0
Publicado el 19 Julio, 2017 por ACN en Cultura
 
 

El Guamo: símbolo de identidad entre montañas y mar

Junto al Guamo, en jornadas dominicales y atardeceres los vecinos de esa localidad y personas de paso, leen poemas, dicen décimas campesinas, bailan ritmos con los pies pegados a la tierra, exaltan valores patrios y los últimos combates por la independencia de Cuba, entre esos los de La Plata, El Uvero y El Jigüe, ocurridos en zonas cercanas.
El Guamo: símbolo de identidad entre montañas y mar.

Guamo, símbolo del montañoso municipio de Guamá. (Foto: uneac.org.cu).

Por MARÍA ANTONIA MEDINA TÉLLEZ

Un caracol del tipo Cobo integra la imagen del municipio costero y montañoso de Guamá, en la provincia de Santiago de Cuba, y da color a un proyecto sociocultural que identifica tradiciones y modos de los habitantes de aquella localidad.

La obra de dos metros de alto exalta lo pintoresco del lugar y fue concebida por los hermanos Yoendris y Yoandris Arañó, mientras Norlin Chávez fue su arquitecto. Ellos asumieron artísticamente el diseño y la plástica del cuadro renovado que en una gigantografía da la bienvenida a los visitantes.

Esos colosos de la naturaleza llamados también reina y guamo forman colonias a lo largo del litoral sur a la entrada de la bahía de bolsa santiaguera y abundan en el municipio de Guamá, como parte de la fauna marina de estas aguas y el hacer de sus habitantes.

Benigno Rodríguez, periodista de la emisora local, dijo que en el proyecto Guamo participan familias, sobre todo adolescentes y personas de la tercera edad, con investigaciones que marcan el apego al molusco en el hacer culinario, para reverenciar efigies religiosas o entregar a visitantes con flores sobre una pequeña base de madera.

Lo cierto es que junto al Guamo (símbolo de identidad), en jornadas dominicales y atardeceres leen poemas, dicen décimas campesinas, bailan ritmos con los pies pegados a la tierra, exaltan valores patrios y los últimos combates por la independencia de Cuba, entre esos La Plata, El Uvero y El Jigüe, ocurridos en zonas cercanas.

Rodríguez evocó la costumbre indígena de sonarlo para los avisos en medio de las montañas o los pescadores aguas afuera,  tradiciones que de boca en boca sostienen y enseñan abuelos de la Casa de Chivirico, donde los encuentros son únicos ante un paisaje a la vista del Mar Caribe.

Con el caracol adornan casas en su interior, en exteriores a modo de jardineras, pero el momento esperado es el de los miércoles, cuando en una peña cultural al lado de la concha dicen versos originales y a las nueve de la noche, en vez de un cañonazo, suenan el Guamo en forma musical grabada y muy coloquial.   (ACN).


ACN

 
ACN