0
Publicado el 29 Octubre, 2019 por Prensa Latina en Deportes
 
 

Experiencias cubanas de lucha antidopaje en foto de la Unesco

El vicepresidente primero del Inder precisó que la isla prioriza la prevención y el combate a un tema que del 29 al 31 de octubre atrae a cientos de delegados a la séptima Conferencia de las Partes en la Convención Internacional contra el Dopaje en el Deporte
Raúl Fornés vicepresidente del INDER en Unesco

(Foto: prensa-latina.cu)

El uso no terapéutico de material genético para mejorar el rendimiento de atletas sobresalió hoy en la Unesco entre los debates de la séptima Conferencia de las Partes en la Convención Internacional contra el Dopaje en el Deporte.

Delegados de más de un centenar de países, expertos y representantes de agencias internacionales abordaron el tema, que preocupa a los defensores del juego limpio no solo por la transgresión que significa de los valores del deporte, sino también por su amenaza para la salud humana.

En un panel de varios especialistas, el director ejecutivo de la Agencia Mundial Antidopaje (AMA) para Ciencias y Asociaciones Internacionales, Olivier Rabin, recordó que el dopaje genético está identificado desde hace años como un riesgo potencial, por lo que fue prohibido en 2003.

De acuerdo con el funcionario, este tipo de trampa en la alta competición constituye un verdadero reto y un motivo de inquietud, aunque tal vez su materialización no sea inminente.

Entre los desafíos destacan lo difícil de conocer cómo se manifestaría y de qué forma detectarlo, porque si bien ya existen herramientas, la tecnología cambia muy rápido, precisó en la sede de la Unesco, donde mañana será inaugurada de manera oficial la conferencia.

Rabin señaló que dos tercios de las habilidades están vinculadas a la herencia genética, por tanto son muchas las variaciones posibles.

Asimismo, compartió que los métodos antidopajes actuales se basan en los análisis de sangre y orina, que pudieran no ser suficientes para descubrir manipulaciones al nivel de genes.

De cualquier manera insistió en que la AMA es consciente del reto y se prepara para enfrentarlo.

El panel también abordó la inteligencia artificial y su relación con el dopaje, respecto a la cual el profesor holandés Peter-Paul Verbeek subrayó la importancia de que los progresos en esta rama estén guiados por los principios de la transparencia, la explicación de los resultados y la rendición de cuentas.

Si bien la inteligencia artificial y la terapia génica impactan de manera muy positiva a la humanidad, en áreas como la salud por ejemplo, es justo que exista inquietud por su uso con malos propósitos, y el deporte es uno de esos sectores vulnerables, dijo el presidente de la Comisión Mundial de Ética del Conocimiento Científico y la Tecnología, órgano consultivo activado por la Unesco en 1998.

Por su parte, la experta polaca Ewa Bartnik, consideró que es real el riesgo de que se utilicen los adelantos de la genética y la biotecnología en algo tan oscuro como el dopaje en el deporte.

Según Bartnik, el principal reto sería de qué manera detectarlo, de ahí la necesidad del apego a barreras legales, científicas y éticas.

La funcionaria de la Unesco Angela Melo presentó las discusiones de la jornada, que además del dopaje genético y la inteligencia artificial, se centraron en el papel de las mujeres y los jóvenes en el deporte y la educación de valores a través del mismo.

Melo resaltó que la organización de la ONU especializada en temas de educación, ciencia y cultura es el espacio propicio para debatirlos.

Mañana será instalada la séptima Conferencia de las Partes en la Convención Internacional contra el Dopaje en el Deporte, encuentro que reúne a unos 500 representantes de alto nivel de los 188 países que integran este mecanismo.

Después de la inauguración oficial, el foro contará con la aprobación del reporte de la sexta sesión de la conferencia, la elección del Buró y la adopción de los lineamientos operacionales de la Convención contra el Dopaje en el Deporte, entre otras actividades.


Prensa Latina

 
Prensa Latina