0
Publicado el 7 Septiembre, 2020 por Sputnik en Ciencia
 
 

Sputnik V respondió a las preguntas, ¿verán los críticos la viga en su propio ojo?

Sputnik V, vacuna rusa contra Covid-19, Sputnik V

Foto en Prensa Latina

La revista científica The Lancet publicó los resultados de las dos primeras etapas de los ensayos de la vacuna rusa Sputnik V contra el COVID-19. En este contexto, el director del Fondo de Inversión Directa de Rusia, Kiril Dmítriev, contesta a las preguntas sobre la Sputnik V y plantea algunas propias sobre las vacunas de otros países.

Desde que se lanzó el 11 de agosto la vacuna Sputnik V contra el COVID-19, desarrollada por los científicos del Centro Gamaleya, Rusia vio el interés y la esperanza de muchos países del mundo y recibió solicitudes para 1.000 millones de dosis de la vacuna. Sin embargo, también se ha enfrentado a críticas y preguntas de algunos países y compañías, especialmente de aquellos que desarrollan sus propias vacunas, a menudo basadas en tecnologías cuya seguridad y eficacia aún no ha sido probada, como el ARNm o las plataformas de vectores de adenovirus de monos.

Después de la publicación de los resultados de los ensayos clínicos de la fase 1 y 2 de la Sputnik V en The Lancet, nos gustaría resumir las respuestas a estas preguntas y plantear las nuestras.

Pregunta 1: ¿Robaron la vacuna?

No, no la hemos robado. La vacuna utiliza una tecnología única de adenovirus humano de dos vectores que nadie más en el mundo tiene actualmente contra el COVID-19. Los vectores son virus diseñados, incapaces de reproducirse, que llevan material genético de la espiga del coronavirus. Nuestra tecnología emplea dos vectores adenovirales humanos diferentes —Ad5 y Ad26— para la primera y la segunda inyección. Esta tecnología ayuda a superar la inmunidad preexistente a los adenovirus. Rusia modificó para el COVID-19 una plataforma existente de una vacuna de dos vectores desarrollada en 2015 para el ébola, que pasó por todas las fases de los ensayos clínicos y se utilizó para la epidemia del ébola en África en 2017.  Hay que reconocer que, después de un hype inicial, esta idea la abandonaron incluso los críticos más estridentes de Rusia, porque no tenía ningún fundamento. Pero aun así es importante destacarlo, puesto que vimos intentos de desprestigiar la vacuna rusa incluso antes de que fuera registrada.

Pregunta 2: ¿Cuándo se publicarán los resultados de las fases 1 y 2 de los ensayos clínicos? 

Se publicaron el 4 de septiembre en The Lancet, una de las revistas médicas más antiguas y respetadas del mundo, después de pasar por un minucioso proceso de revisión por pares. Este es solo el comienzo de una serie de publicaciones. Los puntos clave del artículo son:

  1. Los ensayos clínicos de la fase 1-2 de la Sputnik V no mostraron ningún efecto adverso serio (SAE, por sus siglas en inglés, Grado 3) para ninguno de los criterios, mientras que la incidencia de efectos adversos serios para otras vacunas candidatas osciló entre el 1% y el 25%.
  2. En el 100% de los participantes en los ensayos clínicos, la Sputnik V generó una respuesta inmunológica estable, tanto humoral como celular. El nivel de anticuerpos neutralizantes del virus de los voluntarios vacunados con Sputnik V fue 1,5 veces mayor que el nivel de anticuerpos de los pacientes que se habían recuperado de la forma grave de COVID-19. Para comparar, la empresa farmacéutica británica AstraZeneca mostró el nivel de anticuerpos de sus voluntarios en el ensayo clínico prácticamente igual al de los recuperados del coronavirus. Se formó una inmunidad de células T con ambos tipos de células especiales CD4+ y CD8+ en todos los voluntarios que participaron en los ensayos clínicos de la vacuna Sputnik V. Estas células especiales reconocen, destruyen las células infectadas por el SARS-CoV-2 y crean la base para una inmunidad a largo plazo.
  3. Los especialistas del Centro Nacional de Investigación de Epidemiología y Microbiología Gamaleya lograron demostrar la eficacia de la plataforma de vectores adenovirales humanos, a pesar de la preocupación de que las personas vacunadas pudieran tener una inmunidad preexistente a los adenovirus humanos. Se ha determinado la dosis segura óptima que permite lograr una respuesta inmunológica eficaz en el 100% de los vacunados en los ensayos, incluso en los que han tenido recientemente una infección por adenovirus. Los temores sobre la inmunidad preexistente a las infecciones adenovirales fue la principal razón de la aparición de métodos alternativos como el vector adenoviral de monos o las plataformas de ARNm, que aún no se han estudiado ni probado durante muchos años. La eficacia probada de la Sputnik V reduce la necesidad de un desarrollo apresurado de tales plataformas a expensas de la seguridad.
  4. Mediante el uso de dos vectores diferentes —basados en los serotipos de adenovirus humanos Ad5 y Ad26— en dos inyecciones separadas, se puede lograr una respuesta inmunológica más eficaz. Mientras que, en el caso de utilizar el mismo vector para dos inyecciones, el sistema inmunológico lanza mecanismos de defensa y comienza a rechazar el medicamento en la segunda inyección. Por lo tanto, el uso de dos vectores diferentes evita un posible efecto neutralizante y proporciona una reacción inmunológica más fuerte y duradera.
Pregunta 3: ¿Hubo muy pocos participantes en los ensayos de la fase 1 y 2 de la Sputnik V?

A primera vista, el ensayo de la Sputnik V con 76 participantes parece más reducido comparado con las 1.077 personas que, por ejemplo, involucró AstraZeneca en sus fases 1 y 2. Sin embargo, el diseño del ensayo de la Sputnik V fue mucho más eficiente y se basó en mejores supuestos. AstraZeneca llevó a cabo su ensayo desde el principio con un modelo de una sola dosis, pero ese fue un supuesto erróneo, puesto que solo un modelo de dos dosis puede proporcionar una inmunidad duradera como AstraZeneca admitió después de los ensayos. Como resultado de los erróneos supuestos iniciales, AstraZeneca probó el modelo de dos tomas solo en 10 personas de un total de 1.077. En general, el número de personas que recibieron dos inyecciones en el ensayo de la Sputnik V superó cuatro veces el del ensayo de AstraZeneca. La mayoría de los medios de comunicación no se dieron cuenta de este punto.

Pregunta 4: ¿Habrá ensayos clínicos en más personas? 

Los estudios posteriores al registro, en los que participarán más de 40.000 personas, comenzaron en Rusia el 26 de agosto, antes de que AstraZeneca iniciara su ensayo de la fase 3 en Estados Unidos con 30.000 participantes. Los ensayos clínicos en Arabia Saudí, Emiratos Árabes Unidos (EAU), Filipinas, la India y Brasil comenzarán este mes. Los resultados preliminares de la fase 3 del ensayo se publicarán en octubre-noviembre de 2020.

Pregunta 5: ¿Por qué la vacuna Sputnik V ha sido apta para el registro de uso de emergencia?

Debido a unos resultados muy positivos de los ensayos de las fases 1 y 2 y porque la plataforma de suministro basada en vectores adenovirales humanos ha demostrado ser la plataforma de suministro de vacunas más segura durante décadas, incluidas 75 publicaciones científicas internacionales al respecto y más de 250 ensayos clínicos.

Los científicos proporcionaron datos convincentes sobre la seguridad del uso de las vacunas y medicamentos adenovirales humanos en todo el mundo, basados en los estudios realizados desde 1953. Según los informes, más de 10 millones de militares estadounidenses recibieron vacunas adenovirales humanas desde 1971.

En China se ha administrado el tratamiento contra el cáncer Gendicine, basado en vectores adenovirales humanos, a más de 30.000 personas en un período de 15 años.

En los ensayos clínicos de vacunas basadas en la tecnología de vectores de adenovirus humanos, que utilizan los mismos vectores que la Sputnik V, ya han participado más de 25.000 personas en todo el mundo. Desde 2015, han sido administradas a más de 3.000 personas vacunas basadas en vectores de adenovirus humanos contra la fiebre del ébola y el síndrome respiratorio del Oriente Medio (MERS) creadas en el Centro Gamaleya.

Así que Rusia registró la vacuna porque tenía una plataforma de entrega de adenovirus humanos previamente aprobada, segura y eficiente para otras enfermedades.  Desde el registro de la Sputnik V en Rusia, otros países también anunciaron planes de seguir el enfoque ruso para el registro de uso de emergencia de sus vacunas.  La vacuna de Sinovac Biotech recibió una aprobación similar en China. El Gobierno del Reino Unido y el jefe de la Administración de Alimentos y Medicamentos de Estados Unidos (FDA), Stephen Hahn, han señalado el potencial de un registro rápido para los fabricantes de vacunas británicas y estadounidenses, respectivamente, a pesar de sus dudas.

Pregunta 6: ¿Alguien más utiliza una tecnología similar para sus vacunas?

Algunas compañías están usando plataformas basadas en vectores de adenovirus humanos para sus vacunas contra el COVID-19. Por ejemplo, Johnson&Johnson utiliza solo el vector Ad26 y, CanSino de China, solo el Ad5, mientras que la Sputnik V utiliza ambos vectores. La labor de Johnson&Johnson y CanSino no solo valida el enfoque ruso; también muestra la ventaja de la Sputnik V, puesto que los estudios han demostrado que dos vectores diferentes producen mejores resultados que uno solo.

Nuestras preguntas
Kirill Dmitriev. jefe del Fondo Ruso de Inversiones Directas/ PL

Kirill Dmitriev, jefe del Fondo Ruso de Inversiones Directas (RFPI)/ Foto en Prensa Latina

Teniendo en cuenta todo esto, Rusia, como líder en la investigación de vacunas y tras el desarrollo de esta —más segura y eficaz—, tiene algunas preguntas para los fabricantes de vacunas occidentales que utilizan tecnologías basadas en el ARNm y en el adenovirus de mono. Ahora podemos preguntar a los críticos: ¿por qué ven la paja en el ojo ajeno y no la viga en el suyo?

Pregunta 1: ¿Hubo algún estudio a largo plazo de las tecnologías basadas en el ARNm y el adenovirus de monos para determinar los efectos cancerígenos y el impacto en la fertilidad? (Pista: no hay ninguno).

Pregunta 2: ¿Podría ser su ausencia la razón por la que algunas de las principales empresas farmacéuticas que fabrican las vacunas para el COVID-19 basadas en estas tecnologías presionaron a los países que compraban sus vacunas a indemnizar totalmente las demandas judiciales si algo salía mal?

Pregunta 3: ¿Por qué los medios de comunicación occidentales no informan de la falta de estudios a largo plazo sobre las vacunas basadas en ARNm y vectores adenovirales de mono?

Vacuna humana o vacuna de mono

Las vacunas de ARNm y adenovirus de mono nunca se habían utilizado ni aprobado antes y su investigación se está quedando por lo menos 20 años por detrás de la plataforma probada basada en el vector adenoviral humano. Sin embargo, sus desarrolladores ya se han asegurado contratos de suministro valorados en miles de millones de dólares con gobiernos occidentales y podrían solicitar un registro rápido y recibir al mismo tiempo una indemnización completa. La tecnología de ARNm tiene ventajas que pueden desempeñar un papel importante en el futuro, pero las pruebas de seguridad a largo plazo no están todavía entre esas ventajas. El defecto de las vacunas basadas en vectores adenovirales de mono y en ARNm es que ni siquiera los ensayos de la fase 3 responden a las preguntas sobre los riesgos a largo plazo de estas vacunas, mientras que las preguntas sobre las vacunas basadas en vectores adenovirales humanos han sido respondidas con éxito.

Al menos algunos ejecutivos hablan abiertamente de ello. El alto ejecutivo de AstraZeneca, Ruud Dobber, lo llamó “una situación única en la que nosotros, como empresa, simplemente no podemos correr el riesgo si en cuatro años la vacuna ocasiona efectos secundarios. En los contratos que tenemos, estamos pidiendo una indemnización”.

Creemos que es importante concienciar a la gente de los riesgos que conlleva la aprobación de soluciones novedosas y no probadas, como el ARNm o las plataformas basadas en vectores de adenovirus de monos. Agradecemos la “promesa de seguridad” prevista por las empresas farmacéuticas que se anunciará en breve, pero esperamos que se comprometa no solo a garantizar resultados a corto plazo, sino también a asegurar que no aumentan los riesgos a largo plazo de cáncer e infertilidad debido a sus vacunas. Esta información ayudará a salvaguardar la salud de las personas y a pensar a largo plazo.

No todas las plataformas de vacunas fueron creadas de la misma forma 

Para concluir: no todas las plataformas de vacunas fueron creadas de la misma forma. Aunque los ensayos posteriores al registro todavía no se han completado, la Sputnik V está construida sobre la plataforma más segura y probada disponible y ha recibido su registro de uso de emergencia en pleno cumplimiento de la legislación y los procedimientos rusos. Varios actores en Occidente también están considerando la posibilidad de un registro temprano de uso de emergencia, pero para las vacunas construidas sobre enfoques novedosos no probados.

Esperamos que nuestras preguntas sobre los riesgos a largo plazo sean respondidas, así como otras preguntas que las plataformas de vacunas no probadas puedan plantear en el futuro. La peor pandemia del siglo nos obliga a todos a buscar urgentemente soluciones. Pero esperamos que nuestros críticos sigan los mismos estándares de rigor, seguridad y transparencia que han aplicado a la vacuna rusa. Después de todo, necesitamos abordar la pandemia conjuntamente, con total transparencia y sin prejuicios.


Sputnik

 
Sputnik