0
Publicado el 10 Abril, 2017 por Tania Chappi en Cultura
 
 

FIL Cuba 2017: Un buen andar

Entre las denominadas editoriales territoriales, la guantanamera El Mar y la Montaña empieza a llamar la atención por la creciente calidad de sus propuestas
FIL Cuba2017: Un buen andar.

A pesar de las dificultades materiales, la calidad de nuestros libros va en ascenso cada año, declara Cecilia Elías Guerra.

Por TANIA CHAPPI

Fotos: Cortesía de CLAUSTROFOBIAS

Las letras han estado de fiesta en Guantánamo. Entre los libros de todo el país han mostrado su rostro, con igual dignidad y, en algunos casos, similar o superior belleza, los de la casa editora local El Mar y la Montaña. Al respecto, conversó, en exclusiva para BOHEMIA, Cecilia Elías Guerra, quien tiene a su cargo los pasos de dicha empresa.

“Nuestro objetivo esencial son las obras de los escritores de la provincia, sobre todo noveles. Sin embargo, también incluimos a los de otras regiones; por ejemplo, acabamos de presentar un libro de la habanera Laidi Fernández de Juan. Asimismo, desde hace más de 10 años venimos publicando a todos los ganadores del Regino Boti, un certamen que se viene realizando desde 1978 y tal vez sea uno de los más antiguos de Cuba. A partir de que el concurso adoptó carácter nacional, escritores de otros territorios tienen la posibilidad de mandarnos sus textos. Y una de las cláusulas del premio es la publicación del volumen escogido”.

-Más allá de ese galardón, cómo seleccionan las creaciones que integrarán el plan editorial del año, cuáles temas privilegian.

-Se ha creado un grupo de lectores especializados. Ellos dictaminan los valores de cada obra. Generalmente ese plan está conformado por entre 15, 20 o 25 títulos. Tratamos de mantener la variedad, publicamos cuentos, novelas, piezas de teatro, poesía, tanto para niños como para adultos. Nuestro fuerte son las investigaciones de corte histórico y las socioculturales. Pero en 2017 abrimos un poco el diapasón, porque ya podemos ofrecer libros de colorear, lo cual anteriormente no hacíamos; también presentamos dos historietas en esta Feria. Ello motiva a los autores. Vale decir que tenemos gente con talento en la provincia, quienes están haciendo buena literatura.

FIL Cuba2017: Un buen andar.

Otras islas de la espera, poemario concebido por José León Díaz, fue una nueva oferta a los lectores, durante el capítulo de la Feria Internacional del Libro, desarrollado en la Fortaleza de San Carlos de La Cabaña.

-Veo que la calidad del diseño ha aumentado extraordinariamente, aunque no es sencillo conseguirlo en imprentas pequeñas con limitaciones tecnológicas y materiales.

-Los obstáculos son muchos, por el tiempo de uso que han soportado las máquinas, se hace necesario cambiarlas. A veces se rompen y no hay piezas. Pero nos apoyan el Instituto Cubano del Libro y la Dirección de Cultura provincial, que financia la impresión de todas las cubiertas, las cuales, como has podido observar, son en colores. Además, poseemos una fortaleza: nuestro grupo de diseñadores cuenta con más de 15 años de experiencia en este trabajo. Uno de ellos permanece aquí desde la fundación de la editorial y está muy bien preparado. Es un privilegio trabajar con Víctor Enrique Sánchez.

“Los volúmenes han ido ganando ostensiblemente, tanto desde el punto  de vista de la edición como en el diseño. Libros nuestros obtienen cada año, en especial por su diseño elegante, el premio La Puerta de Papel, que entrega el ICL y permite volver a publicar la obra en cuestión”.

-¿Qué han traído ustedes a la Feria de 20l7?

 -Más de 10 títulos, de diversos géneros y temáticas, entre ellos literatura infantil, historieta, e investigación histórica y cultural. Varios se presentaron en La Habana.

FIL Cuba2017: Un buen andar.

Yunier Riquenes, director de Claustrofobias, esta vez presentó Historia de amor de una perra de pelea.

-Se dice que los lectores están disminuyendo, ¿cuál es la realidad en Guantánamo?

 -Aquí hay sed de lectura. Tienen gran aceptación los textos de corte histórico; vuelan, si publicamos mil ejemplares todos se venden. Eso demuestra que, si bien la nueva tecnología está ocupando lugares prominentes, lo que debemos hacer es, ante todo, una labor de investigación y marketing, para saber qué quiere el público de cada localidad; luego, promover y comercializar bien el libro.

“No podemos conformarnos solo con editar, pues no logramos nada preparando títulos que después se queden en los estantes de las librerías. La editorial también debe tener en cuenta la cantidad que ejemplares. Si el volumen es de poesía, no tendrá la misma tirada que uno de literatura infantil, el cual siempre va a tener buena salida. Hay que pensar bien las estrategias de trabajo”.


Primeros pasos

Como sus hermanas en el resto de la Isla, integrantes del sistema de las ediciones territoriales, creado por iniciativa del Comandante en Jefe Fidel Castro, surgió en el año 2000 El Mar y la Montaña en Guantánamo. Según la editora e investigadora Cecilia Elías Guerra, “ha sido un proyecto muy humano y hermoso”, que brinda a los escritores residentes fuera de la capital del país mayores posibilidades de dar a conocer sus creaciones. “El primer libro que publicamos se llamó La necrópolis de los vivos, de Risell Parra Fontanillas y Margarita Canseco, un narrador y una investigadora, quienes se unieron para realizar este pequeño diccionario de escritores guantanameros”. En sus inicios solo daba cabida a autores de aquella región. Hoy su espectro es mucho más amplio.


Abanico de opciones

La editorial guantanamera puso a disposición del público, entre otros títulos:

.Eduardo Davidson, creador de la Pachanga, investigación de temática cultural, de Cecilia Elías Guerra y Víctor Oscar Pérez Rodríguez. Se propone rescatar la historia de un bailarín, coreógrafo, escritor de novelas para la radio y la televisión, lamentablemente poco conocido por las nuevas generaciones de cubanos.

.Mambisas del Alto Oriente, investigación de José Sánchez Guerra. Reedición del volumen Mambisas guantanameras, publicado en 2009; trata sobre mujeres que, escondidos en la flor llamada mariposa, llevaban mensajes a los combatientes independentistas.

FIL Cuba2017: Un buen andar.

Entre los volúmenes presentados en la habanera fortaleza de La Cabaña estuvo Nadie es profeta, de Laidi Fernández de Juan.

.Nadie es profeta, de Laidi Fernández de Juan. Constituye una novela de separaciones, contrariedades y desencuentros, pero sobre todo es una historia de amor. A la vez, sus personajes recrean, a partir de sus conflictos, parte de la fisonomía de la historia nacional.

.Otras islas de la espera, poesía, de José león Díaz, Premio Regino E. Boti, 2015. En este cuaderno el lector sensible hallará una escritura plena de imágenes contundentes, comprometida con el mañana, desde donde escuchar el crujir del mundo.

.Raíces profundas en el Oriente de Cuba, de Ivette García González. Investigación histórica en diálogo con la antropología y la arqueología.

.Recetas caseras de belleza, de Marelis Proenza Brown. Más de cien fórmulas para hidratar la piel, combatir el acné y elaborar mascarillas en el hogar.

.Se busca un nombre, infantil, de Lilibeth Alfonso Martínez. Un niño está a punto de nacer y su padre sale por el mundo para hallar el nombre idóneo.

.Coleta corazón de papel, de Yecenia Ramírez Sosa. Dirigido a niños, adolescentes y jóvenes. Según el escritor santaclareño Otilio Carvajal: “Amor, lealtad, odio e intrigas, inundan este fascinante texto teatral, escrito con la más difícil de todas las herramientas literarias: la sencillez”.

Otras publicaciones de El Mar y la Montaña. (Foto: dgarteyliteratura.cubava)


Tania Chappi

 
Tania Chappi