0
Publicado el 21 Marzo, 2019 por Prensa Latina en Ciencia
 
 

¿De dónde sale la fuerza del esperma humano para nadar?

El descubrimiento podría ayudar en la creación de mejores métodos de selección de espermatozoides en las clínicas de fecundación in vitro y a la identificación de los espermatozoides más aptos en condiciones que imitan a la naturaleza más de cerca
Esperma humano/ PL

(Foto: prensa-latina.cu)

Londres, 20 mar (Prensa Latina) Científicos descubrieron que una capa externa de refuerzo en la cola de los espermatozoides humanos les proporciona la fuerza para realizar los movimientos rítmicos en su viaje de fertilización, destacan hoy medios de prensa digitales.

En el afán por fertilizar el óvulo solo 15 de los 55 millones de espermatozoides que participan en esa carrera pueden atravesar el tracto reproductivo donde el moco cervical, 100 veces más espeso que el agua, constituye uno de los desafíos selectivos más difíciles de la naturaleza

.

El estudio podría ayudar en la creación de mejores métodos de selección de espermatozoides en las clínicas de fecundación in vitro y a la identificación de los espermatozoides más aptos en condiciones que imitan a la naturaleza más de cerca, aseguraron los expertos de las universidades británicas de York y Oxford.

La investigación estuvo motivada por la cifra de 3,5 millones de personas en Reino Unido afectadas por problemas de fertilidad, así como por lo costoso del proceder de fecundación in vitro.

Según el doctor Hermes Gadêlha, aún no entienden del todo cómo, pero la capacidad de un espermatozoide para nadar puede estar asociada con la integridad genética y el moco cervical asegura que solo los mejores nadadores lleguen al óvulo.

Los investigadores emplearon un modelo de esperma virtual para comparar las colas de espermatozoides de humanos y otros mamíferos, que fertilizan dentro del cuerpo; con esperma de erizos de mar, que fertilizan fuera del cuerpo liberando su esperma en el agua de mar.

Utilizaron modelos virtuales para agregar y eliminar las características de los flagelos en las diferentes especies y así poder identificar su función.

Probaron, además, la capacidad de los espermatozoides de erizo de mar virtuales para nadar a través de un líquido tan viscoso como el moco cervical y encontraron que sus colas se doblaban rápidamente bajo la presión, haciéndolos incapaces de impulsarse hacia adelante.

Durante el experimento los espermatozoides humanos se revolvieron violentamente en un líquido de baja viscosidad como el agua, pero en líquidos más espesos comenzaron a nadar en una poderosa onda rítmica.

‘Sabemos que, al igual que en nuestros brazos y piernas, los espermatozoides tienen músculos diminutos que permiten que sus colas se doblen, pero nadie sabe cómo se organiza esto dentro de la cola, a escala nanométrica’, destacó Gadêlha.

Los especialistas aseguran que los espermatozoides son un “architipo de autoorganización” con un movimiento que parece estar ocurriendo automáticamente, tal vez debido a una compleja combinación de muchos mecanismos en juego.


Prensa Latina

 
Prensa Latina