1
Publicado el 23 Noviembre, 2020 por Sahily Tabares en Cultura
 
 

Las desazones inmanentes

Valoración sobre Mi cuerpo es mi vida, reciente puesta del Proyecto Palomas, casa productora de audiovisuales para el activismo social
Las desazones inmanentes.

La destacada documentalista Lisette Vila, directora del Proyecto Palomas, reconoce que la violencia no tiene rostro. (Foto: LEYVA BENÍTEZ).

Por SAHILY TABARES

Fotos: LEYVA BENÍTEZ

Tal vez, nada hay más codiciado que conocer en profundidad a otro humano. Lo revelan de forma estremecedora 18 testimonios de hombres y mujeres sobrevivientes de diversas discriminaciones, violencias, cuyas historias buscan la movilización de conciencias para acompañar los destinos del proyecto nación.

El documental Mi cuerpo es mi vida, exhibido por las redes sociales y los cines del país, acude a la memoria rediviva, lejos de provocar capitulación de aspiraciones y fe, las refuerza, estas contribuyen a promover denuncias, prevención, saneamiento, el desmonte de estereotipos y roles asignados según el sexo biológico.

Cada historia de vida patentiza la urgencia de personas con derecho al progreso, a la plenitud del ser y del hacer. Desde el lenguaje como expresión del pensamiento, confiesan ternezas ausentes, laceraciones sufridas durante la infancia que rasgaron la piel, el alma, los deseos más íntimos poco confesados dada la soledad, el silencio impuesto, las incomprensiones, el rechazo.

Las guionistas y directoras Lisette Vila e Ingrid León despliegan en 32 minutos una incisiva capacidad indagatoria de polifonía textual. La dirección de fotografía de Humberto Mayol desempeña una activa intervención en el discurso narrativo de progresión acumulativa de conflictos, visibiliza estados de ánimo, demandas, a las cuales la solidaridad poco suele llegar.

El cáncer de mama, la discapacidad motora desde el nacimiento, la violencia sexual en la infancia… emanan de protagonistas convincentes, pues redescubren una, otra vez, el cuerpo como primer espacio político, privado y público.

Las desazones inmanentes.

Estados de ánimo y riquezas textuales son revelados por la dirección fotográfica de Humberto Mayol. (Foto: LEYVA BENÍTEZ).

En este sentido, miradas de densidad sociológica y antropológica activan desazones inmanentes producidas por la angustia y la fuerza que impulsa a la lucha sin mostrar cansancio o pesadumbre. El empleo creativo de la sintaxis cinematográfica y las diversas configuraciones enunciativas crean señales propicias para seguir meditando sobre nosotros mismos, la familia, las amistades, el entorno.

Ciertamente, los sostenidos niveles de tensión en voces que comparten el dolor, desde experiencias y puntos de vista diversos, incomoda. De ningún modo por azar escasos instantes de placidez o atmósferas edificantes se enlazan en esta narración de estrecha complicidad contra la violencia de género, la cual atañe a la sociedad.

Gestos, sonrisas tenues, pesadumbres, son captados por cámaras y sonidos, esos elementos esenciales del relato registran emociones al colocar en la mira lo que no se suele ver. De hecho, una sinergia estrecha entre imágenes y palabras interrelacionan dramatúrgicamente la riqueza del lenguaje propositivo de múltiples mensajes. Según evidencian, es necesario profundizar en los viejos mitos para fundar una cultura de la equidad. Las formas de violencia machista impactan a nivel individual, en los imaginarios colectivos, hieren la dignidad al enmascarar esos hechos.

Mi cuerpo es mi vida, en tanto espacio de reflexiones, análisis de problemáticas, media la proyección de la realidad configurada de manera constante. No ofrece soluciones –tampoco le corresponde al arte–, pero insiste en el cambio de los estilos de vida y el fomento de una cultura de paz socializa asuntos referidos a la inclusión, el respeto a capacidades diferentes.

Las desazones inmanentes.

Dagoberto Jaquinet, restaurador, ceramista, pintor y dibujante es uno de los testimoniantes en el documental. (Foto: CARLOS MAYOL).

No olvidemos: los medios de comunicación son texto y contexto. El discurso mediático responde a las circunstancias donde se produce y circula. Con sensibilidad comprometida, el equipo de la casa productora Proyecto Palomas dinamiza la labor de promoción comunicativa que privilegia el activismo social, el conocimiento generado mediante investigaciones científicas en la academia, el aprendizaje, la superación indispensable para vivir mejor.


Sahily Tabares

 
Sahily Tabares