0
Publicado el 2 Octubre, 2017 por Tania Chappi en Cultura
 
 

Ráfagas de cultura

En casi toda la Isla, centenares de creadores ofrecen su arte a los damnificados
Ráfagas de cultura.

Ramón Silverio, director del Centro Cultural El Mejunje, y William Jurajulia reciben la bandera del contingente artístico Sergio Corrieri. (Foto: ANTONIO GARCÍA ACUÑA).

Por TANIA CHAPPI

Casi ninguna de estas palabras –mucho menos las vivencias– es mía, pero quisiera divulgarlas, dejar constancia para el presente y el futuro. Se las agradezco a mis colegas de la radio, la televisión, la prensa plana y digital de varias provincias; ellos dejaron atrás sus propias necesidades y haciendo honor a la profesión salieron a conocer e informar cuando todavía gravitaban sobre los cubanos los estragos del huracán. Si no especifico sus nombres es porque, amén de numerosos, aquí sus voces se entrelazan.

Según periodistas guantanameros, una brigada de más de 30 artistas del Guaso partió hacia los municipios de Manuel Tames y Yateras. La componían, en su mayoría, participantes de la Cruzada Teatral, entre ellos actores profesionales, jóvenes de la Asociación Hermanos Saíz (AHS) y aficionados del sistema de Casas de Cultura.

Retribuir con espiritualidad al público que siempre los ha apoyado y contribuir a “la reconstrucción de hogares, tal cual lo hicieron en Baracoa, Maisí, Imías y San Antonio del Sur cuando Matthew”, fue el propósito de los integrantes.

De igual modo, cuatro grupos formados para la ocasión recorrieron Granma. Las artes escénicas estuvieron representadas por Teatro Callejero Andante, la Guerrilla de Teatreros, Grandanza y los conjuntos Alas y Tiempo. Por esos días Radio Bayamo también informaba que agrupaciones musicales, como Son de Cuba, Ébano, y numerosos solistas habían solicitado incorporarse a tan hermosa y necesaria faena.

Les acompañaron, entre otros, afiliados a la AHS del territorio, varios escritores y el grupo humorístico de aficionados La máquina.

En Las Tunas los albergados en centros de evacuación olvidaron sus penas, al menos por un rato, mientras disfrutaban de los proyectos Tunante y La Colmenita, junto a trovadores, empeñados en alegrar a niños y adultos. El resto de las provincias orientales mostró experiencias análogas.

Hacia el centro del Caimán

Ráfagas de cultura.

La AHS en Camagüey, y en toda Cuba, movilizó a los jóvenes para apoyar las labores de recuperación. (Foto: adelante.cu).

“Somos cubanos, los de siempre, los que se levantan y no conocen la palabra derrota. Continuaremos con entusiasmo para preservar las conquistas de la Revolución. Llevaremos nuestro aliento espiritual hasta lo más recóndito de la geografía donde haya un camagüeyano necesitado”, afirmó Wilmer Ferrán Jiménez, director de Rumbatá, al alistarse en su provincia la brigada Ya estamos en combate.

Hablaba en nombre de unos 200 creadores, entre escritores, músicos, actores, bailarines y pintores. Expresaba el sentir de, por ejemplo, el Ballet Contemporáneo (Endedans) y el Ballet Folklórico de Camagüey. Contrario al refrán, esta vez del dicho al hecho el tramo resultó breve; así los asentamientos de Brasil y Moscú, en el municipio de Esmeralda –uno de los más golpeados por el ciclón– pronto vieron arribar a magos, payasos, narradores orales, cantantes, una declamadora…

El mismo camino tomaron los muchachos de la AHS, con el Proyecto sociocultural Golpe a Golpe, que atesora la experiencia de una década actuando en comunidades de difícil acceso. Al decir de Adelante digital, “Yunielkis Naranjo Guerra, presidente de la filial de la Asociación, precisó a este sitio que ‘después de pasar el día botando escombros actúan en la noche para una cantidad enorme de personas’”.

Cine en los Barrios, una de las ramificaciones de Golpe a Golpe, y la brigada Arte Joven, llegaron hasta el Centro mixto Alfredo Gómez, devenido refugio para los residentes en sitios no seguros. Y los instructores de arte estuvieron a tiempo completo en las instituciones que acogieron evacuados, fundamentalmente en las zonas de Esmeralda, Sierra de Cubitas y Nuevitas.

Ráfagas de cultura.

Caibarién y otros territorios villaclareños recibieron a los integrantes del contingente Sergio Corrieri. (Foto: telecubanacan.icrt.cu).

Kilómetros hacia el oeste, los albergados en el politécnico Armando Mestre, ubicado en la ciudad de Ciego de Ávila, recibían a los Mariachi Cantares de México, que “afinó guitarras y violines y los rostros complacidos cedieron al disfrute de las melodías. Pequeños y grandes corearon temas conocidísimos del repertorio ranchero y, poco a poco, el ambiente se impregnó de buena vibra”, narró el periódico Invasor.

Para los vecinos de Chambas, Bolivia, Morón y Primero de Enero se organizó una “oleada de artistas” que incluyó, por citar algunas, “las agrupaciones Rumbávila, Raíces Cubanas, el dúo de comediantes los Fonoariméticos, Teatro Primero, y poetas y repentistas”.

Sancti Spíritus no fue la excepción. Decenas de cultores de múltiples manifestaciones del arte intentaron hacer más llevadera la espera de los afectados. Rolando Lasval Hernández, director provincial de Cultura, declaró que entre las instalaciones visitadas estaban el Instituto Preuniversitario Vocacional de Ciencias Exactas Eusebio Olivera, las universidades José Martí Pérez y de Ciencias Médicas y la Escuela Elemental de Arte Ernesto Lecuona.

Aquí y allá, incluso los espectadores reticentes terminaban por apreciar el gesto, especialmente en nombre de sus pequeños. Igual sucedió en Villa Clara, donde el Contingente artístico Sergio Corrieri se planteó actuar, sobre todo, en Caibarién, Sagua la Grande y Encrucijada.

“La trovadora santaclareña Yaima Orozco calificó como una tarea linda” la entonces iniciada, escribió en su edición del 12 septiembre el diario online Vanguardia. Junto a ella desplegaron sus mejores dotes artistas circenses, comediantes, agrupaciones musicales de pequeño formato, cantautores, la Compañía Teatral El Mejunje, de Ramón Silverio, que será bien recordada en la barriada costera de Carahatas, Quemado de Güines.

Ráfagas de cultura.

Artistas profesionales y aficionados de Granma se organizaron con el objetivo de actuar en las comunidades. (Foto: radiobayamo.icrt.cu).

Similar a lo dispuesto en las demás regiones arrolladas por el ciclón, el Sectorial Provincial de Cultura indicó a todos los municipios activar “las brigadas de artistas aficionados para que actúen en los barrios y comunidades más dañadas”, manifestó Serguey Pérez, director de la mencionada entidad.

No por quedar al sur, Cienfuegos escapó al vendaval con su secuela de tensión, alejamiento de los hogares, y al mismo tiempo solidaridad. Miembros de la AHS y alumnos de la Escuela de Arte Benny Moré se unieron a las brigadas. Al retornar la calma, Perlavisión publicó criterios de embarazadas resguardadas en dicha academia: “Lliane Bicet Hernández […] confiesa que esta acción ha sido algo muy bueno y le permitió olvidar la preocupaciones para bien de ella y de su niño y le agradece a los compañeros por esta iniciativa. En tanto, Araceli Díaz Hernández […] considera que la cultura forma parte indispensable para la salud espiritual y este espectáculo les alegró el corazón a todas”.

Afecto que ayuda a sanar

Con todos y para todos se llamó el contingente cultural que agrupó a creadores de Mayabeque; entre ellos narradores, músicos de disímiles generaciones y tendencias –sin faltar los Tambores de Bejucal–, los colectivos teatrales Estro de Montecallado y Las Olas. Ellos anduvieron por los predios de “El Fraile, La Sierra, San Francisco, El Comino, Canasí, Jibacoa, Boca de Jaruco, la comunidad Camilo Cienfuegos y algunos espacios del territorio de Santa Cruz del Norte, el más golpeado aquí por el meteoro”, comunicó Juventud Rebelde.

Ráfagas de cultura.

Decenas de creadores actuaron ante los evacuados de Sancti Spíritus. (Foto: escambray.cu).

Desearía no olvidar a ninguna localidad de nuestra Isla, pero mientras escribo todavía se hace difícil acceder a parte de las informaciones, incluidas los acciones desplegadas en la capital. Aquí los niños y adolescentes de La Colmenita –quienes ya contaban con fluido eléctrico pudieron verlos en el Noticiero estelar de la televisión– animaron a vecinos de Centro Habana y de Santa Fe, enclaves muy golpeados por las inundaciones costeras. Y los estudiantes de la Universidad de las Artes (ISA) comenzaban sus presentaciones en Jaimanitas y en El Romerillo.

Pocas horas antes la Unión de Escritores y Artistas de Cuba llamaba a todos sus afiliados a incorporarse a esta cruzada, cuyo principal caudal, agrego yo, no radica en el talento y la profesionalidad –aunque son sobrados y bienvenidos sean, por supuesto–, sino en ese dar desinteresado que acompaña, conmueve y, en los peores momentos, reconforta el alma.


Tania Chappi

 
Tania Chappi