0
Publicado el 30 Octubre, 2019 por Abelardo Oviedo Duquesne en Deportes
 
 

Jaine, espada en mano

El técnico de los espadachines cubanos estima que la buena aptitud también determina en las lides de primer nivel, pese a las dificultades en la preparación

Por ABELARDO OVIEDO DUQUESNE

El entrenador Jaine (derecha) junto a Yunior Reytor, uno de los mejores espadistas del continente.

El entrenador Jaine (derecha) junto a Yunior Reytor, uno de los mejores espadistas del continente./ Foto: FIE

Los sociólogos y otros estudiosos de la cotidianidad evitan formular opacos pronunciamientos sobre ese estado emocional llamado felicidad. La mayoría refiere: “Ella significa una vidriosa situación para unos y para otros, una pared”. Esa última parte de la afirmación podría aplicarse a los esgrimistas cubanos, en cuanto a la preparación para las lides internacionales. Pero también es una verdad de Perogrullo que Junior Reytor, Reinier Henríquez y Luis Patterson acostumbran a sobrepasar esos obstáculos.

Por supuesto el técnico Jaine Hernández, nunca arroja la toalla. Es uno de los expertos importantes del deporte cubano. Empero el matancero no olvida que este tramo del cuatrienio es tan o más importante que el preolímpico. Porque enfrentarán superiores inconvenientes en pos de incluirse en el torneo de los venideros Juegos de la Era Moderna que organizará Tokio, la capital de Japón.

Jaine pertenece al grupo de estrategas escasamente proclives a mirar para atrás. Desconozco las razones. Él aceptó la solicitud de BOHEMIA y enseguida que abrimos el diálogo manifestó sus criterios sobre la disciplina: “La exigencia competitiva actual nos obliga a precisar el trabajo para acceder a los resultados previstos, manejando las potencialidades de los alumnos con las nuevas tendencias competitivas y los cambios del reglamento. Además, la longevidad de los espadistas es unas de las cosas que provoca, y mantiene, el alto nivel de la especialidad en casi todas las competencias internacionales. Actualmente comparecen a las disputas seis tiradores cuyas edades oscilan entre los 33 y 37 años. Fíjate si son casi inexpugnables esos amigos que pertenecen a los primeros ocho del ranking mundial”, aseveró.

Entre otros detalles, la conectividad de la programación internacional en la campaña 2019 ofreció poco margen a la recuperación total de los tiradores. Jaine puso su espada a la altura de la cintura y apuntó sobre esa realidad de la temporada preolímpica: “La estrategia nos permitió asistir a varias Copas del Mundo y, por esa vía acumular combates de primer nivel, y optimizar la forma deportiva, factor imprescindible para cumplimentar los objetivos propuestos para los certámenes fundamentales.

“En el Campeonato Panamericano de Toronto podíamos aspirar a la clasificación olímpica por equipos. La conquista del título ofrece 64 puntos para el ranking olímpico, iniciado en mayo del 2019 y que cierra en abril del 2020. Ese resultado ubica en una situación ventajosa a la federación del país. Actualmente somos el segundo de América por colectivos y el tercero individual, gracias a la demostración de Yunior Reytor, medalla de bronce en la ciudad canadiense. Él también posee el segundo escaño en el escalafón olímpico por América”, aseguró.

“Estamos felices, motivados y comprometidos con el deporte, el organismo y el país. Hace 20 años no se clasifica para el torneo por equipos de la gran fiesta deportiva. La última medalla de ese nivel la obtuvo el equipo de espada formado por los estelares Iván Trevejo, Carlos Pedroso y Nelson Loyola, dirigido por el Maestro Jorge Luis Chiquet. Entonces, tenemos una tarea difícil pero posible, la cual enfrentaremos con mucha disposición y entrega. Las metas son ambiciosas, pero a los espadachines nos gusta probarnos”, concluyó el avezado preparador.


Abelardo Oviedo Duquesne

 
Abelardo Oviedo Duquesne