0
Publicado el 8 Marzo, 2020 por Delia Reyes Garcia en Cultura
 
 

HABANOS 2020

Ecos de un festival

Aunque a los puros cubanos les está prohibida la entrada al mercado norteamericano, Habanos S.A. sigue cosechando lauros
Ecos de un festival

Esta edición 22 del festival, que estuvo dedicada a los aniversarios de las marcas Montecristo, Romeo y Julieta y Partagás, acogió a participantes de más de 70 países.

Por DELIA REYES GARCÍA

 Fotos: GILBERTO RABASSA

 “El negocio con Cuba va muy bien. El año pasado conseguimos crecer un dos por ciento en comparación con el anterior año, al tipo de cambio constante, y alcanzamos ingresos por 531 millones de dólares”, valora el español Luis Sánchez-Harguindey, co-presidente de la Empresa Mixta Habanos S.A.

Si bien las dos partes del negocio tabacalero en la Isla muestran satisfacción con lo alcanzado, los ingresos a obtener pudieran ser mayores si no existiera la cortina de hierro que impone el bloqueo económico, comercial y financiero por parte del gobierno estadounidense.

“Si tenemos en cuenta que dos tercios del mercado de puros Premium a nivel mundial tiene lugar en los Estados Unidos, y no podemos todavía comercializar nuestros productos allí, puede imaginarse que sería una transformación del negocio el hecho de entrar a ese mercado. Alcanzaríamos una magnitud mucho mayor que la actual”, reconoce Sánchez-Harguindey.

Sin ánimo de especular sobre escenarios posibles para que el gobierno de los Estados Unidos levante el bloqueo a Cuba, el co-presidente de Habanos S.A. considera que “lo importante es estar listos para competir en ese mercado cuando llegue el momento”.

Ecos de un festival.

Para Luis Sánchez-Harguindey, co-presidente de la Empresa Mixta Habanos S.A., hay que seguir innovando para no dejar de sorprender a los aficionados del Habano.

Esta corporación fue creada en 1994 para emprender la comercialización de todas las marcas de puros Premium y hoy está presente en más de 150 países de los cinco continentes. Advierte el también ingeniero agrónomo que “en el año 2000 se crea la empresa mixta con un 50 por ciento de participación de la Empresa Española Tabacalera, y la otra mitad representada por Tabacuba.

Y la experiencia es fantástica, hay un nivel de entendimiento muy bueno. Los dos socios queremos lo mismo, invertir en el habano a largo plazo, seguir creciendo y extender la cultura del habano por el mundo, y lo estamos consiguiendo con creces”.

Sobre la posible existencia de deudas por parte de Cuba, asegura Sánchez-Harguindey, “la verdad es que hay un retorno de la inversión muy bueno, tanto para el accionista extranjero como para el cubano. Acordamos siempre cualquier reparto de utilidades que pueda haber, y no ha existido ningún problema”.

Mucha lluvia ha caído desde que este español llegara a la mayor de las Antillas, por eso afirma sentirse tan cubano como cualquiera. De voz pausada y cálidas manos, siempre está abierto al diálogo. Al hacer un balance de los festivales del habano estima que se trata del “evento más prestigioso del mundo en el negocio de puros Premium, y cada año despierta tremendas expectativas. En esta edición 22 contamos con 2 200 participantes de más de 70 países”.

Habanos World Challenge

Ecos de un festival.

La dupla de Tarek Gamayel y Fabi Hammad, de Emiratos Árabes Unidos, ganó la tercera edición del concurso Habanos World Challenge.

Un concurso que llegó para quedarse dentro del festival. De las cinco parejas que participaron en la preliminar, solo dos llegaron a la recta final. Ellos fueron Rodia Constantinou y Babis Kaidalidis, de Chipre; y Tarek Gamayel y Fabi Hammad, de Emiratos Árabes Unidos. Luego de una amistosa contienda donde pusieron a prueba conocimientos y destrezas, resultó vencedora la dupla de Tarek y Fabi.

Como parte del programa del festival también se ha efectuado en otras ocasiones la competencia de Habano Sommelier. El español Alejandro Fernández Blanco, subdirector de Marketing Operativo en Habanos S.A., precisa las diferencias entre estos eventos. “Ambos concursos son muy importantes. En el caso de Habanos World Challenge, del que realizamos ahora la tercera edición, participan aficionados y es más amplio; mientras el de Habanos Sommelier es para expertos en la materia, más limitado. A los que participan como aficionados se les mide el conocimiento de nuestras marcas, cierto nivel en cuanto al maridaje (entre habanos y bebidas), y se les realiza una cata a ciegas para identificar la marca y la vitola que están fumando.

“Para esta competencia hemos cogido dos coach cubanos que han ayudado en la preparación de las parejas finalistas, como mismo se hace en Habanos Sommelier. La idea es darle a cada concurso su espacio y exclusividad, e intentar alternarlos”.

Humidores en fiesta

Ariel Sánchez García y Lázaro Abreu Calixto llegaron una vez más cargados de sueños a la fiesta del habano. Estos artesanos independientes montaron su stand Humidores Claves con piezas de exquisita belleza. Ellos dominan de manera autodidacta el arte del diseño, la escultura y la carpintería.

Ecos de un festival.

De los humidores presentados en el festival, la réplica del Capitolio Nacional, del artista Alfredo Gómez Cervantes, impresionó por sus dimensiones y originalidad.

Aseguran que para realizar sus obras utilizan la madera del cedro antiguo y la caoba. También emplean el mármol y minerales como plata, bronce o cobre. “Nuestro proyecto solo tiene cinco años de fundado. En este tiempo hemos crecido en el negocio de humidores. Desde las sombras sí hemos trabajado en piezas que han ido a subasta en otras ediciones del festival, pero nos gustaría poder participar con sello propio para poder contribuir también a sufragar los gastos de la Salud Pública cubana”, subraya Sánchez.

A pocos metros de este stand, otro llamaba la atención por las piezas que mostraba. Como anticuario-coleccionista se autodefine Lázaro Vergara Scott, quien trajo al festival lo mejor de su arsenal. Para este arquitecto de profesión, cuando se trata de restaurar un humidor no importa el grado de deterioro que tenga. Después de intensas jornadas, al final los deja tal como era el original. “Los traigo aquí y los muestro. Desde el cuarto Festival del Habano, cuando se abrieron las puertas para los expositores nacionales no estatales, siempre he participado”, subraya el anticuario que confiesa ser un apasionado de los estuches de madera.

Vergara Scott reconoce la excelente factura de los humidores que se exponen en el evento, en particular, la réplica del Capitolio del artista Alfredo Gómez Cervantes, quien logró en la escala de fabricación un rigor absoluto.

Torcido de primera

Ecos de un festival.

El experto Eider Borges Alvarado mostró las artes del torcido.

En el stand principal de los puros Premiun más famosos del mundo, Eider Borges Alvarado, ataviado con traje para la ocasión, ofrece clases magistrales de torcido. Sus únicas herramientas son las ágiles manos, una tabla, un poco de goma vegetal (sin sabor ni olor), el molde y la tradicional chaveta.

Aunque en otras ocasiones asistió como invitado, esta es la primera ocasión en que Borges Alvarado participa para mostrar sus habilidades como torcedor, oficio que realiza desde hace casi tres décadas en la Fábrica de Tabaco Torcido Partagás. Los habanos que produce esta emblemática factoría, hechos totalmente a mano desde hace más de dos siglos, son reconocidos por el carácter de sus ligadas, confeccionadas con hojas de tabaco de las vegas pinareñas.

El sabor típico de estos puros identifica los lanzamientos de Partagás Legado, la vitola seleccionada especialmente por Habanos S.A. para la edición limitada de 2020; y el Humidor Partagás Tropicales, original y exclusivo, dedicado al cumpleaños 175 de la prestigiosa marca.

 

De premios y subasta

La noche de gala en Pabexpo cerró con broche de oro el Festival del Habano 2020. La velada estuvo dedicada a la marca Romeo y Julieta que celebró su aniversario 145 con la incorporación de tres nuevas vitolas, las cuales forman parte de la línea más exclusiva y elegante de estos tabacos cubanos.

En el encuentro fueron entregados los trofeos a los ganadores de Hombres Habanos del año: en la categoría de Producción, a Servilio Córdova de Cuba; en la de Negocios, a Jean-Cleade Reichling, de Luxemburgo; y en la de Comunicación, a Alexandre de Lucidio Avellar, de Brasil.

También se realizó la tradicional subasta de seis humidores, cuya recaudación superó todas las expectativas, con 4 270 000 euros, donados íntegramente a la Salud Pública cubana.

Durante la clausura del festival en el Palacio de Convenciones se entregaron los premios de stand en cuatro categorías:

*Mejor diseño libre de stand: con tres menciones a las empresas Comercial Iberoamericana S.A., Havana Club International S.A. y Promocigar; y el premio fue para Brascuba S.A.

*Diseño de stand modular: con dos menciones a las empresas Tecnoazúcar y la italiana De Gilli; y el premio lo recibió la Empresa de Alimentos y Bebidas La Estancia S.A.

*Stand más visitado: una mención a la Empresa Comercial Iberoamericana, y las palmas fueron para la Empresa Cuba Ron S.A.

*Comunicación integral: una mención a la Empresa Legendario de España, y el gran premio fue otorgado a la Empresa Comercial Cohiba S.A., de España.

Ecos de un festival.

Como parte del programa de actividades se realizó un recorrido por las plantaciones tabacaleras del municipio artemiseño de San Antonio de los Baños, en la Zona de Partido.

 

 

Habanos por siempre

Los aborígenes taínos asombraron a Colón y compañía con el uso de las hojas de tabaco. Ya lejanos aquellos días de colonización el término habanos comenzó a usarse para identificar a los mejores puros en el mapa global. Ya en el siglo XVIII el tabaco cubano había conquistado la cresta del mercado mundial.

Habanos es la Denominación de Origen Protegida (D.O.P) que se reserva para calificar a los puros mayores de tres gramos, fabricados en Cuba conforme a las normas de calidad establecidas por la industria tabacalera antillana.

La red internacional de puntos de venta del tabaco insular abarca más de medio centenar de países. Desde su fundación hace tres décadas, además de comercializar las 27 marcas mundialmente conocidas, han incorporado otros servicios y atención personalizada a los clientes.

Ecos de un festival

Los asistentes al festival también pudieron visitar las fábricas de tabaco torcido Partagás y La Corona.


Delia Reyes Garcia

 
Delia Reyes Garcia