0
Publicado el 17 Agosto, 2020 por Giovanni Martinez en Deportes
 
 

BALONMANO

Espejo para muchos

Un deporte que respira talento
Balonmano Cuba Corzo (al centro) fue uno de los líderes en Barranquilla. (Foto: RICARDO LÓPEZ HEVIA)

1- Corzo (al centro) fue uno de los líderes en Barranquilla. (Foto: RICARDO LÓPEZ HEVIA)

Por GIOVANNI MARTÍNEZ

No fue casualidad que Luis Enrique Delisle llevara a sus discípulos –un plantel plagado de figuras contratadas en el exterior– por el camino a la gloria en los XXIII Juegos Centroamericanos y del Caribe de Barranquilla 2018.

En aquella ocasión eran ocho los balonmanistas de la selección masculina con roce foráneo y finalmente se desempolvó el hechizo, embrujado desde Ponce 93, lo cual augura un futuro prometedor si tenemos en cuenta que la cifra de cubanos que forman parte de la preselección nacional y están activos en ligas profesionales ha aumentado a 18 hasta el momento de escribir estas líneas.

Se trata de un panorama muy favorable para el balonmano de la Isla, que recientemente abarcó titulares en la prensa por la figura de Pavel Caballero, quien debutó en Eslovaquia como miembro del Tatran Presov, actual campeón de la liga de esa nación. Allí el caribeño tendrá mucha más actividad que durante su trayecto de cuatro años en Portugal, donde defendía los colores del SC Horta, pues para su nueva escuadra el calendario comprende además del fuerte campeonato doméstico, la Seha League y la Europa League, así que Caballero se enfrentará a los mejores jugadores y clubes del mundo.

Balonmano, Cuba. Delisle (izquierda) y Jover, más que pasado y presente, una historia con futuro. (Foto: Tomada de Facebook)

Delisle (izquierda) y Jover, más que pasado y presente, una historia con futuro. (Foto: Tomada de Facebook)

De experiencias como esta se ha nutrido nuestro balonmano desde el inicio del presente ciclo olímpico, brillando cual espejo dorado donde debieran asomarse a mirar muchos deportes colectivos del país, pues no solo destaca en la vanguardia de las contrataciones, sino también rescatando figuras que de manera independiente permanecían fuera, como es el caso puntal de Guillermo Corzo, una de las estrellas que regresaron para brillar y liderar aquel plantel cubano hace dos años en suelo colombiano.

Con respecto al presente del equipo nacional, su actual director técnico, Jover Hernández, comentó a BOHEMIA vía telefónica que “los contratos siempre van a ser buenos, porque se eleva el nivel. Sin embargo, lo más complicado es juntar al grupo y engranarnos. Lo ideal es reunirnos cerca de una o dos semanas antes de cualquier evento para pulir detalles, pues la calidad de los atletas está asegurada”, acotó el nuevo entrenador, conocedor de sus muchachos a pesar de debutar al mando, pues se desempeñó como asistente de Delisle, quien está en República Dominicana bajo un contrato de trabajo.

Sobre la presión que supone el cargo, Jover confirmó sentirse cómodo, pero a la vez considera una dura tarea sostener la categoría de los últimos años. “Entrenar es bien complicado en estos momentos, debido a la situación epidemiológica, aunque la comunicación no ha sido ininterrumpida y tanto los miembros de la preselección nacional que están aquí, como los que juegan fuera y los entrenadores estamos en contacto, lo que permite actualizar periódicamente la situación de cada atleta y perfeccionar las estrategias de cara al futuro”, afirmó.

En el horizonte del balonmano cubano se alcanza a ver –aunque sin fecha confirmada por el azote de la pandemia– el clasificatorio mundialista de nuestra área, que debe efectuarse en México, donde esperamos que esté presente todo el team en aras de buscar un boleto para la lid que posteriormente reunirá a las mejores naciones del orbe.


Giovanni Martinez

 
Giovanni Martinez