0
Publicado el 20 Julio, 2017 por Abelardo Oviedo Duquesne en Deportes
 
 

VOLEIBOL

Los juicios de Mayra

La técnica de las voleibolistas de playa confía en que sus alumnas tendrán una actuación superior a la de 2015 sobre la duela de Austria

 

Lidiannis Echeverría-Leila Martínez desbarataron  la preponderancia y los sueños de los dúos presentes en el nuevo circuito Norceca.

Lidiannis Echeverría-Leila Martínez desbarataron la preponderancia y los sueños de los dúos presentes en el nuevo circuito Norceca.

Por ABELARDO OVIEDO DUQUESNE

Fotos Cortesía de la Norceca

Aún significa un riesgo predecir el curso de la campaña de voli playero en este primera temporada del cuatrienio que concluirá con la fiesta de Tokio en 2020. Varios observadores arriesgan su prestigio y vaticinan el quehacer de duplas muy conocidas, ranquedas en el ámbito internacional, que volverá al escenario  mundialista. Y, además, tienen en cuenta el hacer de otras que, sin mucha algarabía, llegaron de manera espectacular al primer gran pico competitivo del cuatrienio.

Seguramente una de esas duplas es la conformada por Leila Martínez-Lidiannis Echevarría, porque las fornidas morenas lograron la visa para el foro bienal a golpe de entrega, de corazón, como suele decirse en la mayor parte del  hemisferio occidental. Ellas figuraban en el quinto lugar del ranking de la Confederación de Norte Centroamérica y el Caribe (Norceca). Pero luego de los éxitos en Baja California e Islas Caymán subieron al primero porque ganaron los dos centros y acumularon 400 puntos, los suficientes para ubicarse en el organigrama de evento que se extenderá del 28 al 6 de agosto en Viena, Austria.

Mayra Ferrer, la estratega de las jovencitas, vuelve a uno de los platós importantes de su especialidad. Está satisfecha con el quehacer de sus alumnas en el inicio de la campaña, pues lograron, por esfuerzo propio, la visa para la magna liza estival, por sobresalir en las mangas del circuito Norceca realizadas en Baja California, México, e Islas Caymán. Esas actuaciones les proporcionaron 400 puntos, el mayor alcance posible. Y subir del quinto al primer lugar del ranking”.

La esbelta morena, nacida en Palma Soriano, Santiago de Cuba; y radicada en Esmeralda, Camagüey, valora esa demostración como espectacular: “Es sumamente difícil conseguir por dos semanas consecutivas el más alto peldaño del podio”, acotó.

Obligada presentación

Mayra es una de la primeras voleibolistas de la modalidad en el archipiélago cubano. La abrazó en 1991, luego de tener varias participaciones en citas nacionales e internacionales en lides de sala. En 1992 debutó en la cancha foránea de arena. Fue en uno de los recintos que acoge al circuito brasileño. Junto Lázara González superó a las rivales. Y como demostraron tenacidad cautivaron a los observadores. La técnica recuerda: “En 1997 hice dupla con la guantanamera Noemí Blanco y participamos en las fases del circuito mundial en Estados Unidos, Francia, Italia y Portugal; en 1998 conquistamos plata en los Juegos Deportivos Centroamericanos y del Caribe de Maracaibo, así como el quinto peldaño en los Juegos Deportivos Panamericanos de Winnipeg, Canadá, en 1999. En esa campaña decidí el retiro del deporte activo.

El podio de premiación no le ha sido totalmente esquivo a las muchachas en esta temporada.

El podio de premiación no le ha sido totalmente esquivo a las muchachas en esta temporada.

“Me gusta enseñar. Ayudé a Orlando Samuels en la formación de las jóvenes. Soy muy apegada  la ejecución bien terminada. Y ese proceder lo puse de manifiesto, del 2001 al 2003, durante mi colaboración internacional en El Salvador. Aquella tarea me formó como entrenadora. Cuando llegué ocupaban el puesto doce del escalafón de la confederación del área (Norceca). Y lo dejé en el tercero”.

Nuevo desafío

En 2015 la Ferrer comandó otro grupo en el encuentro planetario de Holanda y no llegaron a la segunda ronda. Ahora estima que sus discípulas poseen varios puntos esenciales, insoslayables, para acceder a esa fase de la controversia, y seguir adelante.

“Las muchachitas, dijo, sobrepasaron el primer escaño, porque figuran entre las 48 parejas estipuladas para asistir al certamen. Están en condiciones de pasar el primer examen de manera contundente y, así, sufrir un pequeño desgaste físico y mental. Confirmaron en las citas de la región las habilidades necesarias para cumplir los objetivos concebidos para el ataque y bloqueo en cada jornada. Están psicológicamente fuertes, pues se creen que pueden desarrollar bien las tácticas requeridas frente a las europeas, aunque no las hayan encontrado en las últimas dos temporadas.

“Asimismo, poseen la capacidad física para, luego de un reñido partido, exhibir niveles de recuperación apropiados en la fecha siguiente. Gracias a una elevada concentración, forjada desde los primeros días de la preparación, brindan una irrenunciable conducta para aventurarse siempre en pos del premio. Como apuestan fuerte por el triunfo, siempre piensan en predominar, aunque el contrario practique devorantes filosofías de juego”.

Mayra, sin dudas, se aproxima a otra encrucijada delicada, porque ha crecido mucho la calidad dl voli playero en todos los espacios del planeta. Y ello significa que cualquier adversario es una amenaza. Pero como estima que puede acceder al grupo de las técnica cotizadas, debe mostrar en la cancha de Austria, Viena, una audacia similar a la enseñada por aquella jovencita que, en la última década del siglo XX, salvaba esféricos hasta mediante ejecuciones acrobáticas, inexplicables para muchos expertos.

Campeonas mundiales (Siglo XXI)

Klagenfurt 2001. Shelda Bede/Adriana Behar (BRA).

Río de Janeiro 2003. Misty May-Treanor/Kerri Walsh (USA). Berlín 2005. Misty May-Treanor/Kerri Walsh (USA). Gstaad 2007. Misty May-Treanor/Kerri Walsh (USA). Stavanger 2009. April Ross/Jennisfer Kessy (USA). Roma 2011. Larissa França/Juliana Silva (USA). Stare Jabłonki 2013. Xue Chen/Zhang Xi (CHN). Países Bajos 2015. Bárbara Seixas/Ágatha Bednarczuk (BRA).


Abelardo Oviedo Duquesne

 
Abelardo Oviedo Duquesne