0
Publicado el 2 Agosto, 2020 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

Eusebio Leal, humanista de profunda cubanía

Acercamiento a la obra monumental del Historiador de La Habana, un nombre imprescindible de la cultura cubana, su legado trasciende al mundo porque nada humano le fue ajeno, aportó ideas, pensamientos que contribuyeron al mejor conocimiento de hechos, patriotas y del patrimonio universal
Eusebio Leal, humanista de profunda cubanía

Leal y espléndido en la cultura del detalle brilló por la sabiduría, la inteligencia preclara que nos alumbra y enaltece. (Foto: bohemia.cu).

Por SAHILY TABARES 

Imposible silenciar su pasión, su voz, sus acciones. El doctor en Ciencias Históricas Eusebio Leal Splenger (1942-2020) resplandece como una fuerza viva que restaura almas, fortificaciones. Hablamos de él en presente por la entrañable permanencia de su quehacer comprometido con la sociedad cubana y el ámbito internacional.

Redescubrirlo es la mejor manera de rendirle tributo a este hombre patriota, culto, sensible. Luchó con cientificidad en beneficio de los seres humanos y por La Habana donde incentivó la educación ciudadana, a todos corresponde cultivar cada día. Hay que leer con detenimiento sus ensayos, discursos, otras intervenciones en disímiles lugares, países, en ellos descuella su valía historiográfica y como político por antonomasia.

Siempre escuchó a las personas, también les transmitió su sabiduría mediante un lenguaje culto, a la vez cercano, el cual convencía por los razonamientos, la explicación diáfana, sencilla.

“Hay que restañarle heridas a La Habana”, decía Leal. El amor pródigo creció a raudales por doquier, pues él supo profundizar en los caminos imprescindibles del conocimiento al revelar de dónde venimos y hacia dónde vamos.

Su vocación de servicio se desplegó en la oratoria y las acciones. Nunca se agotó, al contrario, robusteció con denuedo el pensamiento al defender los valores de la identidad cubana.

Leal y espléndido en la cultura del detalle brilló por la sabiduría, la inteligencia preclara que nos alumbra y enaltece.

Multipremiado en Cuba y otras naciones, el querido Eusebio recibió el cariño del pueblo en la Mayor de las Antillas. Por esto, cuando el silencio nos sorprenda en algún momento, él volverá con luz infinita para hacernos pensar en todas sus enseñanzas. Maestro, usted llena el silencio con una obra que la Patria contempla orgullosa.

Trabajó incansablemente hasta el último día de su vida física. Despejó múltiples interrogantes para que los cubanos y las cubanas profundizaran en la historia de la nación. Su verbo afilado de acucioso investigador se nutrió de un potente bagaje cultural. Supo esclarecer, profundizar, estudiar cada hecho y sus circunstancias, pues nunca abandonó su insaciable curiosidad.

Abogó por educar a través de la reflexión, la teoría y la práctica, a la vez defendió la búsqueda de hallazgos, la consciente asimilación de todos los saberes.

Eusebio Leal, forjador de conciencias, vuelve a las raigambres, crece cual árbol frondoso al enseñarnos andar La Habana para este y todos los tiempos.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares