad por sismos en los últimos 700 años. Allí se erigía, hasta hace apenas unas horas, la basílica de San Benedetto, obra de singular valor patrimonial construida durante los siglos XIII y XIV, de la cual hoy solo queda en pie la fachada.

Para el Departamento de Protección Civil, la gestión de la emergencia se torna compleja en un área golpeada por cuatro terremotos destructivos en apenas dos meses. El primero de 6,0 grados del 24 de agosto, en las inmediaciones de Accumoli y Amatrice, con un saldo de 298 muertos. El segundo y el tercero, de 5,4 y 5,9 grados, respectivamente, el 26 de octubre, y el cuarto éste, de 6,5.

Alrededor de ocho mil personas desplazadas de sus hogares como consecuencia del sismo más reciente son atendidas en los centros provisionales de acogida creados por el DPC, cuyos especialistas inspeccionan las estructuras de centros escolares y hospitalarios para determinar su estado, en tanto bomberos y socorristas voluntarios continúan la remoción de escombros. (PL)

Obras de incalculable valor patrimonial histórico, artístico y religioso colapsaron o están hoy severamente dañadas por los devastadores terremotos ocurridos en la región central de Italia, en agosto y octubre del presente año.

Si la evaluación de los estragos causados al patrimonio por el terremoto del 24 de agosto fue catalogada de grave cuando unos 300 palacios históricos, iglesias, monasterios y monumentos fueron destruidos o dañados, puede pensarse que ahora debe ser aún más serio, tras un fenómeno mayor y en la misma zona.

La Basílica de San Benedetto, del siglo XIII y la cual sufrió grandes daños en agosto pasado, fue destruida por el sismo de 6,5 del 30 de octubre, al igual que la catedral renacentista de Santa María Argéntea, ambas en la localidad de Norcia, la más afectada.

Difícil reto para los restauradores diferenciar escombros de restos patrimoniales para devolver la belleza y el valor arquitectónico a La Torre Cívica de Amatrice, originaria del siglo XIII, devenida símbolo por resistir la embestida telúrica de agosto, ahora prácticamente colapsada junto a todo el centro histórico de la ciudad.

Los sismos del miércoles y domingo últimos afectaron las regiones de Umbria, Las Marcas y Lazio, a la cual pertenece Roma, también con daños aunque ligeros.

Alcaldes y otras autoridades locales, además de la Protección Civil, informan constantemente sobre la marcha de los acontecimientos y las miles de personas evacuadas, ahora e incluso desde antes, lo cual contribuyó a la ausencia de víctimas en esta ocasión.

Las autoridades informan, además, que los heridos son leves y solo una persona se reporta con cierta gravedad, mientras otras tres fueron rescatadas con vida entre los escombros en Tolentino.

(prensa-latina.cu)

(prensa-latina.cu)

El techo del Santuario de Santa María delle Grazie, del siglo XVI, se hundió y su fachada se despedazó; además, la iglesia de San Salvatore prácticamente quedó deshecha, templo perteneciente al año 1100 que estaba en un proceso de restauración también por daños de un anterior temblor.

Mientras, en Roma, a unos 125 kilómetros del epicentro del terremoto de este 30 de octubre, pocos pobladores recuerdan un temblor con tanta intensidad y es que por su magnitud de 6,5 grados en la escala de Richter, es el mayor registrado en Italia en los últimos 36 años.

Ello conllevó, como medida de seguridad, el cierre temporal de dos líneas del Metro, además de las Basílicas de San Paolo y San Lorenzo donde se produjeron ligeras grietas, tal como ocurrió en algunos edificios de la urbe.

La complejidad del panorama hoy en el centro de Italia -aún sin un balance ni siquiera preliminar- puede calcularse en parte por el saldo del terremoto del pasado agosto, que dejó 293 bienes del Patrimonio Cultural dañados y 50 destruidos.

Entre los templos destaca la basílica de San Francisco de Asís, erigida en el siglo XIV y declarada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco en el año 2000, cuya fachada quedó destruida por uno de los temblores.


Prensa Latina

 
Prensa Latina