0
Publicado el 20 Abril, 2020 por DPA en Ciencia
 
 

Desata cuásar tempestad cósmica a 60.000 años luz

La tempestad extragaláctica, que proviene de un cuásar conocido como SDSS J135246.37 + 423923.5 a unos 60.000 de años luz de la Tierra.  permaneció oculta a la vista durante 15 años antes de ser presentada por un innovador modelado por computadora y nuevos datos del telescopio
Tempestad cósmica desatada por un cuásar a 60 mil años luz/ Foto: Notimérica

Tempestad cósmica desatada por un cuásar a 60 mil años luz/ Foto: Notimérica

Observaciones con el telescopio Gemini North en Maunakea de Hawai han detectado el viento más enérgico de cualquier cuásar jamás medido.

Este flujo de salida, que viaja a casi el 13% de la velocidad de la luz, lleva suficiente energía para impactar dramáticamente la formación de estrellas en toda una galaxia.

¿Qué es un cuásar? Es una fuente de radiación celeste muy intensa que tiene apariencia estelar, pero cuya naturaleza exacta no se conoce, de ahí el origen del nombre: préstamo del inglés quasar, acortamiento de Quas(i-stell)ar ‘cuasiestelar’, por su apariencia de estrella.

La tempestad extragaláctica, que proviene de un cuásar conocido como SDSS J135246.37 + 423923.5 a unos 60.000 de años luz de la Tierra.  permaneció oculta a la vista durante 15 años antes de ser presentada por un innovador modelado por computadora y nuevos datos del telescopio.

‘Si bien los vientos de alta velocidad se han observado previamente en los cuásares, estos han sido delgados y tenues, con una cantidad relativamente pequeña de masa’, explica Sarah Gallagher, astrónoma de la Universidad de Western (Canadá) que dirigió las observaciones de Gemini. ‘El flujo de salida de este cuásar, en comparación, se extiende a lo largo de una enorme cantidad de masa a velocidades increíbles. Este viento es increíblemente poderoso, y no sabemos cómo el cuásar puede lanzar algo tan sustancial’.

Además de medir el flujo de salida de SDSS J135246.37 + 423923.5, el equipo también pudo inferir la masa del agujero negro supermasivo que alimenta el cuásar. Este monstruoso objeto es 8.600 millones de veces más grande que el Sol, alrededor de 2.000 veces la masa del agujero negro en el centro de nuestra Vía Láctea y un 50% más masivo que el conocido agujero negro en la galaxia Messier 87.

Este resultado se publica en Astrophysical Journal y el cuásar estudiado aquí ahora tiene el récord del viento de cuásar más enérgico medido hasta la fecha, con un viento más enérgico que los reportados recientemente en un estudio de 13 cuásares.

A pesar de su flujo masivo y enérgico, el descubrimiento de este generador de energía languideció en un estudio del cuásar durante 15 años antes de que la combinación de datos Gemini y el innovador método de modelado por computadora del equipo permitiera su estudio en detalle.

‘Nos sorprendió: este no es un nuevo cuásar, pero nadie sabía lo increíble que era hasta que el equipo obtuvo los espectros Gemini’, explica Karen Leighly, astrónoma de la Universidad de Oklahoma, quien fue uno de los líderes científicos de este investigación. ‘Estos objetos eran demasiado difíciles de estudiar antes de que nuestro equipo desarrollara nuestra metodología y tuviera los datos que necesitábamos, y ahora parece que podrían ser el tipo de quásares ventosos más interesantes para estudiar’.

Los cuásares, también conocidos como objetos cuasi estelares, son un tipo de objeto astrofísico extraordinariamente luminoso que reside en los centros de galaxias masivas. Los cuásares, que consisten en un agujero negro supermasivo rodeado por un brillante disco de gas, pueden eclipsar a todas las estrellas en su galaxia anfitriona y pueden impulsar vientos lo suficientemente potentes como para influir en galaxias enteras.

‘Algunos vientos impulsados ??por el cuásar tienen suficiente energía para barrer el material de una galaxia que se necesita para formar estrellas y así apagar la formación de estrellas’, explica Hyunseop (Joseph) Choi, un estudiante graduado en la Universidad de Oklahoma y el primer autor del libro. artículo científico sobre este descubrimiento. ‘Estudiamos un cuásar particularmente ventoso, SDSS J135246.37 + 423923.5, cuyo flujo de salida es tan grueso que es difícil detectar la firma del quásar en las longitudes de onda visibles’.

A pesar de la obstrucción, el equipo pudo obtener una visión clara del cuásar utilizando el Espectrógrafo de Infrarrojo Cercano Gemini (GNIRS) en Gemini Norte para observar las longitudes de onda infrarrojas. Utilizando una combinación de espectros de alta calidad de Gemini y un enfoque pionero de modelado por computadora, los astrónomos descubrieron la naturaleza del flujo de salida del objeto, que demostró ser notablemente más enérgico que cualquier flujo de quasar medido previamente.

El descubrimiento del equipo plantea preguntas importantes, y también sugiere que podría haber más de estos cuásares esperando ser encontrados.

‘No sabemos cuántos más de estos objetos extraordinarios hay en nuestros catálogos de cuásares que aún no conocemos’, concluye Choi ‘Dado que el software automatizado generalmente identifica los cuásares por líneas de emisión fuertes o color azul, dos propiedades de las que carece nuestro objeto ‘Podría haber más de estos cuásares con salidas tremendamente poderosas ocultas en nuestras encuestas’.

(fuente: Europa Press)


DPA

 
DPA