0
Publicado el 6 Abril, 2020 por Giovanni Martinez en Deportes
 
 

La tarjeta más justa de la historia

Para que regresen esos 90 minutos de fiesta
Tarjeta roja a la Covid

(Foto: Tomada de Facebook)

Por GIOVANNI MARTÍNEZ

No se trata del cabezazo de Zidane a Materazzi en la final mundialista de 2006 en Alemania, o la patada de De Jong a Xavi Alonso cuatro años más tarde en Sudáfrica, que solo quedó en amarilla.

La ausencia de fútbol libera un espacio notable en el “disco duro” de muchas personas. La magia de la Champions League, por ejemplo, solía transformar los días entresemana en jornadas de pura fiesta. La última fecha que vivimos nos regaló auténticos partidazos en la instancia de octavos de final, aunque algunos de ellos se tuvieron que jugar a puertas cerradas y otros incluso no se celebraron.

De hecho, esta fue una de las competiciones que más implicación tuvo en la propagación de la Covid-19. Por ejemplo, las visitas de miles de españoles a San Siro para el duelo entre Atalanta y Valencia, así como la llegada de los madrileños seguidores del Atlético a Liverpool, incrementaron notablemente los contagiados por esos lares.

Realmente el fútbol no es lo mismo sin gente. Ver los estadios vacíos desprendió las almas de fanáticos y también de jugadores, quienes terminaron por negarse a jugar a puertas cerradas en algunos casos donde las federaciones apostaron por seguir con el calendario.

Sin embargo, después de que casi toda la actividad se detuviera en Europa tras el cese del torneo local en Turquía, Bielorrusia ha sobrevivido con su poco mediática Vysheyshaya Liga, primera división de ese país. Allí las únicas medidas que se han tomado son la utilización de cámaras térmicas que verifican la posible fiebre de los espectadores en la entrada de los estadios, que son además desinfectados dos veces por día. En esa geografía participan 16 elencos. El mejor va a la Champions League, mientras que el segundo y el tercer lugar quedan en zona de Europa League. Esta es la trigésima edición del campeonato y el máximo ganador es el Bate Borisov con 15 títulos, 13 de ellos conseguidos de forma ininterrumpida. A pesar de que la FIFA recomendó detener las actividades por el azote del Covid-19, en Bielorrusia, Nicaragua, Burundi y Tayikistán continúan jugando.

Lo cierto es que las noticias de las muertes por el nuevo coronavirus del expresidente del Real Madrid, Lorenzo Sanz Mancebo, y más recientemente de la madre del técnico del Manchester City, Pep Guardiola, así como de quien dirigiera al Atlético de Madrid cuando conquistaron el histórico doblete –Liga y Copa– en 1996, Radomir Antic, han conmocionado al mundo del más universal de los deportes.

La raza humana es especialista en meterse en líos, pero afortunadamente también lo es para salir de ellos. Esperemos que podamos cumplir con esa tendencia y pronto le saquemos roja directa al nuevo coronavirus. De momento ganamos el partido si nos quedamos en casa.

La lista de futbolistas contagiados no es corta:

Italia: Daniele Rugani (Juventus); Manolo Gabbiadini (Sampdoria); Omar Colley (Sampdoria); Albin Ekdal (Sampdoria); Antonino La Gumina (Sampdoria); Bartosz Bereszynski (Sampdoria); Fabio Depaoli (Sampdoria); Morten Thorsby (Sampdoria); Dusan Vlahovic (Fiorentina); Germán Pezzella (Fiorentina); Patrick Cutrone (Fiorentina); Matuidi (Juventus); Paulo Dybala (Juventus) y Paolo Maldini (Milan).

España: Garay (Valencia); Gayá (Valencia); Mangala (Valencia); Paco Camarasa (delegado Valencia); Juan Aliaga (médico Valencia); Jonathas (Elche); Martín Ortega (directivo Leganés); Leandro Cabrera (Espanyol).

Inglaterra: Mikel Arteta (entrenador Arsenal) y Callum Hudson-Odoi (Chelsea).

Alemania: Timo Hubers (Hannover 96); James Horn (Hannover 96) y Maximilian Mittelstädt (Hertha de Berlín).

Grecia: Evangelos Marinakis (propietario Olympiacos).

 


Giovanni Martinez

 
Giovanni Martinez