0
Publicado el 23 Octubre, 2017 por Dayán García La O en Deportes
 
 

BEISBOL

Reforzado alto en el camino

Reforzados los seis equipos para la segunda parte de la Serie Nacional número 57, tras finalizar la fase inicial con el mejor colofón: los play off por los puestos de comodines y el Juego de las Estrellas en suelo pinareño

 

1-Los hermanos Yordanis (85) y Yosvany Alarcón son piezas fundamentales de Las Tunas para discutir el título de campeón nacional.

Los hermanos Yordanis (85) y Yosvany Alarcón son piezas fundamentales de Las Tunas para discutir el título de campeón nacional.

Por DAYAN GARCÍA LA O

Fotos ANARAY LORENZO COLLAZO

Antes de iniciar la temporada analizaba las posibilidades de varios equipos de cara a su clasificación a la ronda final del torneo doméstico del deporte de las bolas y los strikes.

Al despuntar el pasado mes de agosto, en este espacio digital -y en la edición 16 de la revista impresa- me lancé a la piscina con siete elecciones para completar los seis agraciados envueltos en la pelea por el título y para analizarlo en términos beisboleros mi average fue de 7-4 (571),  muy bueno para este pronosticador, no por los cuatro aciertos, sino por los dos equipos que me hicieron quedar “mal” al convertirse en dos agradables sorpresas: Las Tunas y Artemisa.

Ya que mencioné a leñadores y cazadores vale recordar que ambos llegaron por caminos diferentes: los tuneros se ubicaron en el pelotón de vanguardia desde el primer Play Ball y los de la novel provincia  dejaron en el camino al subtitular Ciego de Ávila en un rompecorazones pareo por el comodín.

Regreso a aquel comentario de inicios de agosto en el que me decanté por Industriales, Santiago de Cuba, Pinar del Río, Ciego de Ávila, Villa Clara, Granma y Matanzas, pero 45 juegos después se bajaron de mi carro las avispas, los azucareros y los tigres.

A saber, los dirigidos por Orestes Kindelán se quedaron sin combustible después de un inicio que hizo vibrar hasta a la mismísima trocha de la Ciudad Héroe, no consiguió El Tambor Mayor estabilizar su cuerpo de pitcheo y aprovechar la garantía de contar con las aperturas de Ulfrido García, tal vez la mejor nota de su nómina junto al potencial madero en mano de varias figuras jóvenes.

Asimismo, Villa Clara estuvo involucrada en la otra lucha de comodín con los actuales campeones, los granmenses, y poco pudieron hacer, pero el final de fotofinish que enfrentaron bien vale elogios, pues casi sin margen de error derrotaron a Sancti Spíritus en la subserie particular y esto definió tras el empate con los yayaberos al concluir ambos conjuntos con 23 victorias y 22 descalabros.

Con los avileños, equipo más estable de la última década, sucedió que concluyeron séptimos y en la batalla con Artemisa ganaron el primer desafío en sus predios, pero no dieron el zarpazo mortal en las dos oportunidades que tuvieron en el estadio 26 de julio, la casa de sus rivales de turno.

Aquí me detengo, porque usted puede malinterpretar mis valoraciones. Me acerco a la verdad de los conjuntos que creí con opciones reales de incluirse en el sexteto y de la misma forma –aunque suene un poco paradójico- celebro a los dos eléctricos que consiguieron el sitial de honor. Explico este entuerto para dejar claro que me refiero a mi lista de candidatos publicada hace casi tres meses, o sea, el enfoque es en función de mis “desaciertos”. No vaya a ser que  a alguien se le ocurra tildarme de loco, por decir que Ciego perdió y no –como es lógico- que Artemisa se impuso en buena lid.

Regreso nuevamente a los tuneros de Pablo Civil, quien volvió por sus fueros a las riendas del seleccionado y  mostró la serenidad suficiente para que sus pupilos le impregnaran un sabor especial a la Serie.

Lo mismo consiguió Danny Valdespino con sus sorprendentes cazadores, acostumbrados ya a desbaratar los pronósticos más avezados. ¿Cómo es posible que con números colectivos en los tres departamentos del juego cercanos a la media se puedan alcanzar más victorias que derrotas (25-20)?

El estratega artemiseño tiene la magia para que su equipo produzca solo las anotaciones necesarias, un reto mayúsculo cuando se revisa los efectivos con los que contó en la etapa inicial.

No sé usted, pero yo me quito el sombrero ante la gestión de Valdespino, que ha contado con el favor de las autoridades para mantenerse al frente del combinado por varios años consecutivos, lo que puede ser la clave del éxito.

Después de su incursión en el beisbol japonés el granmense Roel Santos reapareció en el Juego de las Estrellas y ganó la carrera de home a primera.

Después de su incursión en el beisbol japonés el granmense Roel Santos reapareció en el Juego de las Estrellas y ganó la carrera de home a primera.

Además de los dos comodines, los cuatro de arriba llamaron la atención de la afición hasta casi el cierre del calendario. Este pulso, ganado por los Industriales de Víctor Mesa con 33-11, mantuvo la gran interrogante en la afición: ¿Podrá el mítico número 32 titularse como entrenador en nuestros clásicos domésticos? Por supuesto que esto no lo sabemos, no tenemos una bola de cristal, sin embargo, lo conseguido por el Show Mesa ha servido para convencer hasta al más pinto de los escépticos.

Acerca de los tuneros vale destacar que se percibió un importante cambio de mentalidad, con los establecidos manejando la nave y la nueva hornada que se creció.

Por si fuera poco, los cocodrilos matanceros se mantuvieron en la avanzada contrario a lo que muchos pensaban y esto tiene que ver aún con la gestión de Mesa, quien durante cinco años mantuvo a los yumurinos entre los tres mejores elencos del campeonato. Los pinareños cumplieron las intenciones de su debutante director Pedro Luis Lazo, llevaron a sus predios el Juego de las Estrellas.

Los pativerdes, dueños del mejor cuerpo monticular del torneo, no dejaron margen a dudas, a pesar de concluir en el último escalón de la clasificación directa. Mostró maneras el rascacielos para lanzar desde el banquillo y sus pupilos respondieron con creces a sus exigencias.

Sucede que con estos seis inquilinos la serie nacional tendrá su etapa decisiva de 42 partidos para cada conjunto, luego de pasar por un momento definitorio para este camino: la petición de los refuerzos.

Multiplicar la fuerza

Nóminas con mayor solidez para que crezca el espectáculo es lo que persigue  la iniciativa de escoger a cinco nuevos integrantes, una estrategia que ha tenido un peso fundamental en la consecución de la corona en lides anteriores.

De todas formas, la fortaleza de una elección la brinda el desempeño del pelotero en el terreno, pero, al menos en el papel, se cumplió el objetivo y no quedaron en las 12 nóminas eliminadas grandes omisiones.

En honor a la verdad, de ello se encargó la Comisión Nacional al confeccionar una bolsa de jugadores claves para la quinta y última ronda, una idea que aplauda en función de seguir potenciando el talento de jugadores con perspectivas.

Si tuviera que elegir al director que mejor lo hizo me quedó con el propio Lazo y esa historia pinareña de saber taponar con clase sus deficiencias. Tres nombres no necesitan presentación: Frederich Cepeda, Michel Enríquez y Raúl González, sin dudas un jardinero, un designado y un utility (debe ser el torpedero), quienes se unen al jardinero cienfueguero Yusnier Ibañez y el talentoso lanzador camagüeyano Yosimar Cousín.

Tampoco estuvo mal Víctor Figueroa, timonel matancero, al acaparar las atenciones con el receptor avileño Osvaldo Vázquez para la parte media del line up y la garantía del torpedero del mismo territorio Yorbis Borroto.

En definitiva todos los involucrados intentaron cerrar las brechas. Se escogieron 30 jugadores y no quedó equipo sin aportar a la causa. Los conjuntos más solicitados fueron Villa Clara y Ciego de Ávila (6), después Camagüey (5), Isla de la Juventud (4), Holguín (3) y Sancti Spíritus (2). En el caso de Mayabeque, Guantánamo, Santiago de Cuba y Cienfuegos marcaron con un solo atleta.

Como era de esperar la posición más reclamada fue la de lanzador, con más de la mitad de los llamados a otras filas (16). Si revisamos las otras posiciones, reforzaron también otros conjuntos cuatro jardineros, tres antesalistas y dos especialistas en el campo corto, la receptoría y la inicial.

Brillo de estrellas

Las luminarias brillaron en la más occidental de nuestras provincias, en un espectáculo que enamoró a los seguidores desde las pruebas de habilidades, el habitual partido entre veteranos y hasta  el choque de las estrellas actuales.

3-Las luminarias del beisbol cubano brillaron en Pinar del Río.

3- Las luminarias del beisbol cubano brillaron en Pinar del Río.

No pudo la lluvia de la última jornada apagar el brillo de este fin de semana, en el que los orientales se dieron banquete, con victoria en los dos partidos y en cuatro de las cinco pruebas de habilidades.

Destacó la velocidad de Roel Santos en la carrera de home a primera y los 17 vuelacercas del máscara tunero Yosvany Alarcón. Solo el novato pinareño Reinaldo Lazaga, invitado a las festividades, rompió con la hegemonía del Este al imponerse en la vuelta al cuadro.

Entre las estrellas del pasado venció el oriente 6-0, mientras que en los atletas en activo el partido marchaba 6-4 cuando llegó la lluvia al extremo oeste de Cuba. Con este triunfo, orientales se puso delante 15-14 en el cómputo global de este tipo de celebraciones.

Durante el fin de semana las glorias de este deporte, Luis Giraldo Casanova y Pedro José Rodríguez,  recibieron reconocimientos por su dedicación a la especialidad, en tanto el árbitro Jorge Niebla recogió el galardón como el mejor árbitro de la Confederación Mundial de Béisbol y Softbol en el 2017. Asimismo el ente rector del pasatiempo nacional premió a Roberto Pacheco, narrador de la emisora Radio Rebelde, por sus cinco décadas de trabajo en Series Nacionales.

 

Pruebas de habilidades

Carrera de home a primera: Roel Santos (Granma): 3.62 / 3.65

Vuelta al cuadro: Reinaldo Lazaga (Pinar del Río): 14.50

Tiro al barril: Hubert Sánchez (Granma)

Tiro a home: Leonel Moas (Camagüey)

Derby de Jonrones: Yosvany Alarcón (Las Tunas): 17

 


Dayán García La O

 
Dayán García La O