0
Publicado el 30 Septiembre, 2016 por Rafael Pérez en Deportes
 
 

Leinier: ¡Otra hazaña!

Terminó con medalla de plata como primer tablero en la Olimpiada Mundial de Ajedrez

 

Leinier Domínguez: otro buen golpe. (fide.com)

Leinier Domínguez: otro buen golpe. (fide.com)

Por RAFAEL PÉREZ VALDÉS

El mejor ajedrecista cubano, Leinier Domínguez, nos regala de vez en cuando una gran alegría. Cualquiera de ellas es un agregado al hecho de encontrarse para nuestro orgullo ubicado en puestos importantes del ranking. Y ahora me refiero a su reciente conquista de la medalla de plata como primer tablero en la Olimpiada Mundial (sí, el tablero en que se suele colocar a los número uno de cada país).

Los días pasan, pero vale la pena recordarlo en sus detalles y seguirlo disfrutando. Esa es la mayor alegría vivida por nuestros dos equipos, uno masculino y otro femenino, en el torneo efectuado durante 11 rondas en Bakú, la capital de Azerbaiyán del 1° al 14 de septiembre.

Domínguez (2720 puntos de Elo) tuvo un rendimiento encomiable: 7.5 unidades en 10 salidas.

Nuestros compatriotas lograron 14 puntos (seis victorias, dos empates y tres fracasos), válidos para 27.5 y el lugar 25. Los tres primeros fueron Estados Unidos (20), Ucrania (también 20, decisión en el desempate) y Rusia (18).

Entre las damas las cubanas sumaron 18 unidades, y con ellas terminaron decimoctavas (siete victorias, un empate, tres fracasos). Las tres primeras plazas fueron para China (20), con nueve sonrisas, dos empates; Polonia (17) y Ucrania (también 17, relegada en el desempate).

Las ubicaciones de nuestros elencos quedaron por debajo de lo esperado. Los varones pretendían mejorar el séptimo lugar en Tromso 2014, igual resultado a los conseguidos en Novi Sad 1990 y Calviá 2004. Aunque las muchachas mejoraron su pálido puesto anterior desde el 30 hasta el 18. Ello sin tener en la mente un punto tan empinado como su cuarto en Khanty-Mansiysk 2010.

Así el Ídolo de Güines finalizó con 2839 unidades, válidas para ubicarse como primer tablero por detrás del georgiano Baduur Jobava (2926), ganador de la medalla de oro, quien totalizó ocho puntos de 10. La de bronce correspondió al estadounidense Fabiano Caruana (2838), con siete de 10.

Leinier había llegado con espíritu colectivo a la sede: “El objetivo individual es siempre jugar buenas partidas y tratar de incrementar el Elo si es posible, pero lo principal es el equipo, ayudarlo todo lo que esté a mi alcance para conseguir un lugar destacado […] Todos estamos muy optimistas, tenemos experiencia juntos y somos conscientes de que podemos tener un buen resultado, solo hay que mantener la concentración y no bajar la guardia”.

Leinier no perdió. Archivó cinco victorias e igual cantidad de tablas. No es todo: sumó 15.6 puntos a su Elo (serán anexados el primero de octubre). Claro que la noticia ha producido mucha alegría, y disparado al menos tres recuerdos…

Uno: Se trata, desde el primer tablero, de la segunda medalla de un cubano, junto al oro del genial José Raúl Capablanca, campeón mundial de 1921 a 1927, en Buenos Aires 1939.

Dos: La de plata de Leinier es la cuarta de forma general de un cubano: Reynaldo Vera ganó oro como tercer tablero en Elista 1998; Isam Ortiz plata en el cuarto de Tromso 2014.

Tres: Es inevitable olvidar su paso por nuestra revista en 2013, cuando conquistó el Gran Premio de Salónica. Nos visitó, en gesto amable, para facilitar nuestro interés de realizarle una entrevista (se reflejó también en la portada). También accedió, lleno de paciencia, como el que no estaba cansado, y él lo estaba, a conversar y retratarse con todos lo que lo desearon.

Y cerramos con una curiosidad. En Bakú hubo su tira y encoge por ir al baño. Los jugadores, según la federación internacional, debían pedir permiso para hacerlo y esta medida disgustó a muchos. Ella se dijo era para evitar que pudieran utilizarse allí computadoras, capaces de analizar millones de combinaciones por segundo. Hubo protestas de medio centenar de equipos que consideraron la normativa como “absurda y humillante”.

 


Rafael Pérez

 
Rafael Pérez